26 jul. 2017

Logos de cine: Festivales y productoras












Diez conceptos para "logos" (identidades gráficas) de productoras o festivales de cine, que a través de la simplificación y amalgama de elementos, potencian su comunicación visual y expresividad. 

23 jul. 2017

Midnight Express: El expreso a la libertad


                             "La cárcel es el infierno, el carcelero es el diablo, 
                              los jueces los que condenan, y ellos son los condenados."
                                                                                                    Melchor de Palau

El polifacético y multipremiado director inglés Alan Parker, que desde el 2003 está alejado de la realización cinematográfica, no sólo ha dejado obras de gran calidad, sino títulos que son referentes para temas como la educación, la música y los derechos civiles, como podemos observar en películas como La vida de David Gale (2003) o en The Wall (1982), las únicas que visto hasta ahora de este director, productor, guionista y actor nacido en Londres, en el seno de una familia obrera, que desde su juventud se conectó con la publicidad, dándole paso al cine con obras como Midnight Express, la cual vamos a reseñar a continuación.

.
Escrita por Oliver Stone, tomando como base la autobiografía de Bill Hayes, el cual estuvo en una prisión turca bajo las condiciones más infrahumanas y violentas por la posesión de unos cuantos kilos de hachis; la visión de Stone y del propio Hayes, queda en entredicho, ya que algunas de las situaciones se exageraron o inventaron, además de mostrar una pésima imagen de Turquía y sus ciudadanos; aún así, su guión no sólo fue elogiado sino premiado en los Oscar por mejor adaptación.

En la inestable Turquía de los años 70, el joven Bill Hayes (Brad Davis) es arrestado por llevar varios kilos de hachis, infortunadamente, y como parte de la política de cambio del país, el joven recibe una fuerte condena, tres años en su primera parte y más de treinta cuando está finalizando ésta, Hayes, recibirá los peores tratos, vejaciones y una visión brutal de los turcos y de tal país. La pesadilla se irá haciendo cada vez fuerte, insostenible, y ni la intervención de su padre, gobierno, novia, abogados y demás, servirán en los esfuerzos de liberar a este hombre; la locura finalmente se apoderará de éste, y en este punto encontrará su salida, su Expreso de Medianoche, como lo indica su título.

Guión absolutamente lineal, con varios giros que irán pesando en el destino de este hombre, e iremos adentrándonos en su fractura emocional, y en la dantesca prisión - barrio, en la que debe convivir con la esperanza y la desazón de otros presos.


El neozelandés Michael Seresin, es el encargado de diseñar el trabajo fotográfico para esta obra, como en la mayoría de las que dirigió Parker; con un estilo que se decanta por lo naturalista y un dramatismo que va evolucionando con la historia; impecable en su técnica y mucho más mesurado en la propuesta, el cinematógrafo, logra empatar tanto el ambiente decadente de la cárcel como del realismo de la misma, optando por la neutralidad en el color y en el mismo manejo lumínico.

Otro de los puntos fuerte de este largometraje, y por el que recibió elogios, nominaciones y premios, es la música compuesta por Giorgio Moroder, sintetizadores, sonidos electrónicos, que se ajustan a los momentos más tensionantes como a los emotivos, como los podemos notar en el inicio del largometraje o en su elocuente final.   

También cabe destacar el diseño de producción, y los escenarios naturales de Estámbul, resaltando la decadencia moral y mental del protagonista como de los mismo turcos, por lo menos de los prisioneros y guardias.


Aunque el actor principal, y quien debe cargar todo el peso dramático es Brad Davis, su papel más importante e infortunadamente para él, el más representativo, también cabe elogiar la actuación de un del polifacético John Hurt, como otro de los condenados, y posiblemente el personaje más atormentado del largometraje, igualmente la interpretación de Randy Quaid, uno de esos secundarios de lujo, funciona y juega como contraste con los demás personajes; aunque exagerada pero de pocas palabras la actuación de Paul L. Smith, que interpreta al director de la prisión, funciona no tanto por sus cualidades interpretativas sino por dureza y tosquedad, que le va como anillo al dedo, a su cruel y sádico personaje; de resto, actuaciones entorno a Davis, complementando de forma acertada el dramatismo de la obra.

Aunque la película funciona bastante bien, tanto en su historia como en la construcción de los personajes, tampoco se puede negar su efectista guión y la exageración en la que recaen algunos personajes y elementos, esto no quiere decir que le resten al desarrollo de la misma pero sí se llegan a sentir forzadas algunas de las secuencias, y la obra empieza a decaer en su ultima parte, de todas maneras, el trabajo musical, fotográfico, las actuaciones de Hurt y Davis y otros elementos, hacen de esta obra, una más que interesante inserción en las fauces de la locura y el drama de las cárceles.

Zoom in: Oscar a mejor guión adaptado y música, nominada en diversos festivales 

Montaje Paralelo: The shawsahnk redemption (194) - cárceles 




20 jul. 2017

Batman vs. Superman: El enfrentamiento incoherente


                                   "No te dejaré ganar. Le di la oportunidad al murciélago 
                                   de matarte pero no tuvo la fuerza suficiente. Entonces 
                                   si el Hombre no mata a Dios, el diablo lo hará."

En estos días de vacaciones he tomado la opción de ver un par de películas "palomiteras", algunas en cine, otras en video, sin perder la idea, que cada obra puede y debe tener un contenido interesante o en el mejor de los casos hacer reflexionar a partir de su trama; de las primeras que vi, y teniendo como referencia la dirección de Zack Sneyder, uno de esos directores de los que hemos visto la mayor parte de su obra, pero no siempre nos convence, y como temática los superhéroes de la DC, y esa posible alianza que es la Liga de la Justicia (que ya está en producción), iniciamos con Batman versus Superman: Dawn of Justice, título tomado de algunos cómics y adaptada libremente de otros por parte de un Zack Sneyder, que parece especializarse en la re interpretación de  novelas gráficas de culto y darle su propia visión, de resto, creo que la mayor parte ya está escrito sobre el director nacido en Wisconsin, que inició en la publicidad y que ha legado para el cine comercial técnicas de gran valor, como su timeline ramping y demás artilugios, además de su hiperbólica muestra visual, que para bien como para mal han hecho de este cineasta uno de los más conocidos, que literalmente ha extendido sus garras al Universo de DC Comics.


Escrita por David S. Goyer y Chris Terrio, el primero, un conocido guionista tanto de cómics como de cine, por el que han pasado grandes trabajos como el Batman de Nolan, el Dark City/The Crow de Proyas o erráticas obras como Jumper, The Unborn, entre otras; y Terrrio, conocido por su nominación y premio de la Academia con Argo, aún así, a pesar de las credenciales de estos guionistas, uno de los puntos críticos de este largometraje es su guión, uno que literalmente, y como lo dice su título es una larga secuencia para que Batman se enfrente a Superman. 

La película inicia con esa ya tan conocida secuencia, que es el asesinato de los padres de Bruce Wayne, paralelamente nos va mostrando a un Superman que es cuestionado por sus prioridades y destrucción, presentándose como una amenaza para la Tierra; a partir de este momento y la aparición de un joven y maquiavélico Lex Luthor, interpretado correctamente por Jesse Eisenberg, nos empieza a mostrar una serie de conflictos tanto entre un Bruce Wayne salvador/ Batman, violento justiciero, y un Superman/Clark Kent, que parece no entender la actitud de los terrestres; todo ésto llevando a que los poderosos superhéroes se enfrenten a muerte; pero detrás de todo ésto, obviamente está la maquinaria y antagonismo de Luthor, y de un ser aún más malvado y poderoso.

Con una progresión narrativa que se puede o mejor se debe entender como paralela, al mostrar las historias de Batman y de Superman, supeditada por los conflictos de los demás personajes, como una Luisa Lane, y su relación con Superman/Clark Kent, del mismo Luthor o de quien más adelante vamos a entender que es Wonder Woman; así mismo, el largometraje tiene ciertos giros narrativos, para que se de el enfrentamiento, la muerte del hombre al que le salvó la vida Wayne, visiones de destrucción por parte de Superman y otras tantas, que se alternan con lo dilemas que tienen los demás personajes, tanto en el Metróplis como en la Ciudad Gótica de los superhéroes.

    
Aunque en este tipo de largometrajes es difícil separar al director de fotografía de quien hace los efectos especiales, la tarea termina siendo asignada a esa mano derecha de Sneyder, que es Larry Fong, cinematógrafo especializado en este tipo de obras, que además de su talento visual entiende esencialmente esa relación entre un diseño de imagen y una construcción de la misma, es decir, es una fotografía que está bien pensada desde la cámara y óptica pero es mejorada a partir del software y la tecnología, y en este caso, sale triunfante el trabajo de Fong, eso sí, no se le puede pedir originalidad y personalidad a la misma..

Eso sí, el señor Sneyder sabe rodearse de gente talentosa, y para la música  tiene  uno de los compositores más conocidos, sobresalientes y multipremiados de Hollywood  como lo es Hans Zimmer, que le da un gran aporte a esta obra; sonidos orquestales, electrónicos, épicos, calculados para entender el poderío de los personajes, con un tono sombrío pero siempre esperanzador como parece ser el estilo de este compositor alemán.

Obviamente, el trabajo de composición digital, efectos especiales y demás, supera con creces  la lógica y coherencia del guión, como anotábamos párrafos más arriba, el trabajo en conjunto con Fong y los innumerables especialistas en efectos, conforman el grueso de esta obra.   También se puede escribir sobre el trabajo en el Diseño de Producción de Patrick Tatapoulos, experto en este tipo de obras, con algún dejo sombrío, que acierta en la atmósfera de la obra, pero a la vez se la juega con cierto anacronismo en el caso de Bruce Wayne y muchos más luminoso en el de Superman, es decir, aunque acierta, se apropia de un estilo que choca con la misma percepción de tales personajes.


  
Frente al trabajo actoral, es una obra llena de contrastes, la interpretación de Jesse Eisenberg como Lex Luthor, no sólo es impecable sino que está por encima de las demás actuaciones, aún así, como Lex Luthor -personaje- no encaja ni al cómic ni al mismo estilo cinematográfico, es decir una gran actuación pero lejos de ser ese Lex Luthor que hemos visto en los últimos cómics o series animadas, lo mismo llega a suceder con nuestros superhéroes, el trabajo de Caviziel como el de Affleck, aunque puede llegar a funcionar ni Afleck es el Batman de Nolan/Bale ni Cavil tiene la empatía de otros supermanes, y aún así, es el que mejor se acomoda al nuevo estilo del personaje venido de Kryptón; también están desaprovechados personajes como el de Alfred interpretado de gran manera por Jeremy Irons, o la excelente aparición de la  bella Gal Gadot, que en cierta forma, además de un personaje se convierte en mercadeo para su Wonder Woman, y demás interpretaciones, que se pierden o por lo errático del guión o por loa misma presencia de éstos en la obra, es decir la actuación de Fishburne o de Amy Adams o de la misma Diane Lane, se ven opacadas por el acelerado desarrollo del largometraje.    

En resumen, y como conclusión, una película que en mí caso tiene una doble lectura, tanto como aficionado a los cómics como al lenguaje audiovisual, en el primero, la obra sobresale visualmente, tiene elementos importante en el enfrentamiento entre Batman y Superman, se hace mucho más oscura la historia de los dos, y se crea a un excelente antagonista, y aún su historia entre incoherente y errática llega a funcionar dentro del universo del noveno arte, pero sí la vemos con ojos más críticos, desde el lenguaje cinematográfico, es un largometraje que peca en su construcción narrativa, y se hace hasta ridícula en su planteamiento, se desinteresa por unas de la mínimas reglas del cine que es la coherencia o por lo menos de la lógica, y se queda en su hiperbólica manipulación visual, sin desarrollar un verdadero conflicto o esas normas o parámetros de los que hablan Mckee y demás gurús del guión; mejor dicho, para finalizar, de esas obras que se disfrutan como comida chatarra o palomitas de maíz, pero que en definitiva no aportan nada ni al cerebro o a otras partes del cuerpo; eso sí, como aficionado al cómic, Liga de la Justicia y los superhéroes, estaré esperando las nuevas películas del universo expandido de DC, así sea para sentirme defraudado pero entretenido.

Zoom in:   Así como es de incoherente la obra, también resultan sus premios o nominaciones 4 Razzies (lo peor del cine) para Eisenberg  y guión (correcto), y nominado a mejor actriz para Gal Gadot.    

Montaje Paralelo: Trilogía Batman - La muerte de  Superman (2007) - DC 


  
   

19 jul. 2017

Don´t Breathe: Le tiene miedo a la oscuridad ?


                          "Un hombre con miedo es capaz de hacer cualquier cosa "
                                                                                            Jawaharlar Nehru


Aunque la filmografía del uruguayo Federico "Fede" Alvarez, se reduzca a dos largometrajes y un par de cortometrajes, cada uno de sus trabajos, no sólo ha recibido el aval de la prensa o de la crítica del cine de terror, sino que con presupuestos limitados ha obtenido importantes éxitos en taquilla; además de haberse convertido en un fenómeno de Internet por su cortometraje !Ataque de Pánico¡, el cual recibió millones de visitas en youtube, llevándolo directamente a dirigir el reboot  de la icónica Evil Dead de Sam Raimi - quien seleccionó a este director-, saliendo más que airoso con su versión; de todo ésto, el uruguayo tuvo la libertad para poder realizar una obra más "personal" que además de las buenas críticas y presupuesto, se ha ido convirtiendo en cierto fenómeno por su "creativa" premisa y ambiente tétrico en medio del naturalismo de su obra.


El guión original de Alvarez y Rodo Sayagues, parte de una sencilla premisa: el dinero fácil que creen encontrar tres ladrones en la casa de un ciego, se convertirá en su mayor pesadilla. Obviamente, es un guión que tiene muchas más capas, giros narrativos y evolución en la misma premisa, que pasa del robo a la locura, y de la locura a la supervivencia, es decir, la obra se termina convirtiendo en un survival  pero en el interior de una casa oscura, donde un ciego, veterano de la guerra, se transforma en la amenaza. 

La película, que en cierto modo hace un somero análisis a las complejidades sociales de ciudades como Detroit, - o cualquier otro- con desempleo y violencia se van a traducir en los personajes principales de esta obra, tres jóvenes que roban casas, para sobrevivir y escapar de esta ciudad, y un veterano de Irak, ciego, que quedó sin familia por un accidente de transito. Estos jóvenes que planifican robos perfectos, sin mayores consecuencias, encuentran en la casa del veterano de Irak, no sólo su mejor y mayor golpe, sino su mayor desafío, sin embargo, el día del robo, la ceguera de este veterano de la guerra se va a convertir en una pesadilla, los roles se invertirán y cada uno intentará sobrevivir en una casa oscura, que sólo el dueño conoce a la perfección.



El trabajo fotográfico de Pedro Luque, con cierta experiencia en el cine de Terror, termina siendo una propuesta artificiosa, tanto por la oscuridad dela casa como por el uso de una luces artificiales en tono con la ceguera del hombre y  del género de la obra, aún así, con cierto carácter estereotipado, el trabajo fotográfico de este uruguayo funciona bastante bien en lo técnico en la acción narrativa.

Importante el trabajo del compositor español Roque Baños, dedicado a la música cinematográfica, que no sólo asimila el estilo terrorífico de la obra, sino que asume los elementos visuales como parte de la misma sonoridad del largometraje, una especie de acusmática, de efectos especiales integrados a lo musical o su proporción inversa; el reconocido trabajo de este compositor toma formas claustrofóbicas e inquietantes al utilizar tanto instrumentos convencionales como otros creados para generar dicha ambientación. Es decir, todo el trabajo sonoro sumado a la gran labor de Baños, crean un largometraje, donde el suspenso y miedo, se debe en gran parte a estos oficios.



Aunque las actuaciones se quedan cortas, son estereotipadas y están marcadas por el mismo género, cabe destacar la presencia del siempre imponente Stephen Lang, que en las pocas frases que dice, genera autentico horror, de resto, sin hacerlo mal, no hay mucho por destacar en Jane Levy, quien tiene el peso dramático o Dylan Minette o Daniel Zovato; sin embargo, la construcción de los personajes, y el reto moral de los mismos, termina siendo un aspecto positivo por parte de los guionistas.

Personalmente, veo en este largometraje una premisa que es mucha más fuerte que el desarrollo de la misma, que peca en el exceso de giros narrativos, y en el mismo contexto de culpas y pecados que se les imprime a los personajes, en un principio como parte de la construcción narrativa, y más adelante, el final, como una cuestión de secuela, de mercadeo, de forzar una segunda parte - como ya hemos visto anunciado-; sin embargo, a pesar de sus defectos, funciona como trabajo de género, alejándose de espantos y apariciones, para jgar con la moral del espectador, y en ese punto el trabajo de Alvarez, es bastante acertado, al igual destacar el trabajo musical, y esos primeros minutos en los que se cambian los papeles, y la víctima se vuelve el victimario. 

Zoom in:   Con un presupuesto de 9 millones, logró 157 millones en la taquilla mundial; la productora de Sam Raimi, Ghost House Pictures, no sólo financió esta obra sino dio el aval para la secuela, para Raimi uno de los directores más prometedores.

Montaje Paralelo:  Cloverfield Lane 10 (2016)