16 jul. 2018

La mirada de Ingmar Bergman




“Cine como sueño, cine como música. Ninguna forma de arte va más allá de la consciencia ordinaria como el cine, directo a nuestras emociones, profundo en el cuarto crepuscular del alma. Un pequeño movimiento en nuestro nervio óptico, un efecto de shock: 24 cuadros iluminados en un segundo, la oscuridad en medio, el nervio óptico incapaz de registrar la oscuridad. En la mesa de edición, cuando corro la película, cuadro por cuadro, aún tengo esa mareadora sensación de magia de la infancia: en la oscuridad del armario, lentamente enrollo un cuadro después del otro, veo cambios casi imperceptibles, lo enrollo más rápido – un movimiento.”  (1)                                                                                                                                                                      


"....Fue también entonces cuando Bergman comenzó a depurar los primeros planos que sustituyeron, en parte, a los prolijos diálogos de su cine anterior y que, con el tiempo, se destacaron como cada vez más centrales en su estética cinematográfica. No por nada, el primer plano ha sido considerado como una “rúbrica” de Bergman y como un verdadero “icono”." (2)
                                                                                       
                     
                             

"El espacio que ocupan los actores -hombre y mujer- la manera particularmente sutil con la que Bergman, mediante efectos especulares, de la mirada o de pura disposición espacial, afirma y cuestiona a un tiempo su relación en el encuadre. La famosa frontalidad Bergmaniana, mas que un mero avatar de su experiencia teatral; es una imagen que sugiere la separación ontológica entre los seres aún cuando compartan un tiempo y un espacio." (3) 
                                                  
     


"Lo más importante es que la gente sea vista pero que no se vean los roles que interpretan. Durante toda la vida existe una sociedad que espera que interpretes cierto rol. Si te quitas la máscara estás desnudo. Un viejo sacerdote me dijo una vez que el amor debe hacerte sentir maduro y niño pequeño, pero no podías ser las dos cosas a la vez. Un día te toca ser el niño y al siguiente te toca hacer de adulto maduro y esto es así. Tienes que ser la persona que eres." (4)
                                                          


Con Sven Nykvist


(1) Linterna Mágica . 1987
(2) Ingmar Bergman. Maaret Koskinen. 
(3) Maestros del Cine: Ingmar Bergman. Jacques Mandelbaum 
(4)  Entrevista de Juan Cruz para El País (España) 

                                                                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario