21 dic. 2017

Dogtooth: Cría "perros" y te sacarán.....


                      "Los padres son los huesos con los que los hijos afilan sus dientes."                                                                                                       Peter Alexander Ustinov 

Primera película que vemos del director griego Yorgos Lanthimos, que con su peculiar estilo se ha ganado el favor de la crítica y festivales europeos, con Dogtooth o Canino, su cuarta película no sólo recibió el premio de una Cierta Mirada en Cannes, sino que se convirtió en cierto fenómeno cinematográfico por esa mezcla de realismo, absurdo y decadencia social que se vislumbra en una familia acomodada griega. Lanthinos, cineasta y director de teatro, que desde 1995 ha consolidado su carrera, también es reconocido por haber participado en la ceremonia de inicio y conclusión de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Sus últimas películas, con cierta repercusión en Hollywood o por lo menos con actores de dicha industria, también ha recibido diversos premios, galardones y el favor de la crítica. 


El guión de Lanthinos junto a Efhymis Filopou, se puede reducir a una familia sobreprotectora que mantiene a sus tres hijos adultos encerrados no sólo en una gran casa a las afueras de la ciudad sino de la realidad del mundo, donde los aviones son juguetes, las flores amarillas son zombies, los gatos son animales peligrosos, y sólo hasta que pierdan los caninos, podrán ver el mundo exterior.

Basada en una pregunta que se hizo el director frente a la sobreprotección filial, la ausencia de ésta o la exageración de la misma; como un clan que busca en su encierro, además de protección, librarse de las complejidades del mundo moderno, porque es finalmente lo que terminamos viendo es esta pareja que no deja que sus tres hijos adultos salgan de la propiedad, llena de altas vallas y una desconexión total con el exterior; los favores sexuales, las mentiras, cierto tipo de incesto y la inocencia se van mezclando en un relato donde el absurdo, lo extraño se narra de forma pausada, asceptica.

El excéntrico guión deudor del surrealismo, del cine estático de Uldrich Seidl y de esas narrativas de disfuncionalidad familiar que teñidas de demencia, pausa y cierta incomodidad van armando todo un cóctel de extrañezas, desconcierto y un firme relato sobre la educación, la familia y lo enfermiza que pueden llegar a ser éstas cuando se distorsionan.


Aunque no hay mucho que destacar en la fotografía de Thimios Batakatis, su naturalismo forzado a la extrañeza de la obra, redunda hasta en el manejo de cámara, pausada, inmóvil, marcada por la luz natural o cierta degradación en el color en interiores, aún así, esa misma fotografía plana es la que mejor acepta este tipo de historia.

Tanto el montaje, música o dirección de arte se pueden encasillar o clasificar dentro de lo minimalista, entendido en este caso por su simplificación o falta del mismo. De todos modos, si se analiza el trabajo fotográfico, el director opta por cierto anacronismo, encausado en la misma forma de la obra.



El distanciamiento, propio de las cinematografías emergentes o de ciertos lenguajes cinematográficos más arriesgados, también se pueden vislumbrar en las actuaciones, en este caso corales., ya que, más que un protagonista, lo que observamos es una colectividad, la de la perversión de una idea, concepto o modelo, como lo es esta familia. Aunque podemos decir que el personaje que se termina robando el protagonismo es Aggeliki Papoulia, tal vez, más que por su actuación, por lo que termina representando.

Una de esas películas, que en su primeros minutos desconcierta, que va tomando forma con el pasar del tiempo, y que con su "decadente" final, cierra de la mejor manera una obra absurda, paradójica, con cierto humor cruel, conteniendo una reflexión sobre el mundo que vivimos, y las ideas que concebimos. Una película para ir con los "ojos abiertos", la mente despejada y muchas preguntas. Recomendable.

Zoom in: Ganadora en Cannes con a Certain Regard, nominada en varios festivales, seleccionada oficialmente en Sitges, Mar del Plata, entre otros. Nominada al Oscar a mejor película extranjera y demás.

Montaje Paralelo: Familias disfuncionales



No hay comentarios:

Publicar un comentario