22 ago. 2015

Colección Cine silente colombiano: Disco 7 - Archivo cinematográfico de los Acevedo/Acevedo e hijos: por un arte propio-



                                    "La familia Acevedo legó un enorme acervo 
                                     fílmico que recoge cuarenta años de labor incansable..."

El disco siete de la Colección Cine silente colombiano, que hace parte de las películas que ha recuperado Patrimonio Filmico, contiene dos materiales, el primero, los registros fílmicos y noticiosos -silentes- de los hermanos Acevedo y el otro, una crónica entono a esta familia considerada junto a los Di Domenico, como los pioneros del Séptimo arte en el país. Gracias a esta colección, no sólo vemos cómo funcionaban lo métodos de producción de la época sino los mismos acontecimientos que estaban marcando el momento, tanto a nivel social, comercial y cinematográfico. Las imágenes registradas por estos hermanos, no sólo fueron de vital importancia en esas casi dos décadas - 1915/1933-, sino que toman un valor informativo y documentativo, en la actualidad, asimilando las costumbres, acciones y un registro antropológico de esos instantes    

La crónica realizada por Juan Carlos Arango Espitia, y narrada por Julio Cesar Luna, es una representación de lo que hicieron estos hermanos, que además de ponernos en escena el funcionamiento de los noticiarios cinematográficos del país, también nos acercan a las realidades que se estaban presentando en la naciente e incipiente industria cinematográfica; igualmente la unión que éstos, los Acevedo, tuvieron con Cinecolombia, tanto en los noticiarios, producción y otras actividades, a las que fueron relegados o acaparados por este "monopolio" del cine; Arango, nos muestra tanto los aciertos, los tropiezos y dificultades que tuvo esta familia, que pasaron por los diversos géneros, y que influyeron notablemente al cine colombiano en su evolución natural, en algunos casos de forma directa, ya fuera a través de sus animaciones artesanales - que perfectamente podrían recordar los trabajos de Guy Maddin-, sus documentales con tintes periodísticos o de reportería gráfica, como a otros postulados, que sin caer directamente en mercadas referencias de la cinematografía nacional, si ha tenido un interés y apropiación funcional dentro de ésta.

La obra audiovisual centrada en las palabras de Luna, en el manejo del material de archivo de estos hermanos, y unas nostálgicas entrevistas que se les hizo a éstos, marcan la narración de esta pequeña producción avalada por Patrimonio, donde se va a estructurar el cómo, los porqué, pero ante todo las cualidades que acentuaron el trabajo de estos artistas/comerciantes/soñadores que sin lugar a dudas, como todos lo pioneros del cine, asimilaron los contextos que se estaban viviendo, transformaron o se apropiaron de los lenguajes predominantes, y en el momento de su ocaso, fueron relegados al olvido, por eso es tan importante observar y analizar el trabajo de estos hombres, que sin estar al nivel de los Lumiere o Melies, sí le dieron un giro a estas industrias culturales, encabezadas por el cine, en ese momento.

Igualmente, no es mostrado el trabajo de éstos, desde el metraje del Entierro del General Herrera, hasta la recreación de la Guerra en el Perú, pasando por los diversos institucionales, documentales y demás obras fílmicas que "reflejaban" ese espíritu progresista, que tapaba de forma soterrada los cinturones de miseria, como aceptaba - en la entrevista- uno de los últimos sobrevivientes de esta familia; la crónica, manifiesta no sólo sus intenciones documentativas sino un halo de memoria por no olvidar lo que hicieron estos hombres, por mantener una cinematografía no sólo estable sino nacional, que en cierta forma fue su gran legado, y que directa o indirectamente sigue presente el audiovisual del país.

Ver: Acevedo e hijos   

No hay comentarios:

Publicar un comentario