28 jul. 2015

3 Festival CineConvivencia: Sin Mente


"La película se vuelve memoria de la familia"

El tercer festival CineConvivencia creado por el Colectivo Moscamuerta, tuvo como escenario al centro cultural/bar Matik Matik, donde se presentaron 10 películas o sesiones con lo más diverso del cine actual colombiano; este festival que parte como una excusa- como dice en la misma página- para hablar del cine, sus entornos y la convivencia, así como de la identidad de un cine que apunta a esos argumentos.

En esta séptima sesión, pudimos observar el híbrido audiovisual que realizó Felipe Avila junto a Alexander Yossa, estos realizadores que hablan de un cine callejero como estilo, no sólo en su producción sino en la misma forma de concebir sus ideas, donde las ganas e historias están por encima de lo económico. Avila, quien se dio a conocer gracias a la piratería - como el mismo lo explica y como muchos lo hicimos- es un realizador que sin una formación formal de cine, ha realizado tres largometrajes, de presupuesto ínfimo, empirismo técnico y artístico, pero ante todo, el convencimiento de poder expresarse a través del audiovisual.  Un realizador que ha convertido - uno de los primeros- a Ciudad Bolivar, localidad en la que vive y trabaja, en foco no sólo de sus historias sino de la reivindicación de este sitio, como un espacio cultural, de paz y de otras manifestaciones más allá de las problemáticas. 

Avila que hizo parte del conversatorio junto a Yossa en este espacio (Matik Matik), no sólo nos hablaron de cómo realizaron esta obra sino de las mismas instancias que se han presentado en tal proceso, los medios que se han dado y ante todo las oportunidades que se le ha abierto a través de estos sueños que han llevado a cabo en imágenes.

De izq. a der. Moscamuerta, Alexander Yossa y Felipe Avila
Este caos controlado o como dijo el mismo Felipe, este sancocho de formatos, narrativas y formas audiovisuales, es un intermedio, un proceso entre su anterior trabajo y su última película - aún en proceso de posproducción-, una mezcla que en un principio parece deambular entre el "material de archivo" o las sobras de metraje y una puesta en escena del propio director, sin embargo a medida que va pasando la película, ésta se va transformando en una memoria de la familia de este hombre, en una homemovie que reflexiona sobre el mismo proceso cinematográfico y en un trabajo de autor que consciente e inconscientemente aflora el sentido político y crítico de Avila.

Aunque no podemos hablar de fotografía o de una dirección artística, si es bastante destacable la mezcla de formatos y el dinámico montaje de esta pieza audiovisual, que además  sabe utilizar el humor de las situaciones; igualmente se van manifestando unos paradigmas entorno al trabajo audiovisual, a la lucha frente a esta creación y diversas situaciones, que si bien no está unidas de forma convencional, si guardan una narrativa entorno al propio director y a su misma concepción del mundo.

Zoom in: Aunque la película no ha tenido un estreno comercial, si ha pasado por diversas muestras de tipo comunitarias, educativas o como en este caso festivales alternativos.

Montaje Paralelo: Homemovies - no ficción- Ciudad Bolivar




No hay comentarios:

Publicar un comentario