20 nov. 2014

Interestellar: Espacio y tiempo según Nolan


                         No entres dócil en esa buena noche, la vejez debería arder y                                                           enfurecerse al concluir el día..,


El director, guionista y productor inglés Chistopher Nolan, no sólo es uno de los cineastas preferidos por este blog sino uno de los más importantes de estas dos décadas por sus elaborados guiones, psicología del personaje e historias con cierto aire noir , drama y emotividad que funcionan a la par para el cine más independiente como para las superproducciones, que han hecho del cine de Nolan toda una batalla entre seguidores y detractores, y finalmente lo han "convertido" en el personaje que además de revivir la saga de Batman, de poner su pico más alto como Memento y de haber entregado un par de obras que con los años, se han llevado el titulo de películas de culto.

Aunque es la primera vez que escribo sobre el trabajo de Nolan (finalmente nunca lo hice sobre la tercera entrega de Batman) no sólo he visto todo su trabajo sino que aún creo, que es uno de los directores más interesantes contemporáneos, que sabe mezclar de forma inteligente lo emocional con la espectacularidad visual, que sus trabajos tienen un trasfondo que están más allá del relato, marcando una cierta metáfora sobre el mismo trabajo cinematográfico, basado en el engaño, elemento que hace de los detractores y de sus seguidores, un punto inflexible pero finalmente, lo que lo diferencia con otros cineastas, además de su notable influencia de Kubrick y del mismo Terrence Malick.

Este estudiante de Literatura Inglesa, encontró en el cine no sólo un escape sino una forma de narrar y poner en escena sus gustos e influencias, las cuales están presentes en varios de sus títulos, como es el caso de su última (y esperada) película Interstellar, una suerte de de viaje no sólo a través del universo sino de la propia emoción humana.


Escrita en conjunto con Jonathan Nolan, hermano y colaborador habitual del director; este relato de ciencia ficción, es un acercamiento a los viajes en el tiempo a través de los agujeros negros (o agujeros de gusano), basándose en la teorías de Kip S. Thorne. Cuatro intrépidos exploradores se movilizarán a través de estos agujeros no sólo para descubrir un nuevo mundo en otra dimensión sino para salvar a la tierra de su fin, un planeta sumido en el hambre, plagas y tormentas de polvo.

En un futuro cercano, donde el planeta tierra ha retrocedido a una sociedad agraria debido al uso excesivo de los recursos, poniéndolo en peligro; la ciencia, principalmente la relacionada a la exploración exoplanetaria, se ha restringido o prohibido por completo; los ingenieros se han convertido en granjeros, como es el caso de Cooper (Matthew McConaughey), un suspicaz e inteligente ex-piloto de pruebas de la NASA, el cual vive con su familia (sus dos hijos y su suegro) en una pequeña casa rural. Su hija "Murph", cree que hay un fantasma en su habitación, sin embargo Cooper, la incita a encontrar una explicación más lógica, ésta será, unos mensajes codificados a través de la "gravedad" y del lenguaje binario hacia las coordenadas de una instalación secreta de la NASA, dirigida por el profesor Brand (Michael Caine) y un grupo de selectos científicos; a partir de este punto, cuando Brand le dice a Cooper que han descubierto un agujero de gusano, que además de llevarlos a otra dimensión, podrán (probablemente) salvar a la humanidad, poblar otro planeta, sin embargo, este viaje parece sin retorno o peor aún, el tiempo se convertirá en el mayor desafío tanto del planeta como de la exploración de estos astronautas.


Aunque podemos decir que la película se centra en la exploración del universo, en la búsqueda de ese planeta y solución para salvar a la humanidad, Nolan construye junto a su hermano todo un submundo de tramas y giros narrativos en función tanto del espectáculo como de la misma narrativa, por tal razón, en paralelo observamos como la aventura de los viajeros interestelares, comandados por Cooper y Brand (Ann Hathaway) - hija del profesor Brand- se mezcla con la crisis que se está dando en la tierra, y como el tiempo no sólo ha hecho mella en el planeta sino en la madurez (intelectual y científica) de la Murph adulta -interpretada por Jessica Chastain- sino en el distanciamiento con la figura paternal; en cierto modo los Nolan, toman un elemento tan abstracto y complejo como el amor, para traducir y complementar estos giros narrativos.

El largometraje se irá desarrollando entre los posible mundos, las complejidades del mismo viaje en la Endurance, el tiempo que se desmorona al igual que el planeta asolado por una terribles tormentas, las teorías no desarrolladas y la esperanza, que igualmente como esta odisea va siendo arrastrada hacía la oscuridad.

Tres historias que se entrelazan, teniendo como grandes protagonistas a Cooper, su hija Murph, - una relación más allá del tiempo y el espacio- y a la nave que citábamos anteriormente, elementos que dramáticamente no sólo son potentes sino que se amalgaman de forma inteligente entre la relación científica de la película y lo sentimientos de la misma; una película con mensaje optimista sin caer en futilidades o peor aún, en modelos melodramáticos.


Para esta épica película Nolan se valió de los mejores, tanto técnica como artísticamente, principalmente su fotografía, el diseño en los efectos especiales y su poderosa banda sonora por parte de Hans Zimmer, uno de los más sobresalientes compositores musicales de Hollywood, quien mezcla arreglos orquestales con sonidos electrónicos de una forma tan grandilocuente como la misma película desea ser; música que se integra perfectamente a un diseño sonoro que va desde la saturación absoluta de la banda sonora hasta el más absoluto silencio (como son las secuencias en el espacio - uno de los grandes elementos de este largometraje-), Zimmer que ya había colaborado con Nolan en su trilogía del Caballero Oscuro, se suma al grupo de trabajo habitual del director inglés, como lo son Emma Thomas en la producción (esposa de Nolan), Lee Smith, montajista de todas sus películas - y otro de los aciertos de este largometraje-. Un punto aparte, es la fotografía, que se conjuga de manera correcta tanto estética como técnicamente por parte de Hoyte van Hoytema, a quien conocemos por la cinematografía de Let the Right One In, y que en este caso, saca sus mejores trucos para generar no sólo esta ambientación que vira, de la luz más naturalista (emulando la imagen de Terrence Malick) hasta las complejidades visuales del universo, agujeros negros y demás elementos interestelares creados a partir de un computador pero guardando la calidad y esencia artística con las demás secuencias.

Igualmente, no nos podemos olvidar de ese gran poema de Dylan Thomas recitado por la lacónica voz de Michael Caine en pleno despegue de la nave Endurance, que en cierto sentido resume lo que va a suceder en la trama de esta película que tiene un reparto de lujo, unas soberbias interpretaciones, principalmente por parte de un actor que año tras año se hace habitual en elogios de la crítica y nominaciones como Matthew McConaughey, el siempre vigente Michael Caine, el pequeño papel de Ellen Burstyn y de la bella Jessica Chastain, haciéndole contrapeso a Anne Hathaway, así mismo la actuación de la pequeña Mackenzie Foy, y la voz del robot TARS (Bill Irwin), que se hace fundamental durante el metraje final. Sin dejar de lado la presencia del errático Dr. Mann (un Matt Damon alejado de sus convenciones heroicas) y tantos otros que funcionan de forma calculada en esta puesta en escena, que visual, sonora y estéticamente es más que correcta.



Aunque creo que Interstellar es una gran película, que visualmente es perfecta y su banda sonora es más que notable, el gran pecado del largometraje está no tanto en su guión sino en la previsibilidad de éste, y la escena/secuencia que explica el trasfondo narrativo, tiene una solución demasiado explicita, muy cercana al mundo del cómic, alejándose de toda esa estructura científico/realista que prevalece tanto en la imagen como en lo que se cuenta, sin embargo, -y eso es mérito de la películas de Nolan- el director logra darle otro giro al final del metraje, mucho más sentimental pero coherente afín con la esencia inicial del largometraje, con un final abierto y con ese aire de duda (engaño para otros) que es permanente en las obras de Nolan.

Obra épica de un cineasta que ha pasado por las diversas etapas de la independencia cinematográfica hasta el consenso del público pero con un estilo definido, diálogos e historias inteligentes, y la sensación de estar viendo a un director en constante proceso. Una película más que recomendada, que ya es considerada un "clásico moderno" por ciertos sectores de la crítica, pero que en definitiva está muy lejos de ser una obra maestra, -y para mi gusto de ser- o de las mejores de Nolan.


Zoom in: La mayoría de las locaciones - a excepción de las del espacio- son reales, fueron grabadas en Islandia
Primera película en la cual no cuenta con la presencia de Wally Pfister, el habitual cinematógrafo de Nolan  
En un principio iba a ser dirigida por Steven Spielberg

Montaje Paralelo: Sunshine (2007) - 2001Space Oddisey (1968)




2 comentarios:

  1. Un excelente análisis sobre esta película del gran Nolan (soy fan total de este director) Me gustó mucho este filme, con Matthew, que para mí, es uno de los grandes actores que ha remontado brillantemente. Está haciendo papeles que me dejan sin palabras. Cuando lo vi en la serie "True Detective", me dejó sin palabras. Me queda pendiente de ver la peli. "Dallas Buyers Club". En "Interstellar", me creí totalmente su personaje. Esa conversación con su suegro el porche de la casa, es espectacular. La filosofía que rodea a esta historia muy bien contada, me puso los pelos de punta. Las imágenes son preciosas. La bso, a cargo de mi compositor favorito, Hans Zimmer. Y hace que se integre a la perfección en la peli como si fuera un protagonista más. Esos silencios que se hacen en ocasiones, hace estremecerte.

    En definitiva, un filme, magnífico y sobretodo, que Nolan ha hecho que vuelva a creer en este género del cine, que es mi favorito.

    Saudos!

    ResponderEliminar
  2. Una gran película, que puede fallar en su previsibilidad, pero aún así tiene una gran dirección, y eso sí visualmente y su sonido son geniales, igualmente no creo que sea la mejor peli de Nolan, pero tiene un guión redondo, y ese no se qué, que siempre funciona en el cine del director inglés. un saludo

    ResponderEliminar