4 sept. 2014

Begotten: La "Creación" de Merhige


                                                   "El único misterio del universo 
                                               es que exista un misterio del universo." 
                                                                                     Fernando Pessoa


El cineasta estadounidense Edmund Elias Merhige, es conocido principalmente por su película La sombra del Vampiro; sin embargo, su reconocimiento toma cuotas más altas con Begotten, trabajo de culto que perfectamente cabe dentro del cine experimental y la independencia fílmica. Merhige, es de esos directores que no sólo le han apostado a otras narrativas sino a otros estilos y procedimientos cinematográficos, cuestionando al mismo cine, ya no sólo a través del metalenguaje sin por medio de la ritualización, y de otras cosmogonías, liberándose de ciertas ataduras lógicas, y más bien retomando elementos y posturas propias de la semántica del cine como los vemos en La sombra del vampiro, y principalmente en Begotten, donde el director crea su propia lógica y mundo.


Escrita por el propio Merhige, esta obra experimental se torna en una especie de reflexión sobre el cuerpo y la antítesis de La Creación cristiana; el cineasta newyorkino toma elementos paganos, rituales y corporales, transgrediéndolos no sólo visualmente sino como representación de una idea preconcebida y de nuestra propia imaginería; en cierta forma este director invierte los valores que tenemos sobre lo mitológico y los lleva a terrenos de la abstracción, no sólo al evitar la narrativa sino de sintetizar estos "arquetipos" cosmogónicos en variantes perturbadas y perturbadoras, donde la violencia es la fuente primigenia de "vida"

Aunque no podamos identificar una narrativa o historia concreta, si podemos observar - por los créditos y por lo que se va leyendo en propias palabras del director y de algunos teóricos- que la película tiene tres personajes que progresivamente van formando una serie de secuencias y acontecimientos relacionados a la creación del universo (paralelo) de un Dios automutilador, que en su propia destrucción o desmembramiento, y de sus propias entrañas emergerá Mother Earth, la cual con los fluidos de este Dios, engendrará al hijo - Son of Earth -flesh and bone-, estos seres recorrerán la tierra, y su encuentro no sólo una de violencia y destrucción total, sino que dará pie a una nueva vida, a la trascendencia de ésta.

Begotten, no sólo nos habla sobre lo corporal, es el cuerpo el que se convierte en parte de la narrativa alegórica, algo parecido a lo que había hecho Jorg Buttgereit con su Der Todesking, en donde la degradación del cadáver, se convierte  en " el cuerpo narrativo"; sin embargo, en el caso de la película de Merhige, la abstracción es total, llevando la degradación al mismo dispositivo, al mismo soporte al "refotografíar" cada una de estas secuencias para generar el estilo que hace identificable a esta obra.


Fotografiada por el propio Merhige, y manipulada en el laboratorio, esta película es un referente de lo experimental, porque al igual que su no narratividad, son sus procesos de manipulación y distorsión de la imagen los que tienen mayor fuerza, y se acomodan al espíritu de este tipo de cine, que está más allá del contenido y es a través de la forma en donde mejor se desempeña. Una fotografía que se lleva al estado más desgastante o paupérrimo, para generar no sólo la sensación de tortura sino de esa "sobrenaturalidad", que se aleja de lo representativo y hasta de lo figurativo, en cierta forma, es como si estuviéramos viendo una serie de fotos de espiritismo o parafotografía llevada a los extremos. 

Más que destacar el sonido o la banda sonora, es la esencia a cine mudo lo que funciona dentro del contexto de este filme, que tiene en la imagen no sólo un fuerte choque por sus imágenes alteradas sino por la deconstrucción de las mismas, dándole un giro o una nueva perspectiva y hasta una nueva representación, en este caso del otro lado del espejo o mejor aún cuando el espejo se ha quebrado.   


Personalmente - y después de haberla visto en un par de oportunidades- este largometraje, más allá de sus virtudes y defectos, es un buen ejercicio sobre las capacidades mismas del cine, que está cuestionándose a través de la imagen, no sólo el papel el del cine sino lo que éste representa como modelo de narrar, ya que en este caso Begotten se convierte en teoría y en una especie de metodología donde la tesis, síntesis y antitesis está plasmada en estos elementos "reversos" o antagonistas de lo que nosotros concebimos como realidad, ya que finalmente Merhige, el el autor de su propia realidad, de su propia lógica impresa en esta película carente de grises no sólo como imagen sino como idea moral.   

Finalmente como conclusión y para cerrar este post; Begoten es una gran lección tanto del cine experimental como de la apropiación y autoría de una idea o suceso, como Merhige lo deja en claro cuando responde cuál es el significado de esta película: "fue una experiencia cercana con la muerte......"   

Zoom in: Concebida como "un test de Rorschach".
Cada uno de sus fotogramas fue re-fotografiado hasta conseguir una ausencia total de semitonos.

Montaje Paralelo:  Eraserhead (1977) - Experimental - Der Todesking (1989)

Ver película: Begotten


2 comentarios:

  1. No tenía idea que "La sombra del vampiro" y "Begotten" fueran del mismo director. Jamás lo hubiera pensado.
    "Begotten", más allá de su condición de culto, me encantó visualmente pero me pareció difícil de seguir después de unos minutos. Entiendo las posibilidades cinematográficas que explota pero creo que el cine demasiado experimental no es para mí :/

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Si es verdad, es difícil de hacer conexión entre una película y otra; sin embargo, en las dos se cuestiona al mismo cine desde el mismo formato; y sí, estoy de acuerdo es una película dfificil de seguir; frente a lo experimental, es complejo de acercarse pero de todas formas el cine experimental nace con el cine, desde los Lumiere hasta las innovaciones en 3d; de todas formas hay películas experimentales muy agradables de ver como las de Maya Deren y otras donde se juega con la misma narrativa; un saludo

    ResponderEliminar