5 sept. 2014

Inauguración: Emmet Gowin

Charla Inaugural



Emmet Gowin


Emmet Gowin (Danville, Virginia, 1941) es uno de los fotógrafos más originales e influyentes de los últimos cuarenta años, tanto por su obra como por su actividad docente en la Universidad de Princeton, donde ha enseñado a varias generaciones de fotógrafos. Gowin ha sabido desarrollar una voz poética inconfundible, profundamente original, sin atender a la presión de los movimientos artísticos del momento y ligada a la realidad y a la vida. Uno de los principales valores de su obra reside en la simplificación. Lejos del instante preciso, deja a un lado la arrogancia y es capaz de hacer visible los momentos vividos con tanta naturalidad que nos sorprende la magia que la cotidianeidad puede producir.
Por su depurada técnica artesanal y su preocupación por el acabado, Gowin es uno de los mejores impresores de fotografía de la historia. Su sentido innato de la composición y sus originales puntos de vista son insuficientes para explicar por qué sus imágenes logran conmovernos como lo hacen. «La fotografía da cuerpo físico a nuestra experiencia», dice Gowin; por tanto, lo que nos conmueve depende de esa idea que se hace visible más allá de la forma. Podría decirse que sus fotografías son como poemas que contienen trazos de sus pensamientos íntimos.
Aunque Gowin se siente deudor del magisterio y amistad de fotógrafos como Harry Callahan y Frederick Sommer y de la influencia de otros artistas, como William Blake, la originalidad de su obra descansa desde mediados de los años sesenta en un tema: su mujer, Edith, la familia de ésta y el entorno en el que viven. Sin abandonar nunca los retratos de su mujer, su obra se fue desplazando desde ese entorno familiar e íntimo hacia el paisaje, un tema con el que mantiene la misma conexión emocional. La naturaleza, en el sentido de hábitat común, de la casa de todos, cobra sentido en su fotografía.
En los paisajes agrícolas italianos modelados por el hombre, en los inmensos paisajes americanos devastados por el efecto de las pruebas nucleares, en los paisajes checos destrozados por la explotación masiva de los recursos naturales, o en las vistas de la antigua ciudad de Petra, encontramos ese mismo impulso creativo que emana de una sensibilidad única: todo está enlazado por una sincera preocupación y respeto por la naturaleza. Gowin quiere comprender nuestra relación con la tierra, una especie de ofrenda que, a través de su obra, comparte con nosotros.Esta exposición es la mayor y más completa retrospectiva de la obra de Gowin organizada hasta la fecha. En ella se incluyen las fotografías realizadas por el artista en España el pasado año por encargo de Fundación MAPFRE.*


* Tomado de: http://www.banrepcultural.org/bogot/evento/emmet-gowin 

No hay comentarios:

Publicar un comentario