15 abr. 2014

The man from the Earth: Ciencia ficción y filosofía


                                      "Los hombres viven celosos de la inmortalidad."
                                                                                                               Platón

Convertida en película de culto, gracias al P2P, The man from the Earth, es uno de esos largometrajes que se han ganado la fama a través de la redes sociales, blogs y demás espacios que Internet ha abierto a estas obras pequeñas, independientes en el verdadero sentido de la palabra; películas que gracias a un excelente guión, propuesta o historia, se han dado conocer; que para determinados públicos se han convertido en verdaderos fenómenos de la ciencia ficción, terror o el género al que vaya dispuesto, pero con cierto aire filosófico, poético o simple y sencillamente, marcando un punto de vista no explorado, como en el caso de esta película dirigida por el irregular y poco conocido Richard Schenkman, realizador newyorkino, que supo asimilar el genial guion de Jerome Bixby, que es el motor de este largometraje, cargado de grandes diálogos, humanismo, preguntas y dudas, que se reducen al espacio de la sala de una casa.


Jerome Bixby, fue un escritor y guionista que tuvo en la ciencia ficción un espacio para reflexionar sobre la vida, la humanidad, y cuestionarse sobre esos mismos tópicos; en sus guiones y cuentos cortos puso por encima de los efectos especiales o la grandilocuencia de la acción, unas percepciones sobre el mundo que estaban a la par de otros escritores como Isaac Asimov, planteándose a través de sus textos una filosóficas interpretaciones sobre cómo pensamos, vivimos y vemos al mundo. Además, sus aportes al mundo de la ciencia ficción moderna, es más que fundamental.

Bixby, se pasó sus últimos años de vida perfeccionando el guión (le tomó casi cuarenta años) de The man from the Earth, y a pesar de no haberlo visto en pantalla, sus frutos se notan en esta película de planteamiento sencillo, que tiene en sus actuaciones y diálogos toda una proeza intelectual o por lo menos reflexiva sobre la humanidad, sus creencias, el conocimiento puestas en la conciencia y voz de John Oldman (David Lee Smith), un docente universitario que ha decidido dejar todo atrás y revelar su singular secreto, Oldamn, es un hombre que ha vivido 14.000 mil años, es un hombre prehistórico.

Si bien la premisa de la película parece algo ya visto y hasta un poco ingenua, es a partir de la frase "que tal sí...", y todo lo que se desenvuelve a partir de este tour de force intelectual, que vemos la maestría de Bixby y la disciplina de un director como Schenkman, que reconoce las virtudes de éste y se deja llevar por el guión, dando como resultado este planteamiento casi teatral de la búsqueda de respuestas sobre la humanidad.


Si bien es cierto, que no tiene una fotografía destacable y que lo movimientos de cámara son pocos, es a través de las actuaciones y conversaciones que la película nunca pierde el ritmo; lineal y si mayores artificios, es su narrativa y punzantes diálogos donde este trabajo, crea una dinámica lección no sólo de filosofías y visiones de vida, sino de hacer cine.

Esta exploración antropológica con tintes de budismo, más que una excusa para crear una historia, es una historia que nos hace pensar sobre qué hay detrás de todo lo que conocemos, sin caer en ninguna clase de dogmatismo o prepotencia, la película se desarrolla de forma efectiva, los personajes entran y salen de escena, le dan respiro al espectador, John habla sobre quién fue, qué hizo, pero nunca se pierde la verosimilitud del relato, y en eso contribuye bastante el director, que además de mantener el ritmo, el interés, nunca nos choca con lo que va pasando dentro de estas cuatro paredes, y como espectadores nos imbuimos en lo que John Oldman, les está -no está - diciendo. Finalmente, esta película es un reencuentro, una historia de amor, un juego intelectual bastante humilde, que más que hacernos revisar nuestra creencias, nos hace verificar qué conocemos y qué pensamos. 


Una más que recomendable película, que verifica que la ciencia ficción no sólo son efectos especiales y chromas (pantallas verdes), ni renders o algoritmos para crear fondos, la ciencia ficción es una serie de historias, que nos hace reflexionar sobre nuestra misma condición como seres pensantes e investigadores por naturaleza, y que se puede reflexionar en pantalla sobre dios, religión y creencias de maneras inteligentes y sustentado por excusa de una vida eterna, de una probabilidad  o de una ciencia que se puede traducir en imágenes, como alguna vez lo fue el cine. 

Una película de culto, que en pocos años será tenida realmente en cuenta, como tantas otras obras que para muchos han pasado desapercibidas.

Zoom in: Después de su muerte, el guion fue entregado a Richard Schenkman para dirigir la película con un presupuesto inicial de 200.000 (finalmente: 56.000) dólares.
La película se proyectó en el Festival de Cine del Comic-Con en julio de 2007, y fue estrenada en HemetCalifornia, en octubre del mismo año. Obtuvo el premio de Mejor Guion y el primer lugar al Mejor Reportaje en el Festival de Cine de Rhode Island en agosto de 2007. (wikipedia)
Se planteó la posibilidad de hacer una segunda parte, a través de crowfunding, aún no se ha confirmado su realización

Montaje Paralelo: 12 angry men (1957) - Hombre mirando al sudeste (1986)

No hay comentarios:

Publicar un comentario