3 ene. 2014

El joven Törless: Estudio del odio


                                      "El hombre es en el fondo un animal terrible y cruel. 
                                      Lo conocemos como ha sido domesticado y educado
                                      por lo que conocemos como civilización."

                                                                                                    Arthur Schopenhauer

Volker Schlöndorf es unos de los directores claves del llamado Nuevo cine Alemán, director con formación en Ciencias Políticas y Económicas en la Sorbona y estudios cinematográficos en la IDHEC (una de las escuelas más importantes de cine, que ha formado a directores como Angelopoulos, Resnais, Ozon o Malle, entre otros); su estancia y educación en París, no sólo le abrió paso a trabajar con varios directores de la Nueva Ola Francesa sino a impregnar su obra de la influencia de este movimiento.

Este documentalista, guionista, productor e incluso actor, es principalmente un realizador que gusta de la literatura, que ha adaptado varios libros que han sido claves en la estructura de sus filmes, donde predomina el realismo alejado de las vanguardias o la experimentación, pero tocando temas críticos y complejos, realizados para un público en general y con cierto carácter comercial - tanto por financiación como por su lenguaje sencillo y abierto -.

Schlöndorf en primer plano
El joven Törless es la primera película de Schlöndorf, y está basada en el libro Las tribulaciones del estudiante Törless del austriaco Robert Musil, película que indaga en las relaciones de poder y problemas éticos que devienen en crueldad y maldad en las escuelas o institutos militares a principio del siglo 20, en la Alemania regida por la mentalidad burocrática del imperio Austro-húngaro.

El director alemán sintetiza, lo que supondría el nazismo, a este internado - a estos jóvenes-, en donde la disciplina, la abstracción matemática, el despertar sexual y la moralidad empieza a tomar forma y hace parte fundamental de los valores de una sociedad en plena decadencia.


La película nos muestra como Thomas Törless (Mathieu Carriere) es testigo de las vejaciones, humillaciones que practican dos jóvenes cadetes de su propia institución con otro joven de origen judío de apellido Basini (Marian Seidowsky), todo en nombre de una seudociencia, de un experimento sobre la propia disciplina de este instituto. Basini es castigado por haber robado, pero su castigo irá creciendo hasta un sadismo placentero, que termina siendo aceptado por la mayor parte de los cadetes, a excepción de Törless, quien ve en esta situación una "aberración" de su propia escuela, y a final de cuentas de su propia sociedad.


Las destacables actuaciones de Carriere y de sus sádicos compañeros Reiting (Fred Dietz) y Beineberg (Bernd Tisher) son tan elocuentes en su maldad como el discurso que ofrece el propio Törless, frente al concejo estudiantil. También es destacable la actuación o presencia de Barbara Steele  (actriz que principalmente rondaba por los oscuros rincones del cine gótico inglés o el terror de esa época), quien ejerce como confidente del propio Törless, pero además funciona contrariamente como un  despertar sexual (es la prostituta de la localidad), y un rechazo a su misma condición.


La fotografía en blanco y negro de Franz Rath, quien destaca principalmente por su naturalista pero dura luz se acomoda perfectamente a los sonidos de cuerdas del músico Hanz werner Henze, que con su música dodecafónica nos introduce en la atmósfera de opresión y de chocante odio que se va formando en el instituto  

Fotografía y música que se mezclan en este argumento, dónde no sólo el joven Törless; el propio director y el escritor austriaco, se preguntan el por qué alguien es capaz de soportar ciertas humillaciones, por qué otros las ejercen y como una sociedad puede responder a la violencia para justificar otro crimen, para mantener un orden que parece más denigrante y no presente en la naturaleza humana.



Primera película que veo de este director alemán, aunque ya conocía algo de su carrera, o por lo menos del "movimiento" al que le fue adjuntado; una primera obra de gran renombre y calidad, que perfectamente junto a la Cinta Blanca de Haneke, nos muestra la naturaleza de violencia y odio a la que puede llegar una sociedad que ve en ciertos ejercicios de brutalidad un parámetro de lo que está establecido y es aceptado, generando estos lamentables y oscuros episodios, como lo fueron el nazismo y la brutalidad de la guerra. Si la Cinta Blanca de Haneke, era un estudio sobre el pueblo que habría votado por Hitler, estos estudiantes de esta película serían quienes combatieron en nombre del nazismo, y ejercieron la brutalidad de los campos y las vejaciones de la guerra.

Un más que sobresaliente ejercicio audiovisual, de lenguaje claro y conciso, que despertó a uno de los cineastas más importantes de la cinematografía alemana.

Zoom in: Festival en Cannes -FIPRESCI
Alexander Kluge, iniciador del Nuevo cine Alemán, fue quien ayudó al propio Schlöndorf, en la búsuqueda de locaciones y finalmente hacer este filme.
Louis Malle, fue Productor de esta película

Montaje Paralelo: La cinta blanca (2009) - Nazismo - Bullying

No hay comentarios:

Publicar un comentario