29 oct. 2013

Maestros del Cine: Ingmar Bergman



                                                "La creación artística siempre se ha 
                                                 manifestado en mí como un hambre..."

Autor: Jacques Mandelbaum
Colección Maestros del Cine
Editorial: Cahiers de Cinema
Año: 2007
Género: Monografía

A continuación un pequeño resumen o notas tomadas del libro sobre el trabajo del director sueco*:
"A Marguerite Dumas, no le gustaba el cine de Bergman, porque encarnaba un cine con pretensiones culturales, contrariamente al danés Carl Theodor Dreyer, a quien escogió como álterego artístico."
"Por mucho que lo pretenda, Ingmar Bergman no logrará desprenderse nunca de esta dramaturgia judeocristiana, ya sea mediante la duda, la blasfemia e, incluso, una visión gnóstica de un mundo dominado por las fuerzas del mal
Las dos grandes fuentes de inspiración del director sueco: "circunscribiéndonos a Suecia, dos artistas ejercerán una influencia capital en Bergman: el dramaturgo August Strindberg y el cineasta Victor Sjostrom, cada uno de los cuales ha desempeñado un papel decisivo en la historia de sus respectivas artes."

De Strindberg toma: "la obsesión por el ajuste de cuentas con una educación puritana y la figura de un padre autoritario hasta el retrato infernal de las relaciones de pareja, llegando siempre a proyectar con transparencia en sus obras materiales íntimos."
"De Sjostrom toma el panteísmo y el lirismo salvaje de la naturaleza,  la adecuación de ese marco natural a los estados anímicos y los conflictos internos de los personajes - lucha del individuo  contra la sociedad opresiva, además de la expresividad visual.-"
"Bergman, inicia su obra cinematográfica como reacción a la respuesta de su país y de sí mismo hacia el nazismo, fiel al modo en que numerosos artista suecos - se opusieron a lo más oscuro de la guerra tomando como objetivo las tendencias totalitarias de la sociedad sueca." 
En el cine de Bergman se puede hablar de de dos invenciones formales que van a predominar en su estilo fílmico:
"El espacio que ocupan los actores -hombre y mujer- la manera particularmente sutil con la que Bergman, mediante efectos especulares, de la mirada o de pura disposición espacial, afirma y cuestiona a un tiempo su relación en el encuadre. La famosa frontalidad Bergmaniana, mas que un mero avatar de su experiencia teatral; es una imagen que sugiere la separación ontológica entre los seres aún cuando compartan un tiempo y un espacio."  
"Además de la brecha que el sueco abre entre realidad y fantasmagoría penetrando  en el pensamiento de los personajes, no es que lo que ya conocemos del cine de I. Bergman- la reflexión sobre el arte, la mise en abyme de la representación, la realidad como pantalla, la fascinación por el doble, lo fantástico de lo cotidiano, los meandros de la imaginación, la insistencia en las obsesiones íntimas, los visibles cambios de iluminación o la dramaturgia de la luz, el encuadre y el primer plano- desaparezca de la noche a la mañana."  
"Desafección e insularidad, tales serán a partir de ahora os dos términos más apropiados para designar el cine de Bergman, que busca la materia de una posible superación de su arte en el aislamiento de los paisajes y los rostros, asumiendo el riego de que queden aniquilados o resulten exagerados a causa de la luminosidad."  
"La lucha infatigable contra toda pretensión de pureza, la afirmación de la imperfección como signo decisivo de la humanidad fueron elementos que se establecieron dentro del espíritu del arte de Bergman."
Uno de los tres motivos permanentes en la obra de Bergman, que ha sufrido múltiples metamorfosis ha sido: el espejo, la máscara y la muerte.

"Ambigüedad  en el arte de Bergman, por un lado, la confusión y aniquilación de la mirada en virtud de una presunción mortífera de la imagen por otro la necesidad como hombre de imágenes, de enfrentarse a esa prueba con una inolvidable serie de "visiones" que miran a la muerte a la cara."
"Bergman fue un hombre y un artista, literalmente torturado por su infancia. Más que el propio personaje del niño, son sus rasgos los que en esencia operan en el cine de Bergman: la inmadurez, la soledad, el miedo, el sueño, la pulsión, el fantasma."
"Contra las apariencias, y aún contra todo, el cine de Bergman celebra ante todo la vida."
  * Las notas son tomadas con fines educativos, los créditos de éstas solo le pertenecen al autor, editorial y el libro en conjunto, las notas sólo tienen un fin pedagógico para este blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario