18 jun. 2017

Rosemary´s Baby: Oscura maternidad


                         "Las madres perdonan siempre: han venido al mundo para eso."
                                                                                                 Alejandro Dumas 

La vida y obra de Roman Polanski es tan cinematográfica como lo que refleja en pantalla: drama, tragedias, erotismo y dolor, que lo han hecho uno de los cineastas más importantes del siglo XX y de estas casi dos décadas del XXI; director formado en Polonia, en la mítica Escuela de Cine de Lodz, que desde sus inicios, cortometrajes incluidos, tuvo cierta repercusión, como sucedió con Cuchillo en el agua (1961) el cual estuvo nominado al Oscar; de ahí en adelante la carrera de Polanski ha sido un ir y venir de triunfos, tragedias, acusaciones y clásicos del cine que como El Bebé de Rosemary han marcado no sólo la generación de los 60 y 70, sino al mismo universo cinematográfico por sus cualidades estéticas, opresivos ambientes y retorcidas historias. Polanski, aún vigente, y con varios proyectos en curso, no sólo es uno de nuestros directores favoritos sino uno, al que hemos revisitado y revisado su obra, como lo fue con Rosemary´s Baby, la película que vamos a analizar.  


Fuente: http://romanbymarta.tumblr.com/page/179
El guión adaptado por Polanski de la novela homónima de Ira Levin que nos acerca al joven matrimonio de Rosemary y Guy Woodhouse, los cuales, recientemente se han instalado en un apartamento, en un antiguo  y mítico edificio en Manhattan. 

Rosemary (Mia Farrow) es una joven mujer, tierna y alegre, ama de casa comprometida con Guy (John Casavettes), actor es ascenso, con el que desea tener un hijo y una vida feliz, pero en el momento que se cruzan  los Casvets, una pareja adulta, mística y adinerada, la vida de Rosemary, su embarazo, enfermedad y desazón parece más una maldición que otra cosa, mientras que su esposo, cada vez va mejor en su carrera; las muertes de amigos cercanos, accidentes y otros oscuros sucesos empiezan a marcar a este matrimonio.

Satanismo, sectas oscuras, conspiración y un claustrofóbico cuento de maternidad, es lo que finalmente crea el director polaco, con un inteligente desarrollo y puesta en escena, donde nunca se pierde la sensación de realidad o se crea un mundo tan al estilo de Polanski, que todos los elementos encajan perfectamente en ese Manhattan destinado al Anticristo.



Aunque la carrera como director de fotografía de William Fraker, puede no estar a la altura de otros profesionales, en este caso, logra integrarse perfectamente a ese mundo entre naturalista y claustrofóbico que es el de Rosemary´s Baby, tanto su trabajo en el interior del edificio como los pocos exteriores, están muy bien delimitados y desarrollados en la ambientación que se va haciendo más oscura y desasosegante. Para destacar el climax de la obra donde cámara y fotografía se vuelven absolutamente claustrofóbicas, enmarcando la "locura" de Rosemary. 

Uno de los puntos más fuertes, y que han hecho icónica a esta obra es la música de Krzystof Komeda, composición que refleja acertadamente, el estado mental de los personajes, y en cierto modo, esa maternidad y decadencia presente en el largometraje; con aíres jazzísticos, y con ese tarareo por parte de Farrow en Lullaby, vamos escuchando una de las bandas sonoras más reconocidas y míticas del cine de terror.

Con un montaje que va en crescendo, y determinado por el buen uso de la cámara, el steady y demás; eso sí, para destacar las secuencias de pesadilla, paranoia y ensoñación, donde mejor trabaja Polanski junto a sus montajistas Steen y Wyman.

Con un gran trabajo en su diseño de Producción por parte de Richard Sylbert, uno de los grandes en este campo, que más que emular el Nueva York de finales de los 60, asume su propio universo, uno donde el Diablo y el Anticristo tienen cabida en un ambiente urbano.



Tanto los papeles de Mia Farrow como de Casavettes son impecables como el matrimonio Woodhouse, pero obviamente quien se lleva todo el peso dramático y narrativo es la Farrow, que asume tanto los momentos más tiernos o espantosos con absoluta serenidad, obviamente a destacar el momento en el que por primera vez ve a su hijo, escena mítica e impagable del cine de horror, pero en general una obra con unos secundarios de lujo, unos protagonistas que se roban el peso de la escena, y una acertada dirección de actores, por parte de Polanski.

No sólo los listados, premios y crítica avalan a Rosemary´s Baby como una de las mejores obras de terror sino que ya mostraban ese gran talento y claustrofóbico universo que ha ido construyendo el director polaco. Si bien, no voy a decir que sea mi película favorita de Polanski, además por una serie de inconvenientes que había tenido con la misma, si es notable la capacidad de miedo, paranoia y confusión que va construyendo el director, que es una película mítica en su género pero muy bien desarrollada en su forma, y que tanto estética como técnicamente es un gran logro. Es decir, como conclusión, una película más que recomendable, que marcó una generación, que rápidamente se convirtió en clásico, y que se debe visualizar para entender el miedo, locura y el sacrificio maternal.

Zoom in:   Nominada a mejor actriz y  guión adaptado tanto en los Oscar, BAFTA, Globos de Oro, entre otros.
Película que junto a El Exorcista, Poltergeist o La Profecía, se les denominó como Malditas, por la serie de eventos trágicos entorno a las mismas. 

Montaje Paralelo: Brujería - Maternidad


2 comentarios:

  1. Buenos días, Andrés
    Esta peli me encanta. Tiene ese punto siniestro, pero sin llegar a dar miedo de verdad. Contiene una carga de escenas que impactan.
    Hace un par de años la repusieron en la Filmoteca de mi ciudad.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ina gran obra que hazta hace poco veo; que genial lo de ña fiñmoteca . Un saludo

      Eliminar