7 dic. 2015

Alias Maria: Los alias de la guerra


                                                "Según la ONU son más de 250.000
                                                 y según Amnistía Internacional son 
                                                 más de 300.000 los niños combatientes,
                                                un 40% de ellos son niñas..."

Segunda película del director bogotano José Luis Rugeles, conocido principalmente por sus videoclips y comerciales con Rhayuela Films, productora que creó junto a Jader Rángel y Oscar Navarro; este graduado de Cine y Fotografía de la Unitec (Bogotá), además de dirigir, ha realizado la cinematografía de varios productos audiovisuales; también ha recibido varios premios tanto en publicidad como en festivales, además de realizar uno de los videoclips icónicos de MTV (“Bolero falaz” de Aterciopelados); igualmente, entre otras funciones, ha producido un par de películas, lo que además de experiencia, le da una visión propia del cine colombiano actual. Rugeles, que ha visto en la realidad nacional un punto de partida para sus películas, también ha encontrado la forma de combinar el cine de género con el de autor, como ya lo hizo en García (su opera prima) y como lo pone en práctica con Alías María, película que nos habla sobre los niños en los conflictos militares, el absurdo de la guerra, y cómo todo esto se vuelve un círculo vicioso en el que la inocencia se esconde tras un fusil.


Foto: Publimetro.
Con guión del argentino Diego Vivanco, libretista que ha trabajado principalmente en la televisión y últimamente en el cine, con guiones que han ganado numerosas convocatorias y concursos; como lo fue Alías María, texto que partió de una serie de entrevistas y notas periodísticas sobre el embarazo de chicas muy jóvenes con el trasfondo de la guerra. La película inicia con cierto carácter voyerista, en una escena en la que la propia María (Karen Torres) observa cómo una líder guerrillera tiene un hijo en medio de la selva; a la vez esta María —con cierto ideal a la católica— mira al público (al espectador) introduciéndolo en su vida, en sus conflictos y miedos, que se irán desarrollando, cuando ésta y tres acompañantes más, su pareja sentimental incluido, deban llevar a ese niño recién nacido a otro pueblo o frente guerrillero, de ahí en adelante, esta roadmovie por el conflicto colombiano, nos va presentando las incoherencias de la guerra, la desazón de quienes "participan" en ella y ante todo la crudeza y la pérdida de la inocencia, a la que parece estar destinada cierta población del país.



Con una fotografía verista por parte de Sergio Iván Castaño, cinematógrafo que ha trabajado tanto en publicidad como en seis largometrajes colombianos de diverso calibre técnico y estilístico, destacando su colaboración con Sergio Cabrera en Ilona, llega con la lluvia, y también su segunda —tercera contando el cortometraje El dragón de Komodo— alianza con Rugeles. El trabajo de Castaño en general está basado en la luz natural y en la sensibilidad de la cámara, también destaca en esos movimiento por el follaje de una selva que se confunde con los protagonistas, en las tomas nocturnas, donde logra apropiarse de algunas fuentes lumínicas sin perder la esencia de esta y los primeros planos de la actriz Karen Torres, que marcan el estilo crudo pero a la vez sensible de la obra. Eso sí, no se puede olvidar el trabajo de colorización, que le da una gran factura a la obra, y un carácter estético a la realidad que retrata.

Aunque la música de Camilo Sanabria se pierde un poco con los mismos sonidos de la selva, en cierta forma convirtiéndose en una extensión de esta. Vale la pena destacar la obra de este compositor que marca fuertemente los estados de ánimo de los personajes. Además del montaje, vale la pena destacar esos planos detalle de los insectos, que juegan bastante bien con la síntesis de la obra, metáforas en pequeña escala que hablan no sólo del papel de los protagonistas sino de las mismas situaciones que están viviendo. Con un diseño de producción inteligente, aunque sencillo, la película logra, no sólo hacer creíbles las situaciones, sino que cada detalle está puesto en función de llenar de forma concreta estas acciones, este relato.

Siempre será complejo valorar la participación de los actores naturales, no sólo porque actúan de sí mismos o de lo que ven en su vida diaria, es decir, no imponen un carácter nuevo u otra máscara, sino que sacan de sus propias vivencias estas manifestaciones e interpretaciones, sin embargo, con puntos encontrados, es destacable el papel de Karen Torres, que más que hacer creíble su actuación hace creíble a María, como un arquetipo, de una niña de la guerra, y eso finalmente, para bien o para mal, es lo que mejor empata en esta obra, esa actuación plana, discreta pero verosímil de alguien ajeno a ese conflicto a ese mundo, al que no quiere pertenecer. De resto, los demás personajes funcionan entorno a María, aunque cada uno saque sus mejores virtudes, en la brutalidad de un acto o en la ternura de otro.



Aunque tengo que reconocer que la película me gustó más de lo que esperaba, y que tiene varios puntos a favor en su parte técnica, igualmente no se pueden dejar de lado ciertos defectos o estructuras narrativas que le quitan fuerza al relato, igualmente, aunque se le pueda considerar un cine “más de lo mismo”, se logra desprender de ciertos tópicos y su narrativa, manejo de cámara y actuaciones, hacen mucho más hábil el relato, que nos cuenta sobre las complejidades de la guerra en este país, con un tono que si bien no es fresco o novedoso, por lo menos sí lo hace de forma respetuosa y sosegada. Un trabajo aceptable, recomendable, que tapa sus defectos con una gran fotografía y los sentimientos encontrados de una actriz natural, que sabe asimilar el conflicto de este país.

Zoom in: Una cierta mirada en Cannes, muestras y otros festivales.
El rodaje se llevó a cabo en la selva del Magdalena Medio, lo cual brinda un marco mayor de realismo a la historia.

Montaje Paralelo: La balada del pequeño soldado (1984) 


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario