2 nov. 2015

Eric Rohmer: París 1


                               "Un gran hombre no vive en París. Posee París."
                                                                                          Knut Hamsun


Este DVD editado por Intermedio, es una recopilación de los primeros trabajos de Eric Rohmer (o por lo menos esta primera parte) que tienen como fondo a París, y una serie de personajes al más puro estilo de este director de la Nueva Ola, periodista, novelista y docente que puso en su obra toda la agudeza intelectual, espíritu de la época e idealismo propios de la revolución que se estaban gestando en la Europa de finales de la década del 50. Su denominado cine de prosa, el amor, las bellas mujeres fueron las características que se impusieron en una obra marcada por cierta desazón pero a la vez el disfrute más banal de la vida, como respuesta a las complejidades de la época. A pesar de los múltiples premios, nominaciones y reconocimientos, Rohmer, es uno de los cineastas de la Nouvelle Vague, menos conocidos o uno de los más ajenos a este movimiento que revolucionó al cine, por sus riesgos, crítica y praxis a través del mismo medio.


El signo de Leo

Escrita por Rohmer, ésta, su primer largometraje, es un cuento con tintes morales protagonizado por un músico sin éxito, vividor y bohemio endeudado, que cree que va a heredar una gran fortuna, todos sus planes se irán abajo, cuando la herencia quede en manos de su primo; sus acreedores, amigos y demás personas de su entorno, le darán la espalda al llegar el periodo de vacaciones; el hombre caerá en el infortunio, y se convertirá en vagabundo, y conocerá las complejidades de la vida, pero, a la final el hombre recibirá el dinero, y la lección aprendida quedará en el olvido.  

La fotografía en blanco y negro de Nicolas Hayer, que retrata a una París, entre idílica y triste para el protagonista, sabe empatar con la música de Louis Saguer, al igual que el "limpio" montaje de Anne -Marie Cotret, que logra ensamblar estos planos largos, estáticos en algún punto, mucho más dinámicos en exteriores, que reflejan las vicisitudes de la ciudad luz sintetizados en el personaje de Pierre Wesserlin. De las actuaciones vale destacar el trabajo de Jess Hahn, que sin ser la gran figura, si funciona su retrato de "perdedor" bohemio y perezoso.

Un trabajo que para mí, funciona mucho mejor que sus otras películas, repletas de diálogos y reflexiones; por el contrario, una obra donde la imagen tiene gran preponderancia, el azar, la suerte y cierta amoralidad, se manifiestan en la narrativa, que sí bien, no es la gran historia son los pequeños giros los que le dan mayor fuerza al relato. Película, con la que me reencuentro con Rohmer, a la que le sentí mayor afinidad y gusto.

Charlotte y su bistec

Este aburrido cortometraje de 12 minutos, sólo vale la pena comentarlo por la aparición de Jean Luc Godard, en el cual se nos narra la historia Charlotte y Walter, en una pequeña campiña Suiza, diálogos de amor, y de viaje, y un bistec....


Nadja en París 

Cortometraje híbrido entre la nueva ola, el documental, que nos cuenta como Nadja, una estudiante yugoslava-americana, estudiante en París, se pasea por la ciudad, y su voz en off, nos acerca a sus vivencias y ocurrencias por Montparnasse, Belleville y la Rive Gauche. Un trabajo interesante, con la esencia experimentadora del movimiento y cierto aíre político frente a la joven multinacional; igualmente vale la pena destacar la fotografía de Nestor Almendros, que será fundamental en la obra de Rohmer. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario