23 dic. 2014

Lost in la Mancha: La maldición del Quijote


                                        "Aprendemos de los fracasos; no de los éxitos."
                                                                                                    Bram Stoker


Audiovisual dirigido por Louis Pepe y Keith Fulton, dupla de cineastas graduados de la Temple University en Filadelfia (los primeros de su generación), quienes llevan trabajando más de una década juntos, tanto en el campo de la ficción como del documental, principalmente en los behind the scene de películas de diversos estilos, sin embargo, fue su colaboración con Terry Gilliam en el making of  de 12 Monos -“The Hamster Factor and Other Tales of Twelve Monkeys,”- que estos realizadores se dieron a conocer,  empezando a generar un estilo propio e identidad, quitándole ese sinónimo a los making of de productos condescendientes. Pepe y Fulton, se han convertido por antonomasia en los cineastas de los detrás de cámaras, y muchas de sus obras están presente en los extras de varios DVD´s, webs y demás, tanto así, que en su segunda colaboración con Gilliam, fueron nominados en varios festivales por una crónica del fracaso y las calamidades del cine, como lo fue Lost in la Mancha, su trabajo más famoso y el que vamos a reseñar.

Louis Pepe, Terry Gilliam y Keith Fulton

Escrita por los propios directores, este making of que se va convirtiendo en un registro documental de todas las complejidades que pueden estar presentes durante el rodaje de una película, es además la antítesis, de lo que se puede considerar un detrás de cámaras, ya que este trabajo es el diario de un fracaso anunciado, y tanto los directores del documental como el propio Gilliam, saben utilizar este espacio para construir una narrativa, donde no sólo se habla de los vericuetos del cine sino de las mismas hazañas o ensoñaciones que van de la mano con los directores, es, en cierta forma una quijotesca muestra de la figura del Quijote, no sólo la de Cervantes, sino de Welles y la del propio Gilliam, y esto viene a ser, el gran elemento a destacar de este documental.  

Pepe y Fulton, se concentran en mostrar cada uno de los momentos que se hacen valiosos durante la preproducción; el entusiasmo de Gilliam, la desconfianza de algunos técnicos, la seguridad del equipo habitual del director inglés, los problemas que planteaban los productores, y durante tal proceso, los rostros, aún del siempre sonriente Gilliam, los impasibles asistentes de dirección, van cambiando, al igual que el clima no sólo de la región en Navarra (España) sino del mismo entusiasmo de unos y de otros.

Como sí se tratase de una maldición o de las plagas bíblicas, tanto la naturaleza, como los accidentes, presupuestos, contrataciones y demás "insucesos", se empiezan a ir en contra de la producción, de esta siempre difícil adaptación - recordemos que Welles, ya lo había intentado en el 57, y los directores de este trabajo, lo traen a colación- , que finalmente, al sexto día se tuvo que parar el rodaje, echar atrás lo poco que se había planteado, y las cámaras de Fulton y Pepe, estaban dispuestas a seguir esta "tragedia" (cultural) anunciada. Al final del metraje, el propio Gilliam, o un dibujo de éste, nos va a explicar de forma explícita, cómo se fracasa o la lucha contra los molinos del Quijote, es mucho más fuerte, cuando se batalla contra la burocracia - y en este caso hasta con la misma naturaleza-. Punto aparte, vale la pena destacar -la mal llamada- voz en off o narración de Jeff Bridges, que más que darle un tono o un estilo - es bastante neutro- se ajusta a la necesidad del documental, y obviamente, porque había participado en otra de las películas de Gilliam.


Sin detenernos demasiado, en las "actuaciones" de Depp o de Jean Rochefort - otro de los causantes de la "tragedia"-, vamos a ver en éstos, que no sólo prima el entusiasmo de realizar este trabajo, sino que deben cumplir unos contratos, que por más gusto que muestren en realizar una obra, son muy limitadas sus libertades, y que en definitiva, el cine se mueve por unos intereses económicos, que se ven representados por esos "buitres" en ropa deportiva, que son los ejecutivos y financiadores del séptimo arte, eso los notamos, en una de las secuencias más absurdas y críticas del documental.

Igualmente, nos podemos dejar de observar, que este trabajo, es casi que un material didáctico, pedagógico sí se quiere, que nos enseña, capacita, el cómo y el porqué de la producción cinematográfica; es la mejor versión de la ley de murphy, simplificada en un rodaje, y obviamente, también es la muestra del compromiso, la visión inalterable de un autor, y lo que conlleva tales designios o "caprichos", según cómo se le mire.


Un trabajo indispensable para cualquier cinéfilo, seguidor del trabajo de Gilliam, estudiante de cine, porque es una obra, que sabe manifestar de forma inteligente las vicisitudes del cine, porque recogen un material al que transforman en toda una odisea y tragedia contemporánea, ya no sólo por los eventos naturales sino por otros elementos "internos", como las burocracias y los dilemas económicos que se mueven en los "platós", en los sitios de rodaje y en esa parte menos "mágica" del cine.

Para finalizar, más que una reflexión, es un recuerdo para el mismo blog, este documental es pieza fundamental de un ciclo, en donde los making of, no sólo tienen cabida sino que se convierten en un subgénero del documental, que al igual que éste, tienen su propia identidad y una excelente capacidad de sintetizar sobre el quehacer cinematográfico, alejándose de halagos y zalamerías, propias de este tipo de trabajos. Para acabar, anoto que es la segunda vez que veo este trabajo, y cada vez se hace más importante, además que vale la pena descubrir los otros trabajos de esta dupla de directores, que le dieron un nuevo aire a este "subgénero", que ya había explotado de manera magistral el señor Marker y uno que otro director ligado a los confines de la experimentación. 

Zoom in:  Nominado en algunos festivales, principalmente relacionados al docuemental, además de los BAFTA de ese año, así como fue ganadora a mejor documental en DVD por los Satellite Awards.
Considerada como una de las mejores películas sobre el proceso de hacer un filme - en algunos sitios está dentro de las 10 primeras, en otros está considerada como la mejor junto a las de Apocalypse Now o la de The Shining.

Montaje Paralelo: Making of  - Burden of dreams - Las anotaciones de rodaje de Chris Marker.



No hay comentarios:

Publicar un comentario