19 dic. 2014

Leidi: Nihilismo criollo


                                    "Viajamos para cambiar, no de lugar, sino de ideas."
                                                                                                  Hipólito Taine 
                        
Aunque no es habitual que escribamos sobre cortometrajes en este espacio virtual, y menos sobre uno en específico - casi siempre es la recolección de varios-, en este caso, más que analizar las cualidades técnicas o aún cinematográficas de este trabajo - que igual lo haremos-, más bien nos concentraremos en la pregunta que se hizo durante la proyección de este trabajo, el porqué gano en Cannes y la representación de éste frente al imaginario audiovisual colombiano.

Leidi, no sólo es el primer trabajo audiovisual de Simón Mesa Soto (trabajo de grado), sino que es la primera vez que Colombia - en representación de este joven antioqueño radicado en Londres-, gana un Cannes, cortometraje de 16 minutos que sintetiza las realidades tanto del país como de latinoamérica, todo bajo la mirada de una joven que con su bebe a hombros, y la ciudad de fondo, va en búsqueda de su novio, el padre de su hijo; en cierta forma, esta odisea (en el concepto homérico) es una excusa para acercarnos al mundo de muchos jóvenes latinoamericanos.  



Este cortometraje de pocas palabras, que se aleja de la verbalización, y se centra mucho más en la imagen; donde la ciudad (o la contraposición de ésta) se convierte en un personaje más, tanto como territorio de desplazamiento (movimiento de un punto a otro) y a la vez de estancamiento, de permanencia hacía un no futuro, que parece ser la gran premisa de este audiovisual, un viaje hacía ningún lado, hacía las margenes de una comunidad y del espíritu humano, en este caso, el de la mujer, por que Leidi (Lady = mujer), es además, una representación, un arquetipo de lo que viven las mujeres de este país (en esas comunidades).

Un trabajo donde la realidad pesa tanto, que nos preguntamos si esa es la identidad que queremos tener, si esa es la realidad que queremos vivir; tan simple y a la vez concreta, esta estructura audiovisual, es un estilo que funciona en festivales, que hace tener versiones y posturas encontradas, haciendo reflexionar y estando en constante cuestionamiento sobre qué es el cine, qué debe contar, y si la realidad o ficionalización de la misma, nos debe llevar por otros derroteros fílmicos.  


Como la idea de este post era responder si era "justo" o valido el premio de Cannes para este cortometraje, e igualmente no podemos dejar de lado, anotar sobre las cuestiones técnicas de la película, es a través de este tema que iremos dando la respuesta y cierre a este texto. Es un cortometraje, con una lograda fotografía que resalta el paisaje y la ciudad, el trabajo con la luz natural está muy bien estructurado, al igual que el manejo de cámara y todo lo relacionado a la producción, a pesar de su "minimalista" puesta en escena, ante todo, es un audiovisual que sabe desarrollar con muy pocos planos, una historia coherente, dramático, pero que a razón de la verdad y juzgando frente a otros cortometrajes colombianos, se queda corto al abordar un tema mil y una vez vista a través del trabajo de Victor Gaviria - quien viene a ser el gran referente de este trabajo- o con otra mirada cinematográfica; finalmente, podríamos decir que este tipo de cine le gusta a Cannes y en un sentido más amplio a la  Europa "primermundista" en el que estas temáticas o situaciones "exóticas" son avales para premios y ciertos reconocimientos cinematográficos; de todas maneras, eso no le va  a quitar los valores técnicos de este trabajo (ni el premio, voto de confianza de Abbas Kiarostami), su narración, que habla a través de las imágenes o sus bellas "postales" de la marginalidad del país, pero, como siempre sucede con este tipo de obras audiovisuales, uno se plantea si no se podría manejar el tema desde otra perspectiva, generando nuevos discursos o planteamientos desde el lenguaje cinematográfico.

Zoom in: Primer premio para un cortometraje colombiano en Cannes y selección en Festival de Gijón 
Coproducido por el Reino Unido


No hay comentarios:

Publicar un comentario