14 dic. 2014

Box of Moonlight: amistades bajo la luna


                                                "El tiempo descubre la verdad."
                                                                                       Séneca

Tercera película que veo del director estadounidense Tom Dicillo, y la primera que reseño en el blog, en este caso Box of the Moonlight, una comedia con tintes dramáticos, que se apega al estilo de este director, donde las amistades imposibles, el absurdo y la idea de libertad siempre están presentes. Dicillo, uno de los primeros directores de fotografía de Jim Jarmush y amigo personal de éste, también ha participado ocasionalmente como actor, ha sido guionista de sus obras y ha dirigido para la televisión.

Aunque este director nacido en Carolina del Norte, está vinculado al cine "independiente" americano, y algunas de sus obras han recibido premios o nominaciones, su reconocimiento se debe a una película como Living in Oblivion, tal vez su obra más representativa y mejor recibida por crítica y público. Son siete películas en casi 20 años de carrera como director y más de 30, dentro del mundo del cine.



Escrita por el mismo Dicillo, Box of Moonlight, se centra en la vida de Al Fountain (John Turturro), un ingeniero eléctrico, que al finalizar la obra que estaba realizando junto a un equipo de trabajo, empieza a sufrir una crisis de la mediana edad; Fountain, un estricto, retraído y sistemático hombre decide tomarse unos días, antes de volver a casa con su esposa e hijo, emprendiendo un viaje no sólo al lago donde pasó los mejores momentos de su infancia sino uno, hacía su propia liberación y encuentro consigo mismo; durante éste, se encontrará con el "anárquico", despreocupado y excéntrico The Kid (Sam Rockwell), antítesis de Fountain y a la vez, quien le hará notar nuevas perspectivas y un camino hacía una felicidad, que este ingeniero parece querer encontrar.

Aunque sutil y con cierto grado de desenfado, la película es una critica a la sociedad estadounidense, a la rutina y ciertos estereotipos propios de esta cultura, que van a quedar registrados en pequeños papeles o en lo que están viendo por la teve los protagonistas de este filme. Obviamente, tiene un discurso contra los valores implícitos, lo correcto y las estructuras dominantes pero todo bajo una mirada llena de sarcasmo y absurdo humor con cierto grado de magia, muy al estilo de este director.

   
Aunque no tiene una fotografía especialmente destacable, el trabajo de Paul Ryan, es bastante naturalista y juega con ciertos ecos mágicos en determinadas secuencias, donde la luz -artificial- se vincula con las sensaciones y actitudes de los actores. Igualmente, sin tener una gran banda sonora, destacan un par de canciones, en este caso, las que escucha el personaje de Turturro durante el viaje.

El punto focal de este trabajo está en las actuaciones de Turturro y del propio Rockwell, quienes además de ser la pareja protagonista, son los que se llevan todo el peso dramático, con sus personajes opuestos y contradictorios; sin embargo, se puede destacar - sin ser nada del otro mundo- .el personaje interpretado por Catherine Keener - quien hasta ese momento era la actriz fetiche de Dicillo- y esos arquetipos construidos por el cine independiente americano, que en algunos casos son representativos o le dan otra connotación a la película; en este caso, sin ser decorativos ni afectar a la trama, le dan cierto aire de rareza, que se ajusta al estilo del mundo Dicillo.  


Como suele suceder en las películas de Dicillo, éstas tienen una especie de "lección de vida" pero que no se ajusta a ciertos valores morales sino que los personajes se ajustan a sus propias necesidades, y ésto, junto a las actuaciones de Rockwell (algo exagerada para mi gusto) y del siempre notable y camaleónico Turturro, son los elementos más destacables de esta producción sencilla en fondo y forma, pero bien estructurada. 

Definitivamente una película que está lejos de Living in Oblivion - su "obra maestra"- pero que guarda ese humor característico de Dicillo y cierta libertad a la hora de dar una lección de vida. Interesante, sin ser una gran película.

Zoom in:  Esta película iba a ser la segunda película de Dicillo, pero se tuvo que posponer para realizar Living in Oblivion 
Tercera colaboración con Catherine Keener (actriz)

Montaje Paralelo: Delirious (2006)


  

2 comentarios:

  1. Gran reseña.

    De John Turturro, he visto pocas pelis, pero es un actor que me gusta. Así que me anoto la peli.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Si, es cierto, es de esos directores que se hacen tan comunes, peor igual he visto pocas películas en las que sea el protagonista, igualmente ha realizado unas cuantas películas como director, vale la pena Love and cigarretes...aunque, es la única que he visto, un saludo

    ResponderEliminar