30 nov. 2014

It´s such a beautiful day: un día en la vida de....Don Hertzfeldt


"isn't everything amazing?"


Don Hertzfeldt, es uno de los realizadores de animación independiente más importantes de su generación; su trabajo alejado de todo parámetro comercial y de una narrativa convencional, se ha convertido gracias al internet - youtube principalmente- en un cineasta de culto, que igualmente ha recibido varios premios y nominaciones de los festivales más importantes, por sus animaciones minimalistas, humor negro y nihilismo pop tan absurdas y fantásticas como inteligentes en su misma visión del mundo. Este californiano, que estudió cine en la universidad de esa zona costera, no sólo se ha influenciado por diversos autores ligados a la independencia fílmica como David Lynch o del propio Stanley Kubrick, o de temáticas surrealistas, filosóficas o del mismo existencialismo sino que ha estado marcado por el humor televisivo de Comedy Central o de Adult Swim, medio en el que finalmente da conocer su obra, pero que, como escribía líneas más arriba, se volvieron de culto a través de la red, medio de distribución, exhibición y un modelo de su propia independencia, al realizar gran parte de los oficios, como lo podemos ver en su empresa/estudio/página web: http://www.bitterfilms.com/.

La independencia de este realizador, lo ha llevado a declinar ofertas de diversas compañias, empresas y demás, pero igualmente ha colaborado en diversos festivales, creó junto a Mike Judge (Beavis and Butthead) el The Animation Show (una bienal de animación independiente),  y en última instancia, realizó el gag de inicio de uno de los capítulos de Los Simpsons. (ver)

It´s such a beatiful day, además de ser su primer largometraje o mejor la unión de tres trabajos anteriores, es considerada como la mejor película de este director y la que más premios y visualización ha recibido tanto en los Estados Unidos como a nivel mundial, y es la película que vamos a reseñar a continuación.

                       Fuente: http://chaisepliante.blogspot.com/
Escrita por el propio Hertzfeldt, esta película recopila tres cortometrajes, conocidos como la trilogía de Bill, conformada por Everything will be OK, I am so proud of you y la que le da nombre al largometraje; su protagonista Bill, es un hombre de mediana edad que sufre de una rara enfermedad; sus recuerdos, olvidos, distracciones y la complejidad interna de éste, serán los elementos narrativos que acompañan la voz del omnipresente y despreocupado narrador - el mismo Hertzfeldt-.

Dividido en tres capítulos, el largometraje nos va mostrando el día a día de Bill, la relación con su ex-novia -su única amiga-, con su sobreprotectora y compleja madre, los problemas que empiezan a surgir después de un pequeño ataque, sus antecedentes familiares; las rutinas de un hombre común se traducen en la desesperación de una mente....en profunda lucha con el olvido. Con ecos metafísicos, sin olvidar el absurdo y negro humor de este autor, la película es una serie de reflexiones del mismo Hertzfeldt sobre la humanidad y a la vez, un relato desesperanzador, propio de esta generación.


Con una imagen que puede estar ligada perfectamente al mundo del cine experimental, principalmente el de Stan Brakhage, a ciertos ecos poéticos de Terrence Malick y obviamente a los universos lynchianos, también se suman sus gags de humor absurdo y la simplificación del dibujo, que no sólo es su línea característica, sino la que le deja crear estas particulares visiones, donde sale a relucir un humor oscuro pero inteligente en su concepción temática y visual.

Para crear estas imágenes Hertzfeldt, recurre a sus propios recursos, cámaras de 16 mm, sobreimpresiones, dibujo a mano y demás experimentaciones técnicas, que él mismo va creando en su casa/estudio; cada una de éstas no tiene un uso gratuito dentro de la puesta en escena, ya que, no sólo se integran a la narrativa sino como recurso mismo de la enfermedad y degradación mental de nuestro protagonista, es decir las imágenes puestas en escena, son los pensamientos de Bill. Estas múltiples imágenes en un sólo escenario, igualmente recuerdan o traen a la mente los primeros trabajos de Osamu Tesuka (realmente el cortometraje Macho) y obviamente de su competidor y amigo Bill Plympton.

El director, sabe mezclar de manera coherente e inteligente el humor propio de su trabajo con cierto dramatismo, que se ha ido impregnando en su obra; dramatismo muy bien pensado y desarrollado, sin alejarse de su estilo, donde la confusión y lo delirante son los protagonistas, muy parecidas a las pesadillas, visiones de Bill.



Una gran obra del director californiano, que demuestra sus capacidades tanto a nivel conceptual como estético y un verdadero independiente del cine, que como lo transmite a nivel visual con la obra de Brakhage o de Lynch, éste, se convierte en dueño y señor de su obra, obra que construye desde su única visión y perspectiva tanto como elemento fílmico como la exhibición, distribución y demás complejidades entorno "al después de" de la realización.

Hertzfeldt crea una obra tan singular y a la vez efectiva, somo sucedió con sus primeros trabajos, y la lleva a cuotas mayores con este largometraje, que se interna no solo en la psique de Bill sino en la de tanto hombre comunes, que sienten que su cabeza está siendo devorada por un pescado o las continuas veces que han sido arrollados por un tren, sus familiares.

No sólo es recomendable esta película, porque Hertzfeldt está considerado como uno de los mejores animadores contemporáneos y uno de los más influyentes, sino porque en este caso demuestra una sensibilidad que queda marcada en esas gotas de lluvia que caen sobre la ventana - cámara, y los closeups, los detalles del rostro de una mujeres bañada por la luz del sol, las secuencias dramáticas, y todo esto bajo la dinámicos fondos creados con tintes experimentales que el propio Hertzfeldt registra con su cámara, y los utiliza como parte esencial no sólo de la puesta en escena sino de la misma psicología del personaje. Una obra esencial en la filmografía del estadounidense y de la animación americana contemporánea. 

Zoom in: Además de recibir varios premios y nominaciones, para la crítica, fue una de las mejores películas de animación de ese año, quedando en segundo puesto, detrás de Frankeweeenie de Tim Burton.

Montaje Paralelo: Rejected (2000) - Bill Plympton 




No hay comentarios:

Publicar un comentario