24 ago. 2014

Beeld vor beeld: The devil´s lair


                                 "Los medios violentos nos darán una libertad violenta."
                                                                                                        Mahatma Gandhi 


El documentalista sudafricano Riaan Hendricks, tiene en su haber una veintena de trabajos audiovisuales en los que además de dirigir también ha editado y participado de diversas maneras; sin embargo, su reconocimiento se ha dado a través de los documentales observacionales, oscilando entre lo político y lo personal; un realizador que siempre está en los límites del género por su mirada de "realismo subjetivo" y la cercanía con sus protagonistas, como en el caso de The devil´s liar, el documental que pudimos observar en el Cineclub de la U. Central y la película de cierre de este festival - en la cual se contó con la presencia del productor Neil Brandt, el cual nos contó no sólo las complejidades de la producción, sino los límites éticos a los que se podía llegar con este trabajo, además de la realidad sudafricana, en especial la de esta zona y de cómo son tratados los criminales, así como tantas otras situaciones que en cierta forma, no se alejan de la realidad colombiana.-  


El documental nos muestra el día a día de Braimm, líder de una pandilla local en la comunidad de Cape Flats, hombre de familia, "drug-dealer", que junto a los Nice Time Kids, debe luchar contra otras bandas rivales, llevarle comida a sus tres hijos y demás situaciones que abarcan no sólo su oficio sino la contradicción misma de evitar que su familia quede en el medio de este problema.

Con ecos del cinema verité, este trabajo se convierte en el retrato de un hombre que no sólo es consecuencia de los problema de violencia en Ciudad del Cabo, sino de las mismas complejidades legislativas de este país; aún así, no se puede olvidar o dejar de lado, que es un retrato honesto de un hombre acostumbrado tanto a esta violencia como a los códigos de las pandillas, el honor y supervivencia que marcan la existencia de estos personajes.


Si en algo destaca este trabajo, es en su construcción visual, no sólo los claustrofóbicos planos sino la oscuridad de éstos, la cercanía de la cámara y lo cerrado de las angulaciones y encuadres, dándonos a entender tanto el encierro al que deben estar sometidos estos personajes como a la desesperanza en la que viven.

Otro elemento a destacar es el sonido, principalmente el ambiente, que se conjuga de forma inteligente en el montaje, generando tensión y entrando constantemente en contraste con la imagen, dándole mayor fuerza y generando a la vez cierto choque pero evitando una crítica o juicio de valor, es más un valor técnico o estético, que funciona bastante bien con esos planos cerrados y un montaje que se aleja de efectismos, y que más bien se decanta por mostrar esta realidad, en la que nos hacemos participes y testigos de esta familia, amigos y violencia, que parece ser el pan de cada día de esta comunidad, una de as más peligrosas del mundo.


Aunque el documental no intenta dar respuestas o consejos sobre qué debe hacer Braimm, y nunca cuestiona la vida de éste y su familia, finalmente los procesos de violencia, las heridas, su miedo a volver a la cárcel, hacen que el protagonista intente darle un nuevo camino a su vida, darle una luz de esperanza a su familia, pero todos sabemos - y el productor lo confirma- que no es un hombre que vaya a cambiar, su naturaleza y el ambiente mismo de crianza, de comunidad, han marcado a este padre de familia, vendedor de drogas, esposo, asesino y líder de una pandilla que cree en sus códigos muerte. 

Un documental recomendable por su misma estructura, por la complejidad del personaje, y porque desafortunadamente, es una realidad que conocemos, pero el tratamiento del director, no sólo es  neutral y bastante "humanista" con estas vivencias sino con el propio Braimm - que además de amigo, tuvieron la misma infancia -crianza-, pero cada uno escogió un camino diferente-, y aún así deja el suficiente margen para que el espectador se forme sus propia idea tanto de lo que sucede en Cape Flats, en Cape Town y en otras realidades tan cercanas a las nuestras.

Zoom in: Varios premios nacionales e internacionales, el más importante el PUMA Britdocs y tantos otros, todos en el genero documental.

Montaje Paralelo: La Sierra (2009) - Documental observacional -Pandillas


No hay comentarios:

Publicar un comentario