16 jul. 2014

Wakolda: El médico alemán



                                           “Como demonio poderoso
                                            levanto el vuelo desde las honduras de la noche.
                                           Soy un médico hábil: las muertes que causo no tienen límite…"*

                                                                 

La escritora, guionista y directora argentina Lucia Puenzo, no sólo ha colaborado con otros directores de su país sino que ha adaptado sus propios libros a la pantalla grande. Esta bonaerense considerada una de las mejores escritoras jóvenes, además del cine y la escritura, es una importante investigadora documental - ha realizado varios para la Unicef junto a otras temáticas- que además ejerce la Producción ejecutiva de diversos proyectos - incluyendo sus propias obras-.

Puenzo, hija del también cineasta Luis Puenzo, ya tiene en su haber cinco largometrajes, guiones, documentales e igual número de libros o novelas, de las cuales ha adaptado El niño Pez y en este caso, su última novela Wakolda, la cual  tradujo al lenguaje fílmico en 2013; siendo ésta, la obra que vamos a analizar a continuación.
  
Puenzo (izq.) junto al personal de la película y el actor Alex Brendemuhl (der.)
Wakolda o El médico Alemán, es la última producción de Lucia Puenzo, quien además de escribir el guión basándose en su propio libro e investigación, sobre la presencia de Josef Mengele en Bariloche, Argentina en el verano de 1960.

La película inicia en la desolada región de La Patagonía, presentándonos a los dos personajes principales de esta historia: un médico alemán (Àlex Brendemühl) y Lilith (Florencia Bado), una niña de doce años que no sólo encuentra fascinante al forastero sino que siente cierta atracción por este elegante y misterioso hombre, que se irá ganado la confianza de la familia de esta preadolescente cuando los sigue en Caravana y se instala en la hostería de éstos, a orillas del lago Nahuel Huapí, que será no sólo parte de la estancia de este hombre sino donde se desarrollará toda la trama de este thriller con tintes dramáticos. 

A medida que se va desarrollando la historia, que vamos viendo el pasado de esta zona turística, reconocemos en este hombre, en el médico alemán a Josef Mengele, uno de los mayores criminales de la historia; el médico nazi que experimentó con humanos y que estuvo obsesionado con la perfección y la belleza, siendo estas razones las que lo une a esta familia, principalmente a la madre embarazada (de gemelos) y de Lilith, una bella niña de "rasgos puros" pero con un cuerpo demasiado pequeño para su edad.

Puenzo, no sólo crea un retrato humano del " ángel de la muerte" - como fue llamado Mengele- sino la perturbadora relación -mezcla de admiración y recelo- entre este hombre y la niña, su entorno familiar y una especie de despertar a la madurez de ésta. Sin olvidar, que se hace un calco social de la realidad de la época y del sentimiento mismo de este hecho. 


Otro de los Puenzo, en este caso Nicolás, hermano de la directora, realiza la fotografía de esta película que toma como base los paisajes de esta zona patagónica, colores frío en su gran mayoría y poco contraste, apoyándose en la luz natural y en la sobriedad misma de los tonos y de la historia. 

La música de Andrés Goldstein y Daniel Tarrab, se adecuan a la progresiva tensión que se va desarrollando tanto en el choque entre los personajes como en el descubrimiento de quién es el médico alemán y toda la intriga alrededor de ésto, de la familia convertida en objeto de estudio por parte del encubierto Mengele, interpretado de gran manera por el español  Àlex Brendemühl, quien además de darle una personalidad y presencia, humaniza en cierta forma a este sádico personaje; igualmente son destacables los papeles de Florencia Bado, quien actúa por primera vez, de Elena Roger, quien es la contrapartida del alemán y los correctos personajes de Diego Peretti y Natalia Oreiro.

Otro elemento a destacar son las ilustraciones o libreta de apuntes del médico, que siendo un elemento decorativo, igualmente hace parte de la narración y se convierte casi que en otro personaje, no sólo por lo que cuenta, sino por la calidad de las ilustraciones y la composición de las mismas, que corren a cargo del dibujante e ilustrador argentino Andy Riva. 
  


Para terminar, no podemos dejar de lado la ambientación y diseño de producción de este filme, que se ajusta no sólo a la época sino a las mismas vivencias de los personajes, es decir, es un ambientación correcta en sus decorados, vestuario y demás apoyando también lo dramático y amenazante que cubre la hostería, al pueblo y habitantes.

Una película recomendable, correcta técnica y conceptualmente, con una historia que si bien no es perfecta y se soluciona de manera abrupta - aunque esté tomada de la realidad o de un hecho real- tiene grandes logros tanto en su narrativa, que a pesar de lo lineal, es bastante tensionante e incómoda no sólo por esa relación entre el médico y la niña sino por el mismo retrato humano de Mengele y su aparente afabilidad u obsesión por la belleza. Un trabajo más que interesante, de una cineasta que no conocía pero que si conocía de los premios de algunas de sus obras. Cine argentino de calidad y un thriller con todas las características del género, que por algo estuvo nominado en diversos festivales y aún nominado para los premios Oscar (en este caso para participar a Mejor película extranjera).   


Zoom in: Nominada en los premios Goya a mejor película hispanoaméricana, selección oficial de una cierta mirada en Cannes. Ganadora en diversas categorías en los Cóndor de Plata (Argentina). Exhibida en varios festivales del mundo.

Montaje Paralelo:  Nazis




*   Poema sobre Mengele escrito por un prisionero

No hay comentarios:

Publicar un comentario