12 jun. 2014

Drug War: El narcotráfico chino


                           "Se puede confiar en las malas personas, no cambian jamás."
                                                                                                           William Faulkner 


El director hongkonés Johnnie To, es uno de los directores más influyentes de la cinematografía oriental, con casi tres décadas en el oficio ha realizado toda clase de géneros, estilos y formatos donde prepondera, la acción, gángsters y violencia; To quien además de dirigir, produce sus proyectos a su gusto y necesidad con la Milkyway Image - productora cofundada con su habitual guionista Wai Kai Fai-; películas que no sólo gozan de la aprobación del público sino de taquilla, que además han sido seleccionadas en varias ocasiones para festivales internacionales, principalmente los europeos y en los Estados Unidos, donde este cineasta es una gran influencia para personajes como Tarantino y otros del cine de acción, que emulan sus coreográficas escenas, persecuciones, y los más importante, sus ambiguos y bien construidos personajes.   


Wai Kai- Fai y Yu Nai-Hoi, escriben esta película que cuenta la historia de un jefe del cartel de la droga, que tras ser arrestado y condenado a muerte por narcotráfico, cooperará con los policías que lo atraparon para evitar su condena. En esta búsqueda de un pez gordo del narcotráfico chino, veremos hasta que punto, el honor de estos hombres será puesto a prueba.

Como es habitual en el cine del hongkonés, el enfrentamiento entre enemigos siempre está contextualizado dentro de un respeto que choca con sus convicciones, que muchas veces sólo está basada en sobrevivir o cumplir con el deber, y en esta ocasión el director junto a sus guionistas llevan al extremo esta idea, con un personaje tan pragmático, cobarde y miserable en su propia convicción de supervivencia, que no sólo traicionará a amigos, enemigos sino a sus propias responsabilidades, personaje interpretado por Louis Koo, otro de los actores fetiches del director, que no sólo encarna a la perfección al narcotraficante Timmy Choi Ting-ming sino a sus propias contradicciones, ambigüedades y amorales convencimientos. 

Además de la excelente construcción de personajes, principalmente la de Timmy Choi y la del Capitán Zhang Lei (Sun Honglei), el estoico policía que no sólo cumple su deber sino que es capaz de asumir la personalidad de sus propios enemigos, es, su inteligente y estructurado guión, lo que tiene mayor peso en este largometraje de acción y suspenso policíaco.




Con una fotografía más bien plana, que principalmente está enfocada en el desarrollo de la historia y personajes más no interviniendo en éstos, el cinematógrafo Siu.keung Cheng - habitual director de fotografía de Johnnie To- pone a prueba un verdadero ejercicio técnico principalmente en exteriores - y las secuencias de acción- y en las tomas nocturnas, tal vez los elementos fotográficos más interesantes de esta película que se concentra en la actuaciones y en la evolución del suspenso.

Con un excepcional trabajo de cámara - uno de los fuertes del cine del hongkonés- y una dinámica puesta en escena que se complementa por un rápido montaje, que toma sus mayores cuotas en la parte final y clímax, donde toda la violencia y acción que se ha contenido durante el metraje, explota en esa secuencia, muy bien planificada tanto por los guionistas como por el propio To.



Aunque el cine de To me gusta, no todas sus películas me satisfacen, sin embargo, es un cineasta que logra darle una gran personalidad a sus personajes, un verdadero estudio psicológico, logrando ese choque entre bien y mal, que muchas veces se confunden por la necesidad del uno con el otro. Si bien es cierto, que su cine algunas veces pueda pecar de superficial o que narrativamente no profundice en los hechos, la progresión de ésta y  coherencia, está muy bien construida, reflejándose aún en sus violentas puestas en escena.

Con sus vicios y virtudes, una recomendable película de acción, con grandes actuaciones que se ajustan fielmente a persecuciones, rápidos movimientos de cámara, disparos y coreográfica violencia.   

Zoom in: Presentada en la apertura del Festival de cine de Roma
Nominada en el 7mo Asian Film Award ne varia categorías, principalmente mejor película y guión. 
Cold Eyes es el remake surcoreano de esta película.

Montaje Paralelo: Fulltime Killer (2001) - Una noche en Mongkok (2004)



2 comentarios:

  1. A mí las películas de Johnnie To casi siempre me encantan y ésta no podía ser la excepción, me parece increíble y sus personajes y la acción están en su máximo esplendor. Como nota al pie, la película está rodada en China Continental y los detalles de legislación, que son los que marcan la pauta de la historia, enriquecen un estilo forjado en Hong Kong pero que en esta ocasión se adapta al nuevo contexto.
    Jo, pienso en ella y me emociono un poco de nuevo x)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Con el cine de To, pasa algo curioso, son tan corta y siempre tengo tantas expectativas, que a la final aunque me gustan, no quedo del todo satisfecho, igual un gran trabajo el de este director, un saludo

    ResponderEliminar