2 dic. 2013

Live. Life. Dearest: Cine colaborativo colombiano


                       “Llegará un día que nuestros recuerdos serán nuestra riqueza.”
                                                                                                             Paul Géraldy



La productora Afasia Films y Juan Diego Escobar, han encontrado en la cultura libre, el cine colaborativo y la narrativa Transmedia, un medio para concebir un producto audiovisual de gran poética tanto en sus imágenes como en su propia narrativa; narrativa en donde la nostalgia forma una memoria colectiva, de un protagonista que puede ser el mismo director o cualquiera de nosotros, ya que  Live. Life. Dearest está hecha con "retazos" fílmicos en 8 mm de diversas personas de gran parte del mundo; cine transnacional e introspectivo, donde se contruye una película a través de otras, de las memorias de otros, de los recuerdos de muchos; son alrededor de mil productores asociados, quienes han legado a Juan Diego Escobar, un material que éste ha convertido o transmutado (digital y conceptualmente) a una historia en donde tiene cabida, los recuerdos, los sueños, la inocencia, la esperanza y básicamente, vivir los sueños de alguien más, como dice el director manizaleño.

Esta película de ficción, melancólica y lírica a partes iguales, está divida en cinco apartados como lo son: Tiempo, Máquina, Sueño, Nostalgia y Esperanza, narrada a tres voces en un tono poético, reflexivo e íntimo. Voces que suenan o que queremos que suenen como esos sentimientos, como esos estados que describe el director, y que son perfectamente asimiladas por Tom O ´Bedlam, Nicholas Bueno Davis y Saray Pavón, -una de las poetizas españolas más importantes-, narradores omnipresentes que junto a las bellas melodías de Kevin Macleod (compositor que ha hecho música para cerca de mil películas y que ha visto en los Creative Commons no sólo un resultado positivo para su trabajo sino para el de otros artistas) y los fantasmales sonidos, que se escuchan constantemente durante el metraje, forman una coherente construcción argumental reinterpretando esas imágenes en 8 mm, sin alejarse del lirismo en el que está impregnado este largometraje.



A esta película que se le han ido sumando homevideos, premios, muestra en festivales y, grandes profesionales del audiovisual mundial, como el productor Tim Van Den Hoff, el realizador de Timelapses Harley Gradey, y los mencionados anteriormente en la parte musical, narradores y demás conjugan perfectamente con la manipulación del director manizaleño, quien no sólo escribe, edita y realiza gran parte de las labores técnicas y artísticas de este material, que está entre el found footage, lo colaborativo y lo transmediático, ya no sólo como tecnología, sino como narración, plataforma y visión de cine, en la que todos podemos poner un grano de arena.

Esta iniciativa, que puede ser vista como una película pionera en su clase y una de las primeras de su estilo- tal vez no en el mundo - en Colombia, única en forma y fondo, una película adaptable tanto en su concepción, producción y masificación, que gracias tanto a los nuevos medios como a las estrategias de siempre, se ha alimentando de las participación del público, de críticos, de seguidores de la movida cinéfila, bloggueros y demás, que actúan directa e indirectamente en nombre de la misma pratica de este filme, la colaboración, el crowfunding, la transnacionalidad cultural, cinematográfica.



Aunque la película saldrá para el 2014, algunas personas tuvimos la oportunidad de ver este material, que no sólo es de gran calidad visual, narrativa o conceptualmente sino que nos da una idea de cómo se puede hacer cultura, a través de medios que no distan de prácticas como el trueque o la comunidad participativa, pero manejando las nuevas plataformas y opciones tecnológicas que se brindan día a día; obviamente partiendo de una gran idea, concepto que se refleja en cada uno de los elementos que construyen este audiovisual, que sabe utilizar la imagen como gran motor estético, tanto sus metraje en 8 mm, los diseños de Juan Ángel Macia- cercanas a las cortinillas que separan cada segmento-  los timelapses de Harley Grady, el montaje, la manipulación de éste, de tiempo y espacio, y obviamente esos grandes acompañantes sonoros tanto la música de Macleoad, y las voces que relatan los sentimientos de pérdida, nostalgia y esperanza, principalmente la voz inicial (la voz más grave, sosegada y melancólica) y la esperanzadora voz de la poetiza española.

Un material audiovisual, ficcional, argumental que muestra las múltiples posibilidades del cine, y que sabe perfectamente combinar una estética salida del videoarte, pero con la narratividad más clásica del narrador over, que narra desde la distancia, omnisciente y siendo a la vez el protagonista de sus propias palabras.

Un trabajo que es necesario ser visto; que, como su iniciativa, tendrá su estreno por la red, pero que no se descarta ser estrenado en salas alternativas y otros medios de proyección; pero un material que logra impactar y estar a la altura del medio que se le brinde, por que es un proyecto transmediático, pero que igualmente mantiene sus raíces de narrativa aristotélica, de sentimientos, de catarsis, y de haberse vivido ese momento en los sueños de otros.

Zoom in:     Varios premios, que consolidaron el proyecto de ser un cortometraje a un largometraje
Película financiada a través de las plataformas de crowfunding

Info+:  http://www.livelifedearestthemovie.com/
            http://afasiafilms.com/
            Twitter@livelifedearest
            Facebookhttps://www.facebook.com/LiveLifeDearest




* Este link/video está autorizado para las websites como muestra de este proyecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario