26 ago. 2013

CICLA 2013: Linha de Passe





                                 "La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, 
                                 sino por la multiplicación de los deseos."                                                                                                                                                                                    Platón

Los brasileños Walter Salles y Daniela Thomas, han trabajo en conjunto como directores en cerca de diez películas, entre largometrajes, documentales y cortos; aunque Salles, es uno de los directores más conocidos del Brasil y ha tenido cierto éxito con sus producciones internacionales, Thomas le ha acompañado, tanto en sus primeros trabajos, como en ésta, su última película producida y realizada en Brasil.


Cada uno de estos directores, con sus éxitos y diversas labores, que han dejado en alto al cine lationaméricano, tienen detrás de ellos, unas historias familiares de gran renombre y que de una u otra forma han permeado en su trabajo; Salles, es hijo (del ya fallecido) banquero, político y filantropo Walter Moreira Salles, y la cineasta Daniela Thomas, es hija del caricaturista Ziraldo Alves Pinto y del compositor nominado a Globo de Oro Antonio Pinto, además de estar casada con Gerald Thomas, y ser considerada una de las escenógrafas  más importantes de espectáculos brasileños.


Las colaboraciones de estos dos cineastas, han rendido frutos tanto en premios como en nominaciones, y finalmente comparten una opera prima, segmentos de cine y un complemento en el plano cinematográfico.



Desafortunadamente fue la única película que pude ver de la CICLA (Cita con el cine latinoamericano) 2013, una selección de 16 películas de cierto éxito y público, además del lanzamiento de tres publicaciones con el cine latinoamericano como base.

Aunque conocía el trabajo de Walter Salles, con sus Diarios de Motocicleta y el irregular remake de Dark Water, ésta es la primera película brasileña que veo de este director, y que comparte la dirección con Daniela Thomas; una producción con una excelente banda sonora y musicalización a cargo de Gustavo Santaolla (Amores Perros), y escrita a seis manos por los propios directores y Bráulio Mantovani (Guionista ganador con Ciudad de Dios y Tropa de élite, además de ser camarógrafo y director asistente  del genial  Animador y cineasta experimental Zbigniew Rybczyński); con un guión que no se aleja del cine social, y que pone de fondo a las Favelas, la pobreza, la familia, el fútbol y los deseo como ejes narrativos. 

Con el rotulo de película inspirada en hechos reales, con esencia a documental (o cinema verité, prncipalmente la fotografía de Mauro Pinheiro Jr. en varios tramos), nos encontramos con un largometraje en donde el fútbol parece ser la salida de unos de los cuatro hermanos que conviven con su madre embarazada, en una de los tantos barrios periféricos de Sao Paulo, la pobreza, la falta de oportunidades y sus conflictos internos también deben convivir con sus propias decepciones, alegrías y esperanzas.


Un largometraje en donde las actuaciones y el drama priman, principalmente el papel de Sandra Corveloni, quien fue galardonada como mejor actriz en Cannes; y las historias personales de cada uno de los personajes, que van desde un aspirante a futbolista que ve que sus oportunidades se reducen al acercarse a su mayoría de edad, un motomensajero con un hijo, que debe hacer lo mismo que tanto miles de motociclistas, un pastor cristiano con un oscuro pasado, y un niño que desea ejercer el mismo oficio de un padre que desconoce; todas estas historias conviven en el mismo espacio, del pequeño departamento en una de las tanta favelas -barriadas- latinoamericanas. 

Sin ser una película esperanzadora o que tape la realidad con moralejas o salidas fáciles, es un largometraje, que no se puede desprender de su etiqueta de cine social, y mucho menos evitar ser catalogada dentro de la pornomiseria, sin embargo, la dirección de Salles y Thomas, y su pericia en ciertos pasajes evita que caiga en tal categoría, y el tema del fútbol como eje narrativo, suaviza ciertas escenas y la degradación en la que posiblemente, se habían podido mostrar a los personajes.



Aunque es una película correctamente dirigida, con un guión bien estructurado, y logradas actuaciones, no sólo no se pude desligar de sus rastros de miserabilismo, sino que no llega a proponer nada frente al tema, o generar narrativas o alternativas tanto en su argumento como en sus visiones o mirada cinematográfica.


Zoom in: Festival de Cannes Mejor actriz (Sandra Corveloni)
Montaje Paralelo: Ossos (1997) - Cine Social
Película Completa:  Linha de Passe  (Portugués)


2 comentarios:

  1. Tengo pendiente ver esta y otras de ambos juntos, he visto a Salles solo, de él su mejor película, la que le hizo famoso es Estación Central. No se ve buena esta pero espero verla, quizá me sorprenda, aunque no me llama mucho el cine social y el miserabilismo deprime, aunque no faltan excepciones, y el cine social tiene tanta cabida en el cine latino.

    El documental de las 12 lunas lo vi y hasta le hice preguntas a su directora que fue muy amable e inteligente en sus respuestas pero no me convenció tanto como filme, aunque tiene cosas rescatables, como algunas costumbres y bailes, la idea del encierro entre otras. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Digamos que esta película de Salles/Thomas, está bastante lejos de ser una gran obra, pero tiene bueno recursos; frente al documental, pues obviamente cada quien tiene su propia opinión, y cada una es igual de valida; sin embargo, que se vena documentales colombianos, en salas de cine y no sólo en festivales, es muy bueno para ese tipo de obras audiovisuales; igual sigo pensando que es un gran documental, con todo y sus limitaciones, un saludo

    ResponderEliminar