25 nov. 2012

La Diligencia: La travesía de un género


La época dorada del cine de Hollywood está demarcada por los géneros cinematográficos, géneros que marcaron pautas y estilos narrativos, concepciones técnicas y planteamientos de calidad, entretenimiento y del llamado "Star System", o la configuración de iconos a través de estas películas. Y si vamos a hablar de iconos, el "western", tuvo grandes representantes y figuras, que por antonomasia se refieren al género; estas figuras fueron John Ford y John Wayne, personajes que modelaron y "reconfiguraron", un género que venía en cierta decadencia, y lo establecieron como el género épico y de grandilocuencia fílmica americana.

La colaboración entre estos dos personajes, dieron como fruto, una gran cantidad de obras primordiales del cine americano y mundial, que forjaron leyendas dentro y fuera de la pantalla, leyendas de hombres recios, viscerales, y un estereotipo de la figura heroica americana, reflejada en los papeles de Wayne (el héroe solitario) y en las ideas o "alterego" de Ford.

La Diligencia, considerada por la crítica como el mejor o uno de las mejores western, también da inicio a la carrera de Wayne, y al fortalecimiento del género, además su marcada iconicidad, serán fundamentales para el cine de Hollywood, y referencia e influencia absoluta, desde la música popular del siglo 19 hasta la simbólica imagen del Monument Valley, unas montañas tan importantes para el género, como los "apaches", la venganza y los vaqueros.

Rodaje de La Diligencia: John Ford sentado al lado de la cámara y John Wayne junto a Claire Trevor

Hablando específicamente sobre la película Stagecoach, es la visión de una época marcada por la violencia, la venganza, lo salvaje y la hipocresía de una sociedad conservadora y acusadora, la cual, Ford, supo reflejar en los nueve personajes que van en la diligencia, una travesía hacía los mismos conflictos de la época,  la humanidad y del género cinematográfico. Personajes que logran traducir las vivencias y las problemáticas de la era; y de fondo el Monument Valley, silencioso observador de las tensiones entre nueve personas tan variopintas como diferentes, del conflicto con los nativos americanos, de la venganza y obviamente del amor, que a final de cuentas está presente en el cine de Ford.


La película no sólo está bien planteada argumentalmente, sino que logra establecer las conexiones de esta "minisociedad" que se dirige por un camino de transformación; transformación del género, de Ringo (el personaje de Wayne), de Wayne como icono de un género y de Ford como establecimiento de uno de los mejores directores de cine.

Todos los elementos y bases técnicas, estéticas y narrativas del Hollywood clásico, se plasman en el filme de Ford, desde la dramática pero realista fotografía de Bert Glennon, los movimientos de cámara, principalmente los travelling que muestran la travesía de la diligencia, y la excelente presentación de John Wayne, un acercamiento al personaje no sólo como el principal sino un movimiento de cámara, que muestra la desazón de Ringo, y todo a través de un desenfoque que se corrige y un acercamiento al rostro de Wayne. Una música que parece hecha a la medida de las situaciones, situaciones que definitivamente se sustentan gracias a las excelentes actuaciones de un importante plantel de secundarios, que no se dejan opacar por la naciente estrella de Wayne, y afrontan sus papeles como reflejos de las diversas características del lejano y salvaje oeste. 


Aunque de Ford y Wayne, siempre se criticará, que se muestre a los indígenas, no sólo como los antagonistas sino como desalmados y brutales asesinos (y esta no es la excepción), en este caso es la sociedad y los personajes, los antagonistas, antagonistas de la moralidad que pregonan, de la segregación de clases, del capitalismo arrollador reflejado en el banquero, y en otras múltiples concepciones que cada uno de los personajes muestra en su faceta, a medida que la diligencia de dirige a un destino, donde la venganza y la vergüenza tienen un sitio establecido.


Zoom in: Nominada a varios Oscar, ganadora en dos categorías: mejor actor secundario y banda sonora.
Primera de muchas colaboraciones entre John Wayne y John Ford

Montaje Paralelo: Western

No hay comentarios:

Publicar un comentario