4 jul. 2012

Calvo, gordo y bajito


Las salas de cine alternativo del país (entiéndase Cinemateca - Cineclubs) re-estrenaron este largometraje de animación, que bajo la técnica de "rotoscopia" nos cuenta las peripecias de una tímido y ensimismado personaje llamado Alvaro Farfán (Alvaro Bayona), un asalariado, solitario y con pocas cualidades físicas y sociales.


Más allá de su artesanal (digital) trabajo, y de la pericias para sacar adelante este proyecto; esta película juega con obvias influencias televisivas, novelas gráficas y cultura pop (El crítico, American Splendor y George Costanza) con la idiosincrasia colombiana, sin caer en el "miserabilismo" o el patetismo de algunos directores "venticincodeciembrunos" del país.


Es un trabajo destacado, sin ser una genialidad; por que finalmente es un trabajo absolutamente independiente y alejado de tópicos (más no de estereotipos), con lugares comunes sin nacionalismos, regionalismos o manipulaciones patrioteras de mal gusto. Técnicamente, no es la animación más correcta o precisa, pero logra cierta empatía con sus defectos y virtudes; su guión o mejor su historia, que en cierta medida es la que tiene mayor solidez, es el punto fuerte que logra complementar la animación.


Aunque, en un principio creería que la animación o el rotoscopiado sobraría, finalmente la ausencia de ésta, le quitaría la esencia del filme. Un trabajado correcto, con algunas pinceladas de humor (muy colombiano), que su director Carlos Osuna,- quien también está en la producción, animación y edición- saca adelante y se mueve en terrenos que pocas veces, se ve en el cine colombiano, como lo es la animación rotoscopiada; que no le quita peso a las actuaciones, principalmente la de Bayona, quien no sólo es el protagonista sino el alma misma del largometraje.


Zoom in: Primer largometraje en rotoscopia colombiano


Montaje Paralelo: American Splendor (2003) - Waking Life (2001) - Seinfield (George Costanza) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario