28 jun. 2012

Texto: Filosofía de la Fotografía


FILOSOFÍA DE LA FOTOGRAFÍA1
Tomás González

¿Qué papel han jugado las imágenes en la historia de la humanidad y cuál es el papel específico que las imágenes técnicas desempeñan en la cultura contemporánea?
Éstas son dos de las cuestiones fundamentales del pensamiento filosófico de Vilém Flusser. Flusser nació en 1920 en Praga. En 1939 se exilió en Brasil, del que volvió en1972. Sus trabajos se publicaron en los años ochenta y noventa. Murió en 1992. Se dedicó a analizar la creación fotográfica contemporánea, pero, en este ensayo que reseñamos, no trató de analizar el medio fotográfico sino la historia y la cultura con el pretexto de la fotografía. La lucha del fotógrafo contra el “aparato” representaba, para él, la lucha del hombre por defender su libertad. Someternos al “aparato” nos hace “funcionarios”, mientras que subvertirlo nos haría “artistas”.

La imagen es una reducción de las cuatro dimensiones de espacio y tiempo a las dos de la superficie. Esta capacidad de abstraer y de reproyectar, es decir, de cifrar fenómenos en símbolos y de leer estos símbolos, se llama "imaginación". Si nos proponemos profundizar en el significado de la imagen y reconstruir las dimensiones abstraídas, tendremos que pasear la mirada por la superficie, explorarla, "escanearla".  Al escanear, la mirada sigue un rumbo complejo marcado, por una parte, por la estructura de la imagen y, por otra, por las intenciones del contemplador. El significado  de una imagen muestra la síntesis de dos intenciones: la que muestra la imagen y la del  contemplador, de manera que las imágenes no son complejos simbólicos "denotativos", sino "connotativos", y admiten diversas interpretaciones.

Este espacio-tiempo propio de la imagen no es otra cosa que el mundo de la magia, un mundo en el que todo se repite y todo participa de un contexto significativo.  Ese mundo se distingue estructuralmente de la linealidad histórica, en la que nada se repite y todo tiene causas y acarrea consecuencias. Por ejemplo: en el mundo histórico  el amanecer es la causa del canto del gallo, mientras que en el mundo mágico el amanecer significa el canto del gallo y el canto del gallo significa el amanecer. El significado de las imágenes es mágico. El carácter mágico de las imágenes debe tenerse  en cuenta a la hora de descifrarlas. Es un error tratar de ver en las imágenes sucesos  congelados. En realidad, ellas sustituyen los sucesos por situaciones y los traducen en escenas. En lugar de representar el mundo, lo desfiguran, hasta que el hombre finalmente empieza a vivir en función de las imágenes que crea. Deja de descifrar las imágenes para proyectarlas indescifradas al mundo de afuera. Esta inversión de la función de la imagen puede llamarse "idolatría", y actualmente podemos observar cómo  se produce: las imágenes técnicas que nos rodean omnipresentes están reestructurando  nuestra "realidad" mágicamente. Se trata básicamente de un "acto de olvido". El hombre olvida que ha sido él mismo quien generó las imágenes para orientarse en el mundo. Cuando pierde la capacidad de descifrarlas, empieza a vivir en función de sus propias imágenes: vive sumido en una alucinación colectiva. Por ejemplo: en la religión griega esta forma de alienación del hombre respecto de sus imágenes parece haber alcanzado dimensiones críticas. Los filósofos griegos intentaron recordar la intención original con la que se habían creado las imágenes. Intentaron rasgar las pantallas para abrirse camino al mundo detrás de ellas. Su método consistía en arrancar los elementos de la imagen de la superficie para enfilarlas en líneas: inventaron la escritura lineal. Así codificaron el tiempo circular de la magia en el tiempo lineal de la historia. Fue éste el inicio de la"conciencia histórica" y de la "historia" en el sentido estricto. En lo sucesivo la conciencia histórica se opondría a la conciencia mágica, una pugna reflejada en el empeño de los profetas judíos y de los filósofos griegos (especialmente Platón) de combatir las imágenes. Esta lucha de la escritura contra la imagen, de la conciencia histórica contra la magia, marca toda la historia del pensamiento. Con la escritura se introdujo una nueva capacidad en la vida, que puede llamarse "pensamiento conceptual" y que consiste en abstraer líneas de superficies, es decir, en crear textos y descifrarlos.

El pensamiento  conceptual es más abstracto que el imaginativo, pues abstrae de los fenómenos todas las dimensiones, excepto la recta. De este modo, el hombre se distanció un paso más del mundo. Los textos no significan el mundo, sino que significan las imágenes que rompen. Por lo tanto, descifrar un texto es lo mismo que descubrir las imágenes que el texto significa. Los textos tienen la finalidad de explicar las imágenes, y los conceptos, la de hacer concebibles las representaciones. Por tanto,  los textos son un metacódigo de las imágenes.

Tenemos que preguntarnos por la relación entre los textos y las imágenes. Es ésta una cuestión crucial de la historia. En la Edad Media se manifiesta la lucha del cristianismo fiel al texto contra los idólatras, es decir, los paganos; mientras que en la  Edad Moderna está representada por la lucha de la ciencia contra las ideologías vinculadas a las imágenes. La lucha es dialéctica. A medida que el cristianismo combatía el paganismo, absorbía imágenes y se hacía pagano; y a medida que la ciencia combatía las ideologías, absorbía representaciones y se hacía ideológica. Este fenómeno tiene la explicación siguiente: si bien los textos interpretan las imágenes para disolverlas, también las imágenes ilustran los textos para hacerlos imaginables. Es verdad que el pensamiento conceptual analiza el pensamiento mágico para aniquilarlo, pero el pensamiento mágico se instala en el pensamiento conceptual para darle significado.

Al igual que la finalidad de las imágenes es mediar entre los hombres y el mundo, la finalidad de la escritura es la de mediar entre los hombres y sus imágenes pero, como  sucedía a las imágenes que podían desfigurar el mundo, le sucede a la escritura que puede desfigurar las imágenes en lugar de representarlas, interponiéndose entre el hombre y sus imágenes. Cuando pasa esto el hombre es incapaz de descifrar sus textos y  de reconstruir las imágenes que designan. Al quedar los textos irrepresentables, inaprensibles en imágenes, el hombre empieza a vivir en función de sus textos. Se produce una "textolatría", que no es menos alucinatoria que la idolatría. El cristianismo y el marxismo son ejemplos de textolatría o "fidelidad al texto". En estos casos los textos se proyectan al mundo exterior, y éste se experimenta, se reconoce y se evalúa en  función de estos textos.

La textolatría alcanzó su culmen en el siglo XIX. Concretamente, puso fin a la historia. La historia es, en rigor, una continua transcodificación de imágenes en conceptos, una continua explicación de representaciones, una continua desmagificación.

Pero si los textos se hacen irrepresentables, no quedará nada que explicar, y la historia  termina. En esta crisis de los textos se han inventado las imágenes técnicas con el fin de  volver a hacer representables los textos, de cargarlos de magia y de superar así la crisis  de la historia. Ambos, el texto y la imagen, son medios. Tienen la finalidad de mediar  entre el ser humano y el entorno, así como entre los seres humanos. Ambos están sujetos a una dialéctica interna: se ponen delante de lo que han de representar, y estorban a la vez que median. Además, existe una contradicción entre ambos: las imágenes hacen imaginable ("ilustran") lo que cuentan los textos, y los textos hacen concebible ("cuentan") lo que representan las imágenes.


El animal está inmerso en un entorno cuatridimensional, esto es, en un mundo de cuerpos que lo asedian. Estos cuerpos son comestibles, cubribles o peligrosos. Todo lo que no se ajuste a estas tres categorías no asedia al animal y, por tanto, no forma parte de su entorno. Pero el ser humano tiene manos con las que retener el asedio de los cuerpos. Extender la mano hacia el entorno es el primer acto. Este acto es una abstracción: abstrae el asedio y el tiempo del entorno. Esta abstracción abre un abismo: en un lado está la situación objetiva, y el otro, el hombre cual sujeto de la situación. La "cultura" o los objetos informados son la consecuencia: cuchillos de sílex, por ejemplo.

La cultura es lo intermediario entre la situación y el ser humano por encima del abismo.Las manos no actúan a ciegas, sino bajo el control de los ojos. La coordinación entre mano y ojo, entre mirar y actuar, entre "teoría" y "práctica", es un tema fundamental de la existencia humana. Hemos tardado millones de años en aprender a mirar primero y actuar después, a formarnos, antes de actuar, una imagen del objeto sobre el que vamos a actuar. La dificultad al hacerse una imagen está en que los ojos sólo ven la superficie de los objetos. Tuvimos que aprender a abstraer la profundidad de los objetos y a plasmar en dos dimensiones el resultado de esta abstracción; en las paredes de una cueva, por ejemplo. Después de aprender a hacer imágenes, éramos capaces de construir un mundo imaginario que pudiera mediar entre nosotros y la situación objetiva. Este mundo imaginario nos representaría la situación y nos serviría de modelo para nuestros actos. En las imágenes, los objetos representados se relacionan de forma significativa.

Se designan recíprocamente. Son iconos e índices. Y esta designación recíproca muestra la situación. Esta situación ya no es inmediata, sino comprensible únicamente a través de las representaciones. Una representación recibe su significado de otra representación y otorga a esta otra, a su vez, un significado. El significado de las imágenes es mágico (la parte evoca el todo en el icono; el efecto evoca la causa en el índice). Por este motivo, las imágenes no permiten concebir la situación más que mágicamente. La estructura mágica de la imagen encubre la situación que la imagen representa. Pasaron decenas de miles de años hasta que aprendimos a superar esta magia inherente a las imágenes, a explicar las imágenes, a contar y relatar las representaciones contenidas en la imagen y a concebir la imagen. Tuvimos que aprender a arrancar las representaciones de su superficie con los dedos para colocarlas en fila y, en lo sucesivo, para contarlas y  relatarlas. Después de aprender a colocarlas en fila, es decir, después de aprender la escritura lineal, ya sabíamos construir un mundo conceptual compuesto de textos, para  que mediara entre nosotros y el mundo imaginario; en Ugarit, por ejemplo. El hombre histórico concibe lo que se imagina a través de los textos para poder comprender y tratar la situación, gracias a las ideas concebidas,  no de forma mágica (causalidad por semejanza) sino de forma lógica (causalidad por identidad y diferencia).

Los textos son líneas lógicas de conceptos enhebrados a modo de ábaco. El orden de los conceptos obedece a unas reglas de las sintaxis, reglas de la  lógica o reglas de las matemáticas. Estas reglas son convenciones (los conceptos son símbolos que ya no tienen relación con los objetos que designan, como sí la tienen los iconos y los índices, sino que tienen relación con un código nacido del acuerdo o convenio entre los sujetos consistente en creer saber qué cosas son idénticas, es decir, tienen la misma causa y qué cosas son diferentes, es decir, tienen diferentes causas). Son reglas de escritura u ortográficas, como lo es, por ejemplo, la regla de escribir de izquierda a derecha. En su calidad de intermediarios entre el mundo imaginario y el ser humano, los  textos imponen su estructura convencional al mundo que han de facilitarlos. Hemos tardado tres milenios y medio en aprender que las regularidades descubiertas en el universo concebido (por ejemplo, las concatenaciones causales) eran proyectadas por la estructura textual y que concebíamos el mundo a través de la estructura de los textos, del mismo modo del que lo había concebido el hombre prehistórico a través de la estructura de las imágenes. Este conocimiento era tan difícil de conquistar porque el mundo concebido de forma lógico-matemática había permitido desarrollar una técnica realmente eficaz (por cierto, al igual que el mundo imaginario había engendrado una magia realmente eficaz).

Para poder fabricar imágenes técnicas (por ejemplo, fotografías), primero tenemos que inventar aparatos capaces de calcular y de procesar los puntos inasibles, inimaginables e inconcebibles para nosotros. Cuando estos aparatos se hayan inventado, con un funcionamiento, si cabe, automático, surgirá un mundo imaginario secundario que nos permitirá de nuevo concebir, imaginar, asir y transformar la situación. Ésta es nuestra situación actual según la hipótesis de la historia humana que aquí se utiliza. La especie  Homo Sapiens Sapiens emergió de su situación cuando abstrajo de ella la profundidad. El ser humano histórico emergió del mundo de su imaginación cuando abstrajo de él la anchura. Y nosotros estamos en vías de emerger de nuestro mundo conceptual al abstraer de él la longitud. Cinco escalones: el cuatridimensional del espacio-tiempo, el tridimensional de los instrumentos de piedra y hueso, el bidimensional de las imágenes, el unidimensional de los textos y el de cero dimensiones de las imágenes técnicas compuestas de puntos, a modo de mosaico. En el primer escalón no existe el medio: el animal está directamente inmerso en su entorno. En cada uno de los escalones emergentes, sin embargo, los productos fabricados (instrumentos, imágenes, textos e imágenes técnicas) tienen la misión de mediar entre el hombre "existente", alienado en su entorno, y su entorno perdido, por encima del abismo de la abstracción. El instrumento está dirigido hacia el entorno para informarlo y para convertirlo en "cultura", en situación humana. La imagen está dirigida hacia la situación para representarla y para abarcar sus relaciones, convertirla en escena. El texto está dirigido hacia la escena para concebirla y para dividir sus relaciones en procesos, convertirla en mundo conceptual. La imagen técnica está dirigida hacia el mundo conceptual para volver a hacerlo imaginable y para reunir los puntos, disponerlos en superficies. El instrumento designa el entorno, la imagen designa la situación, el texto designa el mundo de las imágenes y la imagen técnica designa el mundo conceptual. La imagen técnica no designa el entorno más que por mediación de los textos, de las imágenes y de los instrumentos. La suposición de que la imagen técnica designe inmediatamente el entorno es un cortocircuito. En el ser humano surgen de forma escalonada nuevos niveles de conciencia que le permiten desalienarse. Propongo llamara estos niveles de conciencia emergentes poder de acción, poder de representación, poder de concepción y poder de imaginación. Las fotos, películas, vídeos y hologramas son productos de un nivel de conciencia que antes no era ni imaginable ni concebible. El gesto de fabricar imágenes produce poder de representación, y el poder de representación se refuerza por la fabricación de imágenes. El gesto de escribir produce  poder de concepción, y el poder de concepción se refuerza por la escritura. El gesto de  fabricar imágenes técnicas produce poder de imaginación, aunque, como no hemos hecho más que empezar a fabricar tales imágenes, todavía no somos capaces de prever  un poder de imaginación plenamente desarrollado. Las imágenes técnicas que se generan actualmente deben considerarse como precursoras; el "mundo imaginado" sólo está en vías de formación.

En la  segunda mitad del segundo milenio antes de Cristo se inventó el alfabeto, y en la primera mitad del siglo XIX, se inventó la fotografía. La escritura lineal fue inventada por comerciantes. El problema consistía en expedir facturas, listas de almacenaje y listas de cargamentos. Se trataba de contar. Para poder contar, es conveniente colocar en fila los objetos del recuento. La escritura calculatoria es una doble abstracción de imágenes: abstrae de la imagen la anchura, al desarrollar su superficie en líneas, y la representación, al simplificarla. El recuento conduce al relato.

El texto relata imágenes y traduce escenas en procesos. Concibe acontecimientos allá donde la imagen representa escenas. El hombre tardó mucho en descubrir que con la escritura, además de contar, se podía relatar. Mucho tiempo tuvo que pasar hasta que el  nivel de conciencia histórica y conceptual pudo surgir del gesto de la escritura. El hombre no pudo aprender a escribir hasta mucho tiempo después de inventar la escritura. Los primeros escritores plenamente conscientes fueron los presocráticos y los profetas judíos. Ellos eran conscientes de desarrollar las imágenes y de traducir, por tanto, las relaciones mágicas entre las representaciones de la imagen en relaciones procesuales entre los conceptos de un texto; conscientes de relatar imágenes para deshacerlas, y conscientes de estar comprometidos en combatir las imágenes. Ese compromiso de los filósofos y los profetas en contra de las imágenes se explica por la dialéctica consustancial a las imágenes. Las imágenes encubren lo que han de representar. Se vuelven intransparentes para la situación que designan. Los seres humanos viven en función de sus imágenes. Ya no se orientan en su entorno con la ayuda de imágenes, sino que se orientan en la imagen mediante el entorno. Es ésta una locura que los profetas llaman "idolatría", adoración de imágenes, y que Platón combate con vehemencia. Los profetas y los filósofos escriben para hacer trasparentes las imágenes, para destruirlas y así emancipar al hombre de la locura de la magia. Ellos saben que la escritura es un gesto iconoclasta, un gesto de la conciencia histórica. La sociedad se dividirá en dos capas, una capa alta de Litterati (clero), que se orienta por textos, y una amplia capa baja de analfabetos, que viven prehistóricamente y se orientan por imágenes. Esta escisión se hace patente tras el ascenso del cristianismo al poder. La capa orientada por textos se llama "cristiana", y la capa orientada por imágenes, "pagana". Esta situación se interrumpe con la invención de la imprenta y, más adelante, con la introducción de la enseñanza general obligatoria, la historia cambia de carácter.

Los textos llegan a ser más baratos y mecánicamente multiplicables y se difunden primero entre la burguesía y, más tarde, entre todas las capas de la sociedad. A su paso, desplazan las imágenes de la vida cotidiana. Las imágenes quedan envueltas en el aura  de las "Bellas Artes" y se confinan a los museos y academias. Se generan las ciencias, la  técnica, la Revolución industrial, en suma: el progreso es la consecuencia de estos textos liberados del freno de las imágenes. La Edad Moderna.

Los textos así emancipados de las imágenes se dividen desde comienzo del siglo XIX, a su vez, en dos ramas. Una rama se dirige a  la capa antiguamente informada por  imágenes y ahora dotada de una conciencia histórica rudimentaria. Este tipo de texto, con fuerte carga mágica, sustituye las imágenes abandonadas por una literatura barata, es decir, la idolatría por una textolatría gracias a la cual la magia se transforma en ideología. La otra rama se mantiene para la capa social alfabetizada antes, engrosada ahora por la burguesía, pero va produciendo textos cada vez menos representables.

Como la función de los textos ya no es la explicación de las imágenes, sino la obediencia a la inercia dinámica de sus discursos, generan unos universos cada vez más conceptuales (por ejemplo, el universo de las ciencias naturales). Por tanto, la escritura  ha perdido su función original de desmagificar  las imágenes. La primera rama de textos  conduce a una locura semejante a la idolatría, a saber, a la locura ideológica, en la que  los seres humanos actúan en función de textos. Y la segunda rama genera conceptos inimaginables, esto es, "vacíos". La historia en sentido estricto, entendida como la dialéctica entre poder de representación y poder de concepción, ha terminado. En este  punto final de la historia se inventó la fotografía, es decir, las primeras imágenes técnicas. En realidad surgió con la fotografía un nuevo nivel de conciencia, el del poder de imaginación, dando lugar a una revolución cultural comparable únicamente a la que estalló en el Mediterráneo oriental en el segundo milenio antes de Cristo con la invención del alfabeto.

Este universo de las imágenes técnicas no se basa en la situación, sino en el mundo conceptual desintegrado, y su intención no es la de abstraer de la situación, sino  de concretar el mundo conceptual desintegrado. Su intención es hacer ese mundo imaginable y, en conclusión,  experimentable; dar sentido a su absurdo. Las imágenes técnicas son proyecciones: en ellas coinciden el "sentido" y el "significado". Las imágenes técnicas son guías por las que orientamos nuestro comportamiento. Son modelos. Y para los modelos no es importante si designan algo "real". La distinción que debe hacerse es entre concreto y abstracto, y el universo imaginado es una concreción de lo abstracto. "Imaginar" equivale a concretar lo abstracto. La fabricación de imágenes técnicas es un gesto de concreción de lo abstracto mediante el cálculo y el cómputo. Éste es el nuevo nivel de conciencia al que estamos ascendiendo. Sobrevivirá, a pesar del predominio de las imágenes técnicas, la escritura lineal de signos de escritura lógica e ideográfica sobre todo  en los textos matemáticos y de programación de ordenadores. El alfabeto es un código que se está quedando obsoleto. En suma: la función de los textos como código universal ha terminado, porque las imágenes técnicas constituyen un código universal imperialista que no tolera ningún otro código; los textos serán códigos para especialistas al servicio del código universal de las imágenes técnicas (las imágenes mudas, sólo visuales, las fotos y las imágenes sonoras, audiovisuales, todas las demás). Esto es; el poder de concepción dejará de ser un bien común y quedará reservado a una élite que fabricará las imágenes.

El citado diagnóstico y pronóstico vaticina, pues, una escisión en la sociedad, que ya se está iniciando y que se asemeja a la escisión medieval. Por un lado, tendremos a una élite que sabrá escribir (aunque, en esta ocasión, se trata de una escritura puramente de símbolos del tipo de los textos matemáticos, lógicos y del "lenguaje" de los ordenadores) y, por el otro, una masa iletrada que se orientará en función de imágenes (aunque, en esta ocasión, en función no de imágenes representativas o tradicionales sino de imágenes técnicas o imaginaciones programadas). Esta escisión es prevista por muchos críticos culturales y ya tiene nombres: "tecnocracia", "totalitarismo de los aparatos". Los síntomas apuntados por estos críticos que prueban dicha escisión es el hecho de que la élite defina unas disciplinas cada vez más especializadas y el hecho de que entre el resto de la humanidad surja una cultura de masas.

A pesar de eso, opino que este juicio es equivocado. Si no me lo pareciera, no habría escrito el presente texto. Admito que en un futuro cercano será una empresa estéril intentar escribir de la misma manera que antes del surgimiento de las imágenes técnicas; es más, quizá ya hoy mismo el deseo de escribir y publicar textos parezca un arcaísmo conmovedor, ante la existencia de discos de audio y vídeo. Aun así, estoy convencido de que la fabricación de textos, si bien de textos diferentes a los convencionales, seguirá siendo una forma de comunicación universal. Lo creo porque las propias imágenes técnicas la reclamarán. Así, el surgimiento de la escritura lineal y de la conciencia conceptual no ha provocado la supresión de las imágenes o del poder de representación, sino, por el contrario, una verdadera explosión de imágenes facilitada  por el poder de representación enriquecido por los conceptos, puesto que las imágenes y el poder de representación tenían que defenderse de los ataques de los textos y del pensamiento conceptual. Algo parecido es de esperar ante el actual surgimiento del nivel de las imágenes técnicas y del poder de imaginación. "Concebir" equivale a criticar imágenes. Ahora bien, sostengo que las imágenes técnicas nos incitan a la crítica al menos con la misma vehemencia que lo hicieron las imágenes tradicionales en la época de los profetas y los filósofos. La locura de la idolatría que en aquel entonces emanaba de las imágenes es perfectamente comparable con la fascinación que ejercen hoy las imágenes técnicas. Por eso, estas imágenes técnicas nos desafían a actuar de profetas y de filósofos ante ellas. Naturalmente, no tenemos que combatir representaciones mágicas, como hicieron los profetas y los filósofos de entonces, sino imaginaciones programadas.

La escritura se hizo necesaria cuando el poder de representación amenazaba con  convertirse en alucinación. El poder de representación era tal que se escribía para no volverse loco. Este modo de escritura hoy ya no es necesario ni es posible, pues nuestro  poder de representación se sometió a nuestro poder de concepción y degeneró. Ahora es  el recién conquistado poder de imaginación el que empieza a transformarse en alucinación. Un ejemplo francamente pedagógico de esta transformación es el nazismo.
Él fue uno de los primeros resultados de la fascinación por las imágenes técnicas. A esta  fascinación la tenemos que combatir, y la única vía de hacerlo es escribiendo. Pero nuestra escritura ya no puede recurrir a aquel poder de concepción del que se sirvieron  los escritores de antaño. Al fin y al cabo, este mismo poder de concepción generó las  imágenes técnicas contra las que hemos de escribir (el nazismo no habría sido posible sin este tipo de textos). Nosotros tenemos que escribir en el sentido opuesto a estos  textos. Eso es lo que quiero decir con "antitexto".

Uno puede preguntar qué aspecto tendrán estos antitextos, estas sartas de anticonceptos que se desarrollan a la inversa. Kafka, dadaísmo... En un principio parece que las imágenes técnicas anulan nuestro poder de concepción, nuestra capacidad crítica, de modo que nos volvemos incapaces de escribir.

Sin embargo, reconoceremos que las imágenes técnicas nos desafían a escribir contra ellas. De no hacerlo, nos volveríamos locos. La sociedad no se  volverá iletrada, sino que  estará llena de escritores. Sociedad futura en la que predominará una dialéctica entre el poder de imaginación y el poder de concepción invertido, entre la imagen técnica y el antitexto.

Los textos y las imágenes no son sólo intermediarios entre el hombre y su entorno, sino también entre los hombres. Antes había que trasladarse al espacio público  para recibir informaciones (la plaza, a la escuela, al teatro). Ahora hay que quedarse en el espacio privado. La dinámica de la comunicación era la siguiente: quien poseyera (o  hubiera elaborado) una información se desplazaba con ella hasta la plaza del mercado para “publicarla”, y quien quisiera recibir esta información tenía que acudir a la plaza para reunirse con el emisor. Durante la  reunión el emisor y el receptor podían comunicarse de forma dialogal. La dinámica de la comunicación descrita se llama “política”, y sus fases son: publicación discursiva de información privada, diálogo público, privatización de lo público. Ahora la dinámica de la comunicación consiste en que las informaciones se elaboran en aparatos de emisión (estudios cinematográficos, redacciones, administraciones), se difunden a través de unos canales y se reciben en el espacio privado. El espacio público se ha cerrado  (la plaza del mercado está saturada de  canales), y la política propiamente dicha es imposible. La actual sensación de aislamiento en medio de una comunicación planetaria se debe a la imposibilidad de los diálogos, al fin de la política. Se ha levantado un aparato monstruoso de medios de comunicación, que, como obstáculos infranqueables, separan a los seres humanos entre ellos.

Las imágenes de ordenador están empezando a romper ese circuito. No hay duda de que tarde o temprano prevalecerán las tendencias dialogales, en vez de las actuales discursivas, en las imágenes técnicas. Será una sociedad de seres humanos sentados delante de terminales de ordenador para recibir informaciones, procesarlas y devolverlas  procesadas. Será una estructura de comunicación dialogal. Los seres humanos mantendrán un diálogo planetario. Creo que Mcluhan se equivoca al hablar de un “pueblo planetario”, pues en ese diálogo planetario no habrá espacio público, no habrá “plaza”, sino que todos los interlocutores permanecerán en el espacio privado. Estarán interconectados, al igual que los centros nerviosos, por fibras de nervios, para elaborar  juntos informaciones. Más que de “pueblo planetario” habría que hablar de un “cerebro  planetario”, lo cual reclama, lógicamente, que renovemos las categorías políticas convencionales.

Vemos que la imaginación, es decir, la fabricación de imágenes, va precedida de una especie de escritura, concretamente, de la programación del ordenador. Esta escritura se realiza en los llamados “lenguajes de ordenador”, es decir, en códigos lineales novedosos. Por su parte, estos códigos se hacen cada vez más inteligibles para  el consumidor, esto es, que se parecen más y más a los códigos de escritura tradicionales. En otras palabras: para poder comunicar dialogalmente a través de imágenes, primero hay que fabricar textos. A esto me refería con el término “antitexto”.

Estoy hablando de la primera sociedad humana realmente libre. Estoy hablando de la era final con la que sueñan todas las utopías, pero que ahora se ha  hecho  técnicamente posible.

1. A propósito de VILÉM FLUSSER, Una filosofía de la fotografía, Síntesis, Madrid, 2001, 192 pp

No hay comentarios:

Publicar un comentario