12 feb. 2012

Outrage




La violencia desmedida, y principalmente entre "yakuzas", es un tema recurrente en el cine del aclamado y prolífico actor, escritor, editor y director: Takeshi Kitano, quien, en este caso, se ahorra la poesía y las preguntas trascendentales, por una brutal lucha de poderes entre las familias yakuza, con una subrayada y clara alusión a la traición, y donde la venganza se transforma en el hilo narrativo de filme.


Aunque, no es la mejor película del multifacético Kitano, es de agradecer, la "estética de violencia" del director japonés, y la frialdad que caracteriza a su cine (actuaciones y comedia); en este caso, como en Brother, una escalada de violencia, que apenas se nota dentro de la rigurosa sociedad japonesa; es difícil hablar de un protagonista, a excepción de la violencia y la traición, sin embargo, es la banda de Kitano, la que moralmente (dentro de los códigos Yakuza), asume el protagonismo del filme (finalmente no traicionan a nadie).

Obviamente, en el poder encontramos el epítome de lo maquiavelico, y los juegos de poder, que se desentrañan en este argumento de mafias, traiciones y violencia.


Zoom in: Kitano regresa a Cannes después de 11 años 


Montaje Paralelo: Brother (2007) -Yakuzas


No hay comentarios:

Publicar un comentario