27 feb. 2012

Desmontando a Harry





Es cierto, que Woody Allen, hace una y mil veces, la misma película, -por lo menos las comedias-, sin embargo, la capacidad creadora del director newyorkino, y su ácido, corrosivo e inteligente humor, siempre son interesantes de ver, ya que, no sólo aportan a la narrativa, sino al mismo lenguaje cinematográfico, en este caso, jugando con el montaje, con sus cortes, repeticiones y demás en la edición, haciendo alusión o referencia al trabajo de Goddard, y principalmente al mismo choque sentimental y bloqueo mental del personaje principal, interpretado por el propio Allen.


Desmontando a Harry, es un gran ejemplo, de las fobias, gustos y obsesiones del director judío; con un delirante humor y geniales frases, que hacen alusión a su propios demonios y ángeles - más demonios que ángeles- tal como lo hacía Ingmar Bergman con sus filmes, a lo cual, Allen aduce una absoluta influencia.


Sin dejar de lado, los elementos que identifican al cine de Allen, Nueva York, el jazz, los psiquiatras, el sexo y la muerte, sin olvidar al amor, las referencias literarias y demás; algunas escenas no sólo por su originalidad, sino por su inteligente referente cinematográfico: el hombre desenfocado (interpretado por Robin Williams) , es absolutamente genial.


Con una gran cantidad de estrellas invitadas, algunas: "alteregos" del propio Allen, del mismo escritor personaje, y los que rodean a Harry Block, logran matizar y darle una presencia dramática, bastante interesante al filme; la dramaturgia, está presente en el largometraje, no sólo estructuralmente sino como elogio a la misma dramaturgia, algo notable al final de "Desmontando a.."


La creatividad de Allen, es bastante interesante al mostrarnos: el bloqueo mental de un escritor de medina edad, que vive las crisis de su propia existencia, y dilemas morales, vicios, fobias y demás, un personaje que recuerda - no sólo por que Allen lo interprete- al propio Allen, y sus características mentales, espirituales y filosóficas.


Zoom in: Evocando a Bergman 



No hay comentarios:

Publicar un comentario