14 ene. 2012

El árbol de los zuecos



Con esta película, nos convertimos en testigos y observadores, de la difícil vida de los campesinos bergamascos, con su estilo lento y pausado, no hacemos partícipes del diario vivir de esta comunidad, de sus pequeñas alegrías, y sacrificios.

Una verdadera oda visual al campesinado, sus ritos y tipificaciones, sus labores y costumbres; un estudio audiovisual, que con sus entrañables personajes, desde la sabiduría popular del abuelo hasta la inocencia de los niños, los conflictos y el contexto que nos explica, el funcionamiento del vida del campo. Puro y absoluto neorrealismo italiano (tardío) y que en los alos 70´s se puso en escena algunas películas con la comunidad campesina como protagonista

Todo un loable conjunto, llevó a la pantalla el italiano Ermanno Olmi, quien es este caso no sólo fue el director, sino que escribió e hizo la fotografía de este relato, enmarcado en el Siglo 19 en Lombardía; un trabajo que destaca por la correcta ambientación, tanto fotográfica como en el diseño de producción y que con la música de fondo de J.S Bach, se percibe todo un aire de solemnidad, trasladándonos a una época donde la palabra y la tradición oral, el trabajo, el sacrificio, la piedad y demás hacen parte una comunidad.

La gran virtud del filme, a pesar de su extenso metraje (3 horas), es el hecho de introducirnos y convertirnos en un "observador" que hace parte de esa comunidad; es, en cierta forma el acto de acercarnos a una época y un recuerdo, una memoria histórica, no de un país sino de una comunidad, que en nuestro países (latinoaméricanos) aún se vive y se vivió de similar manera.

Zoom in: El árbol de los zuecos, hace relación al tallo del árbol con que hacían las suelas de los zuecos (una escena que de cierta forma resume el contexto social e histórico)

Aunque la película recibió algunos premios y tuvo bastantes nóminaciones, el más importante fue "La Palma de Oro" en Cannes.

El film refleja con mirada poética y, al tiempo, realista, sin sentimentalismo, el mundo campesino, ambiente en el cual Olmi había nacido y crecido y con el que siempre se sintió ligado.







No hay comentarios:

Publicar un comentario