22 ene. 2012

Donde sueñan las hormigas verdes



Con un tono a documental, Werner Herzog, nos introduce en el mundo aborigen australiano, y los conflictos con el hombre blanco, la explotación minera, y la incomunicación entre los pueblos ancestrales y el hombre moderno; como es habitual en Herzog, su acercamiento etnográfico, histórico o ambiental, parte desde su propia experiencia, desde su punto de vista; elemento que de cierta forma, dificulta la empatía con algunos de sus filmes. Sin embargo, en este caso, el filme con sus particularidades y demás preceptos que maneja el director teutón, es una oportunidad, para conocer las culturas ancestrales, sus obvias diferencias, razonamientos y concepciones de la naturaleza y del hombre.

Es cierto que, en el cine del alemán, la línea entre documental y argumental, es muy delgada, pero con este filme; tanto  música, actuaciones y demás se acercan mucho más al género de Flaherty u otros documentalistas. Son admirables, las interpretaciones de los nativos, la música y ciertamente, la poética de las palabras de los pueblos ancestrales: la escena, del supuesto aborigen mudo, pero que realmente es por que su pueblo ha desaparecido y nadie le entiende su dialécto, es genial.




Zoom in: Nóminada a Palma de Oro en Cannes
              
Montaje Paralelo: Walkabout (1971)


No hay comentarios:

Publicar un comentario