2 sept. 2011

Tetro




Tragedía familiar de proporciones Griegas, y con un complejo de "artista atormentado", son las bases de esta película del reconocido Francis Ford Copolla, que someramente nos puede contar el reencuentro de dos hermanos en la Argentina y las dificultades que conlleva en esto, y su particular sentido de la familia; pero este retrato intimista del propio Copolla, es un filme, donde 1. Copolla tiene la capacidad de hacer el cine que le gusta, 2. es un filme con muchos recursos artísticos (la fotografía y los flashback o insertos a color, bastante surreales y operísticos). 3. A pesar de haber sido uno de los guionista más importantes de su generación, es Tetro no alcanza ese mérito.

Pero se debe reconocer en el trabajo de Copolla, no sólo su estilo personal, y el apropiarse de una historia absolutamente trágica y posiblemente melodrámatica, en un poderoso juego visual - la fotografía de Mihai Malaimare Jr. en blanco y negro, es la mejor protagonista del filme- con muchas referencias a la ópera, la tragedia, el cine y la música en general, que está acorde al estilo del filme.

Tanto a nivel técnico y artístico, Tetro es una gran película con estrellas internacionales que dejan lo mejor de sí en pantalla, con el siempre extraño y taciturno Vincento Gallo (que extrañamente con Bufallo 66, tiene los msmo recurso de edición y flashes, que utiliza Copolla), la multifacética Maribel Verdú y demás actores que generan la suficiente carga emotiva y dramática a la película.

Visualmente perfecta, pero con un guión que algunas veces recuerda a operas primas, y con un giro dramático Star Wars, que aunque creíble afecta la coherencia dramática. Aún así, el riesgo de experimentar, de introvertir sus ideas y en algún caso su propia vida (Copolla),  hacen de éste, un filme válido y posiblemente de Copolla un autor más variable, artístíco (errático) de la generación de Spielberg o Lucas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario