2 mar. 2011

Thrist -

En un pequeño pueblo, un experimento médico convierte por error a un sacerdote en un vampiro... Sang-hyun es un sacerdote que pasa parte de su tiempo acompañando a los pacientes de un pequeño hospital de su ciudad. Aunque es respetado por su fe inquebrantable y su dedicación por aquellos que lo rodean, sufre el desconsuelo que le provoca la duda y la desesperación de la vida en un mundo que parece ahogarse en el sufrimiento y la muerte. Con el claro deseo de salvar vidas, participa en un proyecto para encontrar una vacuna para un virus letal. Esta misión le conducirá a África donde queda infectado de una enfermedad mortal. Sin embargo, se recupera casi milagrosamente. La gente, convencida de sus poderes de curación, comienzan a peregrinar para conocerlo. Entre los visitantes se encuentra Kangwoo, un amigo de la infancia. Invitado por éste a su casa, Sang-hyun acepta y allí conoce a Tae-ju, la esposa de Kangwoo. Pero esa noche, Sang-hyun tiene una recaída. Entre vómitos de sange, Sang-hyun fallece. A la mañana siguiente recobra la vida convertido en vampiro: se siente reconfortado por una nueva vitalidad pero huye de la luz y siente rechazo por sí cuando se descubre chupando la sangre a un paciente del hospital. (FILMAFFINITY)

Decepcionate film de Park Chan Wook (Old Boy, Mr. Vengeance), sin fuerza narrativa y careciendo de una coherencia en la estructura, es una película, que aunque bien dirigida, es errónea en su planteamiento, y pierde fuerza en lo temas que podrían ser polémicos, bien aprovechados, etc. Posíblemente la más floja de las películas del coreano, sin embargo, vale la pena esperar el nuevo largometraje de este director, un iphone y unos pocos dolares es la base inicial.


"Una borrachera narrativa (...) Se pasa de la risa al asco y de la extrañeza a la reflexión (...) conjunto muy desequilibrado y desquiciado." (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)





1 comentario:

  1. Una película anti-comercial y anti- narrativa Un sello claro del cine asiático.Una cinta de una fuerza visual que es traspasada a las imágenes de una forma excepcional y emocionante con una dirección bella, macabra y profunda como nos tiene acostumbrado este director Sur- Coreano, eso si mi recomendación es muy subjetiva, ya que soy una admiradora de este cineasta que hace un mérito de sus cintas por sonrojarnos y emocionarlos en partes igual.

    ResponderEliminar