15 ene. 2018

Shin Godzilla: Resucitando al monstruo


"Se cree que Tōhō (productora) había pensado en Godzilla como una representación del miedo que sintió Japón después del bombardeo atómico sufrido en la Segunda Guerra Mundial a manos de Estados Unidos." (1)

Godzilla es uno de los iconos cinematográficos y populares del Japón; su casi treintena de películas, remakes y adaptaciones lo han mostrado como una figura indispensable de la ciencia ficción, en este caso del subgénero Kaiju (Monstruos). Dividido en tres períodos, la manifestación de este monstruo se vislumbra en su etapa Millenium (desde el año 2000 hasta el presente)(2), donde nos encontramos con Shin Godzilla, un Reboot que retoma al monstruo y la casa productora que lo vio nacer.

Dirigida en conjunto por Hideaki Anno y Shinji Higuchi, el primero conocido por ser el creador de Evangelion, director, animador, actor de voz y demás oficios de la producción japonesa y el otro, un afamado director de Efectos Especiales y animador.


El guión de Hideaki Anno, se puede sintetizar en el renacimiento de Godzilla en el Tokyo de hoy, aún afectado por las catástrofes naturales; la civilización, políticos y una serie de científicos deben enfrentar el devastador poder de este monstruo legendario.  

Reebot que entre la parodia, el homenaje y su propia visión de este monstruo, alterna una serie de conflictos que van más allá de la criatura: los miedos propios de esta época, los desastres naturales, la globalización y cierta nostalgia del Japón de hace un par de años, se confronta  con los avances científicos, el sacrificio y el choque frente al poder de una incontrolable naturaleza.



Con una fotografía soportada en lo digital, que no tiene mayores méritos tanto en su elemento naturalista como en los fotogramas destinados a la aparición del monstruo y sus destructivas secuencias.

Mucho más interesante y logrado es el tema del montaje, no sólo por el dinamismo de éste, sino por el empate de las secuencias de acción, con los progresos de los científicos, humanos y demás, casi que podemos hablar de un montaje paralelo entre lo monstruoso y lo humano.

La música tiene puntos altos como sucede en las secuencias más dramáticas pero decae en ciertos momentos, aún así el trabajo del reconocido compositor japonés Shiro Sagisu, es más que destacado; sin olvidar que este arreglista y músico con tintes clásicos hace parte fundamental del estudio Gainax.

Aunque los efectos especiales son correctos, entre la técnica y lo artesanal, es la evolución, como personaje, donde tiene mayor efectividad el trabajo de los directores y su grupo de trabajo.    



Es difícil hablar de actuaciones, ya que las acciones están centradas en el monstruo; tal vez resaltar la labor de Hiroki Hasegawa y de Satomi Ishibara, porque toman el protagonismo en la parte final de la obra, pero de todas maneras, nos son actuaciones que profundicen ni en el papel, ni en la psicología de los mismos.

Un trabajo para ver con la mente abierta y palomitas de maíz, que llega a decepcionar por el gran grupo de trabajo detrás de ésta, que sin embargo es efectiva en su desarrollo; acertada para los fanáticos de este monstruo y un buen inicio para acercarse a este icono de la cultura pop y cinematográfica japonesa.

Zoom in: Para los fanáticos de Godzilla, hay cameos de varios personajes que han aparecido en otras películas.

Tercer remake de la productora Toho.

Montaje Paralelo: Godzilla - Monstruos 



(1)https://es.wikipedia.org/wiki/Godzilla
(2)https://es.wikipedia.org/wiki/Godzilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario