19 jul. 2017

Don´t Breathe: Le tiene miedo a la oscuridad ?


                          "Un hombre con miedo es capaz de hacer cualquier cosa "
                                                                                            Jawaharlar Nehru


Aunque la filmografía del uruguayo Federico "Fede" Alvarez, se reduzca a dos largometrajes y un par de cortometrajes, cada uno de sus trabajos, no sólo ha recibido el aval de la prensa o de la crítica del cine de terror, sino que con presupuestos limitados ha obtenido importantes éxitos en taquilla; además de haberse convertido en un fenómeno de Internet por su cortometraje !Ataque de Pánico¡, el cual recibió millones de visitas en youtube, llevándolo directamente a dirigir el reboot  de la icónica Evil Dead de Sam Raimi - quien seleccionó a este director-, saliendo más que airoso con su versión; de todo ésto, el uruguayo tuvo la libertad para poder realizar una obra más "personal" que además de las buenas críticas y presupuesto, se ha ido convirtiendo en cierto fenómeno por su "creativa" premisa y ambiente tétrico en medio del naturalismo de su obra.


El guión original de Alvarez y Rodo Sayagues, parte de una sencilla premisa: el dinero fácil que creen encontrar tres ladrones en la casa de un ciego, se convertirá en su mayor pesadilla. Obviamente, es un guión que tiene muchas más capas, giros narrativos y evolución en la misma premisa, que pasa del robo a la locura, y de la locura a la supervivencia, es decir, la obra se termina convirtiendo en un survival  pero en el interior de una casa oscura, donde un ciego, veterano de la guerra, se transforma en la amenaza. 

La película, que en cierto modo hace un somero análisis a las complejidades sociales de ciudades como Detroit, - o cualquier otro- con desempleo y violencia se van a traducir en los personajes principales de esta obra, tres jóvenes que roban casas, para sobrevivir y escapar de esta ciudad, y un veterano de Irak, ciego, que quedó sin familia por un accidente de transito. Estos jóvenes que planifican robos perfectos, sin mayores consecuencias, encuentran en la casa del veterano de Irak, no sólo su mejor y mayor golpe, sino su mayor desafío, sin embargo, el día del robo, la ceguera de este veterano de la guerra se va a convertir en una pesadilla, los roles se invertirán y cada uno intentará sobrevivir en una casa oscura, que sólo el dueño conoce a la perfección.



El trabajo fotográfico de Pedro Luque, con cierta experiencia en el cine de Terror, termina siendo una propuesta artificiosa, tanto por la oscuridad dela casa como por el uso de una luces artificiales en tono con la ceguera del hombre y  del género de la obra, aún así, con cierto carácter estereotipado, el trabajo fotográfico de este uruguayo funciona bastante bien en lo técnico en la acción narrativa.

Importante el trabajo del compositor español Roque Baños, dedicado a la música cinematográfica, que no sólo asimila el estilo terrorífico de la obra, sino que asume los elementos visuales como parte de la misma sonoridad del largometraje, una especie de acusmática, de efectos especiales integrados a lo musical o su proporción inversa; el reconocido trabajo de este compositor toma formas claustrofóbicas e inquietantes al utilizar tanto instrumentos convencionales como otros creados para generar dicha ambientación. Es decir, todo el trabajo sonoro sumado a la gran labor de Baños, crean un largometraje, donde el suspenso y miedo, se debe en gran parte a estos oficios.



Aunque las actuaciones se quedan cortas, son estereotipadas y están marcadas por el mismo género, cabe destacar la presencia del siempre imponente Stephen Lang, que en las pocas frases que dice, genera autentico horror, de resto, sin hacerlo mal, no hay mucho por destacar en Jane Levy, quien tiene el peso dramático o Dylan Minette o Daniel Zovato; sin embargo, la construcción de los personajes, y el reto moral de los mismos, termina siendo un aspecto positivo por parte de los guionistas.

Personalmente, veo en este largometraje una premisa que es mucha más fuerte que el desarrollo de la misma, que peca en el exceso de giros narrativos, y en el mismo contexto de culpas y pecados que se les imprime a los personajes, en un principio como parte de la construcción narrativa, y más adelante, el final, como una cuestión de secuela, de mercadeo, de forzar una segunda parte - como ya hemos visto anunciado-; sin embargo, a pesar de sus defectos, funciona como trabajo de género, alejándose de espantos y apariciones, para jgar con la moral del espectador, y en ese punto el trabajo de Alvarez, es bastante acertado, al igual destacar el trabajo musical, y esos primeros minutos en los que se cambian los papeles, y la víctima se vuelve el victimario. 

Zoom in:   Con un presupuesto de 9 millones, logró 157 millones en la taquilla mundial; la productora de Sam Raimi, Ghost House Pictures, no sólo financió esta obra sino dio el aval para la secuela, para Raimi uno de los directores más prometedores.

Montaje Paralelo:  Cloverfield Lane 10 (2016) 





No hay comentarios:

Publicar un comentario