28 nov. 2016

MIDBO: Con sus pies en la tierra



                                   "El genio es el infinito arte de trabajar con paciencia."
                                                                                               Thomas Carlyle


La segunda y última película que se tuvo oportunidad de ver en el MIDDBO 2016 fue Con sus pies en la Tierra trabajo realizado por el alemán Ede Muller, documentalista que a través de su obra ha reflexionado sobre la sociedad actual tanto de su país como de otras latitudes, como lo hizo en Colombia en 2009 con su cortometraje The peace community of San José de Apartadó y con ésta, su película más larga hasta el momento, que se pudo ver en la Sala Fundadores de la Universidad Central.

De Muller podemos escribir que es su décimo documental, además de haber trabajado para la televisión de su país, donde estudió Ciencias de la Comunicación; en 2002 fundó su productora Zabrisky Film., de la cual han salido no sólo los documentales sino varios productos con tintes artísticos y promocionales del mismo tipo.

Pero son los retratos de personajes pintorescos y con cierto toque de soñadores, donde mejor parece encausar la obra del director alemán, que como dijo en la charla al final de la presentación, conoció a León Octavio Osorio "Balita", y éste se terminó convirtiendo en el protagonista de un documental que un inicio iba tras la búsqueda de un paraíso medio ambiental, y se terminó convirtiendo en la obra de quien propuso dicha utopía, junto a otros soñadores, artistas y cuidadores de la naturaleza.


El documental nos acerca a dos temáticas, el primero el cuidado del medio ambiente y el segundo, la vida y obra de León Octavio Osorio, quien con su grupo musical Campo y Sabor, le canta a esos mismos temas (la tierra, el campo, sus frutos y el cuidado de los mismos), dando paso al trabajo de este artista, que vamos a ir conociendo, un verdadero artesano, soñador, poeta y demás oficios, que con cada proyecto, más que dejar una huella quiere cambiar el entorno de los suyos, y vemos como desde su juventud ha desarrollado diversas propuestas donde la paz, el amor al prójimo, la naturaleza  y la fraternidad parecen ser la base del mejoramiento humano, y todo este camino es retratado por el documentalista alemán, que someramente se va internando en la obra de este hombre, que inició con una caricatura donde el protagonista era una bala que no quería matar.   

Cada una de las labores de León Octavio, como de sus compañeros musicales, se empieza a revisar por parte del director, mostrando las capacidades ya no sólo musicales sino como ambientalistas, es a través de estos sucesos, que nos vamos acercando al gran proyecto no sólo del protagonista sino de la búsqueda inicial de este documental, que era Villamaga, una especie de Reserva Natural comprada o abonada por una serie de personajes, encabezada por Osorio, que como un lugar de ensueño, y de su propia creación - Villamaga fue una revista creada por Osorio- era posible la sostenibilidad ambiental y una vida pacífica; en este punto del documental, cuando conocemos esta reserva, se hacen mucho más evidentes las cualidades de este hombre, de su grupo de amigos, y de todos esos proyectos, que parecen en algunos casos, utópicos, fantasiosos pero llevados a la realidad por personas que piensan igual que Osorio, que el arte también es una forma de resistencia.

De todas maneras, el documental indaga en la realidad del país, y lo hace de una manera bastante inteligente, como es, utilizar una elipsis, donde la casa paterna de Osorio, casa que está siendo restaurada, se termina convirtiendo, en síntesis de las últimas noticias del país, y todo a través de un sonido off de radio de tales noticias, y la pintura que va cubriendo esa fachada.



El documental va a destacarse por su trabajo fotográfico, principalmente en sus planos iniciales, sin decir con esto que no tenga una cuidada fotografía en el resto de la obra, porque hay un gran trabajo de cámara, sonido y montaje, mucho de estos oficios encarados por el propio Muller, que trabajó con un grupo reducido, pero que de todas maneras, es cuidadoso en el desarrollo de la misma.

Pero obviamente, con su grandes aciertos técnicos y pensado desarrollo narrativo, el peso de este trabajo audiovisual recae en la figura de Balita, no sólo por su actitud, proyectos y sueños, sino por las misma personas que lo rodean, destacando la secuencia en la que la madre de Balita, habla de esos mismo proyectos, las canciones en los pueblos, los amigos de Osorio en su labores agrícolas y muchas otras escenas que afloran lo mejor del ser humano.

Para concluir; un gran documental que sabe apropiarse de sus mejores cualidades, que se destaca en su parte visual, que la música hace ameno el relato, y que cadas uno de los personajes tiene una excelente empatia con el público, tanto por sus labores como por sus propias percepciones sobre la vida, Villamaga, la agricultura, en resumen sobre la vida misma.

Zoom in:  presentado en diversas muestras y festivales

Montaje Paralelo: El viaje del acordeón (2012)



No hay comentarios:

Publicar un comentario