9 dic. 2015

El Principito: ..es mejor seguir siendo niños


                                                       "Es muy triste olvidar a un amigo.
                                                        No todos han tenido un amigo."

Del director Mark Osborne conocía su multipremiado cortometraje More, una animación con un inteligente guión y un trabajo de claymotion (plástilina) de muy buena calidad, que lo llevó a ser nominado a mejor cortometraje en los Oscar de 1998 y en tantos otros festivales de la misma categoría, Sundance incluido, donde ganó a mejor cortometraje; igualmente este newyorkino especializado en la técnica de stopmotion, ha trabajado en diversos proyectos tanto musicales como publicitarios destacando su colaboración con Al Yankovic, la serie de Bob Esponja, y finalmente en 2004 codirigiendo con el creador de esta serie Stephen Hillenburg, la película, el largometraje entorno a estos personajes de Fondo de Bikini; además fue codirector de Kung Fu Panda; sólo hasta El Principito, pudo dirigir en solitario, siendo su obra más sólida pero a la vez la de mayor desafío, por el simple hecho de adaptar un cuento de esta talla, y su representación para la literatura infantil y mundial, metáfora del sentido de la vida y de la naturaleza humana, como tantas cveces se ha explicado sobre esta obra escrita por Antoine de Saint- Exupery.



Adaptación libre de Irena Brignull, la cual escribió el guión basándose en la reconocida novela  de 1943 pero con diversas licencias creativas, creando una historia y personajes originales, donde una niña con una madre obsesiva y psicorigida, está destinada a una rápida madurez; al mudarse a un nuevo hogar, la niña conocerá a un viejo excéntrico y soñador, el cual le hará conocer la historia del Principito, el disfrute de la amistad, de la vida y su infancia. 

A pesar de ser un libro tan conocido, son pocas las adaptaciones cinematográficas que se han hecho, en este caso, la primera en animación;  la razón principal de esto, es por que es una novela corta - con muchas ilustraciones del propio Exupery-, dificultando crear un universo cinematográfico, por tal razón Brignull junto a Bob Persichetti, experto en el mundo de la animación, estructuraron un guión donde el Principito hacía parte de una historia principal, en la que una niña, que se prepara para ingresar al colegio más prestigioso de la ciudad, se encuentra con un viejo ex-piloto, vecino incómodo, que le enseñará las virtudes de ese cuento en el que un niño vestido de príncipe que cuida una rosa, que se hace amigo de un zorro, y que conoce a un piloto en medio del desierto, le abrirán os ojos a la imaginación, a la amistad y a la alegría de seguir siendo niños.  

La película está divida conceptual y estéticamente, en dos partes: la "realidad" de la niña en un depurado 3D y el mundo del Principito, en un bello y "artesanal" stopmotion, mucho más cercano a la esencia de las ilustraciones del libro,  esto va a estar presente en la narración, que sí bien está pensada para un público infantil, juega bastante bien con las cargas narrativas y con esos paralelismos, en función no sólo de la historia sino del mismo entretenimiento del público.



Aunque no podamos escribir propiamente de una dirección fotográfica, aunque el mismo Osborne junto a Kris Kap, diseñen los colores, composiciones y manejos de cuadro, esta obra si tiene un reto fotográfico bastante importante en el stopmotion, no sólo por la técnica sino por la misma construcción visual que tienen estas secuencias que superan ampliamente a las digitales (3D); aún así podemos ver que el mundo de los adultos es gris o frío, y el de la niña junto a la anciano está llenos de colot, en esto innegablemente está la visión de Osborne y Kap. La música de Richard Harvey y Hans Zimmer, no sólo funciona como parte de la narrativa sino que marcan de forma efectiva los actos dramáticos, la emotividad de los personajes y el desarrollo de la historia, sin caer en sentimentalismos banales, por el contrario refuerza la capacidad de las imágenes.

La fusión entre la producción francesa y la estadounidense, dan como resultado un trabajo inteligente, emotivo y respetuoso con la obra original, sin dejar de lado, que se apropia de un nuevo planteamiento en este caso uno narrativo, con la historia del Principito como fondo y explicación de las complejidades de la adultez, y la visual, con una animación que está dentro de los estándares en 3D y absolutamente cautivadora en el stopmotion, que es el gran elemento a destacar, tanto por el diseño de los personajes, color, técnica y demás.



Aunque la película la vi en español -fue un plan familiar-, este es el tipo de largometrajes que se deben ver en su idioma original, no sólo por una obvia razón, que toda obra debe ser respetada como se ha realizado - por algo tiene una versión francesa y otra en inglés-, sino por quienes hicieron las voces originalmente, como Jeff Bridges, Vincent Cassel, Raches McAdams entre otros, aún así, no está nada mal el doblaje al español, principalmente las voces infantiles.

Analizando una obra como el Principito, uno puede llegar a una conclusión banal y enfática, es una película bonita y entretenida, sin embargo, más allá de ésto, es una obra inteligentemente resuelta en su guión, que deja las mejores enseñanzas del libro, que asume la personalidad de esta época, y que visualmente satisface tanto a los niños con su trabajo en 3D, el diseño de los personajes, el tierno humor del anciano, como a los demás públicos, por su pulida manifestación técnica o su entretenida historia y mensaje de felicidad y aceptación.

Para finalizar El principito es ese tipo de películas que disfrutan los niños y nos hace pensar a los adultos, que es mejor seguir siendo niños el mayor tiempo posible. Una película realmente recomendable, que con niños o sin niños igual se disfruta.

Zoom in: Selección oficial en Cannes, fuera de concurso

Montaje Paralelo: Animación 

Web: http://www.lepetitprince-lefilm.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario