14 abr. 2015

Enemy: El hombre moderno...duplicado


"El caos es un orden por descifrar"


Tercera película que vemos del director canadiense Denis Villeneuve, el cual se ha vuelto habitual en este blog, no sólo por sus intrigantes obras sino por la calidad de las mismas. Este cineasta nacido en Quebec, que en el 2013 sorprendió a la prensa especializada realizando dos películas que a pesar de tener esos elementos fundamentales y constantes, como la familia y la desazón de las sociedades contemporáneas, se aleja con Enemy - la película de la que vamos a escribir- de ese hilo de realismo y de pequeños universos, donde primaban tanto esa familia - que se puede ver en Prisoners e Incendies- como el conflicto entorno a ésta; sin embargo, con su última película, este realizador toma a la ciudad y la convierte en un personaje más, que siempre está acechando a los protagonistas de esta obra.   

Villeneuve, que ha recibido diversos premios en su país, nominaciones al Oscar y una más que positiva respuesta por parte de crítica y público, también es un director, guionista y productor que siempre está en constante búsqueda de un lenguaje propio que muchas veces se acerca al melodrama contemporáneo con ecos de crítica a sucesos propios de esta época. Este canadiense, se suma a un nuevo aire de realizadores venidos del norte del continente americano, que con lenguajes propios y otras percepciones de la imagen, nos acercan a historias con su propio carácter.



Adaptación libre por parte del guionista español Javier Gullón del libro El Hombre Duplicado de José Saramago, el cual toma los elementos principales de la novela: dos hombres idénticos, uno docente de historia, el otro actor,  que en cierta forma nos cuenta una historia que cuestiona y reflexiona sobre la identidad y la sociedad, pero en el caso de la película llevada a la Canadá contemporánea, y con un giro frente a los miedos y complejos del hombre actual.

Adam (Jake Gyllenhaal), un tranquilo profesor de historia, que lleva una vida sencilla y algo monótona, descubre un día, viendo una película menor, que uno de los actores es una copia exacta de sí mismo. La curiosidad y obsesión al darse cuenta que existe alguien idéntico a él, no sólo se convertirá en un recorrido por una inquietante ciudad sino en un cuestionamiento sobre la vida que queremos tener o creemos tener.

Tanto Villeneuve como Gullón, crean una atmósfera, que está mucho más cerca del mundo onírico de Lynch o hasta del propio Roy Anderson, sin dejar de lado esas características que han marcado el cine del canadiense, aunque en este caso se arriesgue, al alejarse del realismo de su obra, bifurcando por los caminos del no final, o de los finales abiertos sujeto a múltiples interpretaciones o a simbolismos, que nos relatan los miedos del hombre contemporáneo, que se simplifica en la figura de Gyllenhaal, recordándonos - y guardando las proporciones- a Eraserhead.     


Con la destacada fotografía del canadiense Nicolas Bolduc, que se decanta por el color ámbar en la imagen, y sin embargo no es una fotografía cálida sino por el contrario, se acerca mucho más a un ambiente frío y desolador, principalmente en las panorámicas de esa ciudad tan amenazante que parece devorarse a esa sociedad compuesta por los personajes de Gyllenhall, la mujer del actor y la novia del profesor.

La música compuesta por Danny Bensi y Sanders Jurrians, es tan inquietante como esos largos paneos de la ciudad y dramática, cuando estos personajes, no sólo descubren lo que está pasando sino que aceptan las consecuencias de sus actos. Es igualmente destacable el trabajo de montaje, los efectos especiales, que le dan ese aire a ciencia ficción casi surreal y a una sencilla dirección artística, que marca principalmente los contextos de cada personaje.

Obviamente tenemos que destacar la labor de Gyllenhaal, quien es el actor central de esta obra junto a las bellas Melanie Laurent y Sarah Gadon (actriz canadiense que ha participado en la últimas películas de Cronenberg), y esa participación especial de Isabella Rosellini, de la que siempre es destacable su aparición. Actuaciones mesuradas, sin mayores sobresaltos que se amoldan a esta sobria puesta en escena.


Interesante y lograda adaptación de uno de los libros que mas me han gustado del escritor portugués José Saramago - uno de mis escritores favoritos-; en este caso una, que toma otro rumbo argumental, y una relación simbólica con el hombre contemporáneo, la paternidad y la percepción de lo que se quiere en la vida; porque si en el libro del portugués si hablaba sobre la identidad - perdida- y su relación con la sociedad; Villeneuve y el guionista español, llevan esta concepción a una mucho más arcana, críptica sobre la relaciones "familiares" y el ser atrapado por otras rutinas.

Con esta película, el director canadiense toma otros rumbos - aunque realmente no se aleja demasiado de los elementos que han hecho popular su cine- y prueba su capacidad para entregar trabajo envolventes, misteriosos y con una fuerte carga dramática, que parece estar siempre en esa delgada línea  del género (cinematográfico) y el cine de autor.

Un trabajo realmente recomendable, con ciertos ecos a la opera prima de Lynch, y ese estilo narrativo/cinematográfico, que ha convertido a la ciudad en un elemento fundamental de la obra, actuado de forma indirecta como una amenaza o un testigo de la decadencia de la sociedad, como hemos visto en las últimas obras de Steve Mcqueen o del trabajo de Nicolas Windign Refn.


Zoom in: Saramago no quería que adaptaran esta obra, sin embargo después de haber visto Blindness (adaptación de Ensayo sobre la ceguera) cedió frente a esta idea, y por tal razón se pudo realizar  esta película, que infortunadamente no puede ver el escritor - murió unos meses antes de que se escribiera el guión-.

Montaje Paralelo: Eraserhead (1977) - José Saramago



6 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Hace unos meses me leí el libro de José Saramago, "El hombre duplicado" y me pareció estupendo. Libro en el que está badada la película. El planteamiento que hace Saramago es muy bueno. "Enemy" no la he visto aún. Pero a día de hoy, me sigue echando para atrás. De todos modos si algún día la viera, te lo digo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. vale la pena, y finalmente vendrían a ser una obra distintas, pero que neace del libro de Saramago, un saludo

    ResponderEliminar
  3. A mí personalmente, me pareció una pérdida de tiempo, y no pude siquiera llegar al final. ME hartó. Soporífera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente valido; igualmente las otras obras de Villenenuve, le pueden resultar más interesantes, son obras de suspenso bastante logradas, un saludo y gracias por comentar

      Eliminar
  4. Lo cierto es que después de haber visto las producciones anteriores de Villeneuve, ésta me pareció mucho menos lograda. Si bien la atmósfera que construye y el peso argumental que recae sobre Gyllenhaal están excelentemente logrados, me quedé esperando un golpe definitivo que nunca llegó. Además de cerrar con un final que te deja WTF total.
    Leí después la novela de Saramago y creo que en retrospectiva lo más interesante es la lectura que Villeneuve le da al libro y que está plasmada en su adaptación (leí también algunas entrevistas sobre esto). Una lectura que yo no vi en absoluto mientras leía la novela pero que sin duda está ahí y que le da una dimensión tan distinta al resultado audiovisual. Es una pena que no se haya optado por el final original porque es maravilloso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Si, se sale totalmente del estilo Villeneuve, y ese puede ser su mayor virtud/defecto; igualmente al salirse del formato del mismo libro, esta adaptación, en cierta forma también juega a éso, a desligarse del mismo libro, y buscar otras ideas, yo igual sigo creyendo que es una de las mejores obras del canadiense, y que genera otras lecturas. saludos igualmente

    ResponderEliminar