21 ene. 2015

Fuckland: Falso documental patriotero




                    “…el Reino Unido no tiene dudas acerca de su soberanía 
                    sobre las islas Malvinas.”


Fuckland es la primera y única película del argentino José Luis Marques, la cual está regida bajo los parámetros del Dogma 95 y realizada de "forma clandestina" en la Isla de Las Malvinas; cámara en mano, sonido directo y demás, pero ante todo, Fuckland es una mentira, una mentira cinematográfica, en el mejor y peor sentido del concepto, es un engaño, una puesta en escena que emula tanto a ese movimiento, como al falso documental, y aún así, es un interesante ejercicio audiovisual, conceptual y hasta político sobre la esencia cinematográfica, -que infortunadamente a mitad de metraje pierde fuerza y validez -. Esta comedia con algo de drama, es la historia de Fabián Stratas, mago y comediante argentino, que viaja a Las Malvinas, con una “cámara oculta” no sólo por turismo sino con la intención de embarazar a una nativa británica, para repoblar ese isla, que los Argentinos aún reclaman como propia; en el transcurso de tal estadía, conseguirá salir con Camila Heaney, tener relaciones y cumplir su cometido, sin embargo, no todo será ideal para Stratas, cuando descubra que la mujer también se ha aprovechado de éste, grabandole un mensaje en la cámara de vídeo.

Más allá de sus implicaciones políticas o de su propuesta, este trabajo realizado por un grupo de 7 personas, incluyendo a los actores Heaney y Stratas, es valido dentro del contexto, de cómo hacer un filme o implicarse en un proyecto, donde éstos, con cámaras caseras, y un mínimo de equipo técnico, haciéndose pasar por turistas, logran crear esta obra, bastante ligada al Proyecto de la Bruja de Blair.

Obviamente, el certificado Dogma 95, es cuestionable - si no es que hace parte del mismo engaño-, ya que se usa música de fondo (Jimmy Hendrix), está la voz over de Stratas y muchos otros elementos que no sólo rompen con tales postulados sino con la esencia misma de falso documental y demás. A pesar de sus obvias fallas, que en cierto punto el metraje caiga en el tedio, si son valiosas las ideas de que se proponen por el mismo acto de grabar improvisadamente o sin un control aparente, donde los pobladores de tal isla, se convierten actores de forma implícita.

Un trabajo que vale la pena observar -a pesar de no ser muy bien recibido por crítica y público- no tanto por sus manifestaciones estéticas sino como propuesta e intención cinematográfica.

Zoom in: La actriz inglesa, a pesar de saber que estaba actuando, nunca supo realmente cuál era la idea y trama de la película.

Montaje Paralelo: Mockumentary - Proyecto Bruja de Blair (1999)

Ver película: Fuckland
                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario