9 sept. 2013

Ciudad de Vida y Muerte: La atrocidad de la guerra

                               
                                " Cada guerra es una destrucción del espíritu humano."
                                                                                                                Henry Miller 

Considerado como una de las nuevas voces del cine Chino Lu Chuan, con cuatro películas en su haber y varios premios, festivales y reconocimientos a su espalda, ha logrado junto a Yimou y otros directores poner en el plano cinematográfico una muestra no sólo de su cultura sino de las problemáticas e historia del país asiático.

Sus estudios en la Escuela de cine de Beijing, su trabajo como guionista para la televisión china, dieron sus frutos con películas como Mountain Patrol y Ciudad de Vida Muerte, cintas reconocidas en diversos festivales y ganadoras de éstos.

Aunque influido por el cine americano y de los maestros europeos, el director tienes sus propias huellas fílmicas y un estilo que parte de elementos generales y desembocan en las particularidades de cada uno de los personajes, en historias profundamente humanas. Además, Lu Chuan, es un director que con pequeños presupuestos, logra generar las sensaciones y espectacularidad propias de un un cine comercial a la par con un cine reflexivo e intimista.



Tercera película de Lu Chuan, después de la estupenda Mountain Patrol (2004); en este caso el director chino opta por el cine bélico, principalmente por la llamada "Masacre de Nanking", uno de los tantos crímenes de guerra y hechos vergonzosos que se sucedieron en el siglo 20.

Entre octubre y diciembre de 1937 el Ejercito Imperial Japonés ingresa a Nanking, después de haber capturado las ciudades principales de la República de China. Los comandantes del ejercito nacionalista chino habían huido y, muchos de los soldados, civiles y extranjeros quedaron a merced de la invasión (ingreso) del Ejercito Imperial. Históricamente, esto es lo que sucedió en Nanking, -antigua capital de la República China-, sin embargo, en los últimos años varios directores de cine, tanto chinos como de otras nacionalidades, han puesto en debate no sólo los hechos que se sucedieron, sino las atrocidades y  la brutalidad de un ejercito que ya había doblegado tanto a militares como a la población civil.



Lu Chuan, escribe y dirige una cinta bélica con mucho dramatismo y con aires a propaganda, pero lograda tanto en su tratamiento artístico, técnico y narrativo; narración que inicia con la toma de Nanking (bombardeo y fuego a los muros de la ciudad), y las misivas que dictan lo que estaba sucediendo; la película va mostrando progresivamente a los diversos protagonistas tanto militares como civiles y, cada uno de los personajes - como el título de la película- se irá desenvolviendo en la ciudad de vida y muerte.

Con la caída y toma de la ciudad por parte de los japoneses, lo que parece ser una aplastante victoria de un ejercito, se ira transformando en todo un ejercicio de carnicería y atrocidad humana, que progresivamente afectará a la "Zona de Seguridad", un área que ha sido custodiada por John Rabe (empresario alemán del partido Nazi, considerado como el Schlinder de Nanking), su secretario chino y otros extranjeros, que se terminan convirtiendo en testigos de las brutalidades y bajeza del ejercito imperial, y en cierta forma de lo ruin que llega a ser el hombre en las guerras.

Cada una de las secuencias, tanto las épicas de guerra como las dramáticas y las pocas que muestran algo de esperanza, están teñidas de un gran blanco y negro, que como en la Lista de Schlinder de Spielberg, juega un papel determinante tanto estético como narrativo, y en cierta forma como atenuador de la brutalidad de la guerra.


     
La fotografía de Cao Yu (Mountain Patrol) es uno de los grandes logros de este largometraje, fotografía nominada y ganadora en San Sebastian; su virado a blanco y negro, sus ágiles movimientos de cámara y composiciones - que recuerdan a Full Metal Jacket, a la Lista de Schlinder y a otra películas con fines antibelicistas- están más que logradas, y se logran complementar con una puesta en escena de grandes proporciones tanto en la recreación de la época, como en los efectos especiales de la batalla y demás elementos de producción que nada tiene que envidiarle a superproducciones hollywoodenses.

Tanto el montaje como la posproducción  de Teng Yung son igual de dinámicas a la música de Liu Tong, quien logra asimilar el espíritu de la época, del suceso y principalmente las sensaciones que los personajes van cediendo y demostrando a lo largo del metraje.



Una película que con un presupuesto relativamente bajo (12 millones de dólares) logra recrear no sólo la batalla sino el drama y las pequeñas historias de los ciudadanos chinos en Nanking, los duelos morales y éticos de algunos soldados japoneses y en cierta medida, el absurdo y decadencia del espíritu humano, principalmente cuando la razón está teñida de la prepotencia de la guerra y de la cultura de la superioridad, como era dictada en los soldados de Imperio japonés.

Lu Chuan, logra dirigir una película que tanto comercial como artísticamente funcionan, que, aunque obviamente influenciada por el cine de Spielberg, asume su propia personalidad, que no sólo está en su huella fílmica sino en los caracteres que genera y estudia el propio Chuan, ya que la película toma personajes reales que intercedieron y documentaron lo que sucedió en Nanking (John Rabe, Miss Jiang, misioneros y políticos)  como otros personajes ficcionales que  asumen la degradación como victimas y victimarios de la brutalidad de la guerra. El gran logro de Chuan-además de la parte técnica y narrativa- es la mesura con la que trata el tema y la invasión, -ya que revisando lo que realmente sucedió- la película se queda corta (afortunadamente) en la brutalidad y crueldad de los hechos.

Un largometraje que además de haber sido éxito de taquilla en su país de origen, ganador en diversos festivales, es una muestra de un hecho o uno de los tanto hechos desconocidos, que han marcado las diversas guerras del siglo 20.

Películas que tratan el tema: John Rabe (2009) - Flowers of War (2011) - Nanking (2007) - El sol Negro (1995)

Zoom in: La película fue galardonada con la Concha de Oro de la edición de 2009 del Festival Internacional de Cine de San Sebastian
A pesar de su éxito, City of Life and Death también produjo controversias tras su estreno en su país de origen. En particular, se criticó bastante el retrato del soldado japonés Kadokawa como personaje simpático, lo que llevó a algunas personas a amenazar de muerte en internet al director y a su familia. En los primeros momentos tras su estreno las críticas a la cinta estuvieron a punto de provocar su retirada de las salas, siendo salvada por el apoyo personal de Li Changchun, un miembro del Politburó del Partido Comunista de China. (http://es.wikipedia.org/wiki/City_of_Life_and_Death)

Montaje Paralelo: Los demonios en mi puerta (2000) - La lista de Schlinder (1993) - El Pianista (2002)

Masacre de Nanking: Documental

5 comentarios:

  1. Genial este post Andrés, tomo nota de esta película que aún no he visto, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Si, un largometraje con un gran trabajo de puesta en escenas, edición y fotografía, que aunque puede caer un poco en la propaganda, está mucho más cercano al mensaje antibelicista

    ResponderEliminar
  3. Ya la tenía pendiente desde hace algún tiempo pero ahora con lo que escribes me dan muchísimas ganas de verla pronto. Sin duda un terrible episodio bélico, aunque a veces sí que he notado ese dejo propagandístico en producciones chinas de este corte (me imagino que el peligro de tener una industria controlada). "Flowers of war" me encantó, y creo que fue contundentemente dura sin necesidad de ahondar mucho en la violencia explícita. A ver qué nos muestra Lu Chuan.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. La película es realmente buena, emocionante y bien dirigida, no cae en excesos visuales pero sabe utilizar los efectos especiales; creo que la mayor virtud es el manejo de lo actores y sus personalidades enmarcados en ese blanco y negro que recuerda a Spielberg, pero obviamente con sus propias cualidades. Además vale la pena revisar un tema como este, en el que definitivamente como alguna frase; la primera que pierde en la guerra es la verdad, un saludo

    ResponderEliminar