13 ene. 2013

The Stoning of Soraya M: Fundamentalismo y odio



                                       Don´t act like the hypocrite

                                       who thinks he can conceal his wiles

                                       while loudly quoting the Koran  

                                                                            Hakez, 14th century Iranian Poet 

El guionista y director de televisión de origen iraní Cyrus Nowrasteh, adapta - junto a su esposa- un "bestseller" francés, que narra una de las tantas brutalidades que el fundamentalismo islámico, la ambición y la ignorancia han marcado - en este caso- al pueblo iraní. Director que, aunque del mundo de la televisión, ha polemizado por sus argumentos de corte político y principalmente por la miniserie: The Path to 9/11, serie que critica abiertamente las políticas gubernamentales estadounidenses, y que no repara en darse licencias dramáticas; elementos que parecen estar presentes en su corta filmografía.


La lapidación es uno de los castigos más crueles e inhumanos, que aunque desmentido y rechazado, aún se practica en países árabes, africanos y asiáticos donde el fundamentalismo e ignorancia prima en algunos pueblos. 

El Hadd , son las ofensas o crímenes, que son castigados con penas severas; entre éstos está el adulterio, que es castigado con la lapidación;  éste es en cierta forma el argumento que recoge el director de origen iraní, y lo lleva a la pantalla adaptando el libro "La Femme Lapidée" del periodista franco/iraní Freidoune Sahebjam.

Una película que nos ubica a finales de los años 80 (específicamente 1986) y en un apartado pueblo de Irán, a donde llega el periodista Sahebjam (Jim Caviziel) y es abordado por una melancólica mujer, llamada Zahra (Shohreh Aghdashloo), la cual le contará la historia de Soraya,  de una cruenta tradición del islam, de la ambición de un hombre y de la ignorancia y odio de un pueblo.


Narrada como un flashback, la película se centra en la grabación que hace el periodista del único recurso, que tienen en muchos casos estas mujeres, su voz. Y es la voz de Zahra, de Shohreh Aghdashloo, un poderoso elemento para mostrar el cruel y triste destino de Soraya (Mozhan Marnò) una abnegada pero dulce madre y esposa, quien por la ambición de su marido, se verá envuelta en una conspiración donde el fundamentalismo y a ley Sharia, decretarán su destino: la muerte por lapidación.






Película propagandística y manipuladora, que si bien toma una historia y juega en favor de la denuncia de estos hechos que aún se vislumbran en algunos países regidos por el extremismo y fanatismo; como película falla, no sólo como concepción artística sino a nivel estético y narrativo, donde difícilmente se ahonda en los personajes, y se manipula directamente en la percepción de éstos, llevándolos, principalmente a los antagonistas o en el caso concreto del esposo (Navid Negahban), a la caricaturización de su maldad, mostrándolo como un estereotipo (Hollywoodense) del Islam.

Si bien es cierto, que se podría hablar de más defectos que virtudes, el tema como tal y la denuncia misma, hace de esta película una mirada sesgada pero correcta de un tema, que si bien es conocido, con esta película lo lleva a una visión panfletaria e impactante, que logra el cometido de afectar y socavar en un tema tan complejo y profundo, al reconocer las dificultades de las mujeres en el mundo del Islam, y la semilla de odio, ignorancia y fanatismo de una religión, donde la coherencia y los derechos de las mujeres poco importa.

Zoom in: Premios de audiencia en algunos festivales y a mejor actriz para Shohreh Aghdashloo.

            Fundamentalismo Islámico

Montaje Paralelo: Yesterday (2004) - Derechos de la mujeres - Fundamentalismo Islámico.



No hay comentarios:

Publicar un comentario