5 nov. 2012

Halloween: De "Los muertos vivientes de Romero a los "zombies atletas" de Snyder

                     






                                                     "Cuando el infierno esté lleno
                                                      los muertos caminarán sobre la tierra"


Casi cuatro décadas separan las operas primas ("opus primun") de George A. Romero y de Zack Snyder, sin embargo, además de compartir temáticas, éstas películas marcan un determinado hito en el cine mundial, la de Romero, como evolución del subgénero zombie y la de Snyder, en su funcionamiento técnico, principalmente la edición y el trabajo de cámara, sin olvidar sus zombies atletas (que vienen de la genial 28 Days Later).

Aunque, es difícil escribir sobre dos películas tan alejadas en tiempo, técnica y estilo; sus similitudes, por lo menos en lo formal, son notables; sin olvidar que Dawn of the Dead (la de Snyder) es homenaje y remake de la segunda película de Romero. 

La idea inicial para escribir ésto, era buscar "cameos" y hasta pequeños homenajes que Snyder introdujera en el filme; por ejemplo, la aparición de Tom Savini, (el policía que indica como matar a los zombies), el televangelista que dice la frase con la que empieza este post o el militar que indica que las personas se "queden en casa", hicieron parte del reparto (artístico y técnico) original de la película de los años 70; pero ésto no pasa con la opera prima de Romero, y tal enfoque quiebra mi idea inicial lo cual hace que siga buscando otra idea mientras escribo este texto. 


Pero en cuarenta años de evoluciones técnicas, narrativas y cinematográficas, extrañamente un televisor o la televisión, -el medio alguna vez antagonista- es el medio informativo y hasta determinante para hablar de los "no muertos", por que de zombies casi nunca se habla y esto es determinante en el cine del texano, él cual transforma la concepción mágica y manipulable del vudú, que utilizaba el cine de los años 30. Romero, no se detiene a dar mayores explicaciones de cómo inicia la infección, pero si no muestra a través de los televisores que tiene un origen militar o científico, y este punto es compartido y utilizado por Snyder, quien en definitiva se decanta por la espectacularidad visual y el ritmo frenético en la imagen, sin dejar de lado que era un realizador que venía del videoclip y la publicidad, elemento que comparte con el señor Romero (el de la publicidad obviamente).

Tal vez, y siendo sinceros, las dos películas guardan ciertas particularidades, como un hijo bastardo tiene del padre, y esto no quiere decir que una sea mejor que la otra, cada una en su estilo y época han dado luces a una específica forma de hacer cine. 




Lo que queda claro, y lo más importante es que la película de Romero, es vista (por algunos, incluyéndome)  como un alegato contra el racismo y la guerra de Vietnam, concepción que se puede ver en la parte final del metraje, el cual no sólo está presente como idea sino como imagen - la fotoanimación después de la muerte de Ben (Duane Jhons), es realmente una genialidad, por que se remite (visión muy propia) a la foto del asesinato de los afroamericanos Abe Smith and Tom Shipp, imagen icónica de la fotografía mundial.



El estilo visual de Snyder, ha influenciado al cine comercial de los últimos años, y de cierta forma algunos elementos de su cinematografía es referencia obligada para ciertos géneros de acción y violencia. Además, no se puede olvidar que Kyle Cooper, posiblemente el mejor en el campo de los títulos de crédito actual,  haga compañía al trabajo de Snyder.




No hay comentarios:

Publicar un comentario