8 oct. 2012

11 Festival de Cine Francés: La jugadora de Ajedrez


                    " La reina es la pieza más poderosa en el ajedrez...."
Primer largometraje de la guionista Caroline Bottaro, quien se adentra en la vida de Heléne (Sandrine Bonnaire), una mujer de mediana edad, que lleva una vida tranquila en un pueblo de Córcega, un matrimonio de varios años y trabaja como camarera en un hotel. Sin embargo, algo cambia en la vida de Heléne, al ver a una pareja jugar al ajedrez, y esta obsesión dará un giro absoluto en su tranquilidad.

La directora: Caroline Bottaro

La gran homenajeada de este festival es la actriz y directora Sandrine Bonnaire, quien se destaca en el papel de resignada y reservada mujer, que a través del ajedrez, ira avanzando, como algunas piezas del juego, hacía la conquista de sus propios anhelos y   despertar intelectual. 

Una película entretenida, sin mayores giros dramáticos, pausada; que sin ser una obra  creativa, apela a sus mejores elementos, que son las actuaciones de Bonnaire, del actor estadounidense Kevin Kline, como mentor de Heléne, y la fotografía de Jean Claude Larrieu, además es bastante destacable, los movimientos de cámara, en las partidas de ajedrez y con el juego mismo. No se puede dejar de lado, que la propuesta, no tanto narrativa sino el eje central de la historia, el ajedrez, logra que el espectador se interese en tal juego, a través de los movimientos de cámara y en la capacidad de la directora de ejercer la percepción de elegancia y sensualidad que despierta el ajedrez en la actriz principal. Sin embargo, a pesar de sus cualidades, algunos personajes y escenas, no logran ajustarse al ritmo y estilo del filme, y es notable la influencia televisiva de la directora, pero en términos generales es una película bastante correcta, con un tema interesante, que funciona a nivel artístico y técnico;  principalmente no se torna en un drama telenovelesco, y sale con astucia de algunas secuencias demasiado dramáticas o estereotipadas.




Para destacar con particularidad, las actuaciones de Kline y de Bonnaire (a quien había visto en Monsieur Hire), algunas secuencias, donde la obsesión de Heléne se ven reflejadas en muchas de las actividades que realiza, la fotografía, y la sensualidad y elegancia que le imprime la directora a las partidas de ajedrez. La música como acompañante es efectiva, y aunque obviamente algunos actores secundarios se destacan más que otros, el papel de Francis Renaud (el esposo), funciona bastante bien, siendo el motivo y motor de lo que se quiere desprender Heléne, pero de cierta forma, como alguna pieza del ajedrez, éste, es necesario para seguir en su propio juego.



Zoom in: Adaptación del libro de Bettina Heinrichs

Montaje Paralelo: Finding Forrester (2000) - Ajedrez



2 comentarios:

  1. Hermosa película. Te va atrapando..... te envuelve en ése sutil juego de ajedrez. Donde se mueven mucho más que unas piezas.... Muy bien dirigida e interpretada. Un verdadero acierto!!

    ResponderEliminar
  2. Si es verdad, un trabajo interesante, gracias por comentar y un slaudo

    ResponderEliminar