20 jul. 2012

Un método peligroso



"A veces hay que hacer algo imperdonable para seguir viviendo"


Intelectual ejercicio cinematográfico del reconocido y admirado director canadiense David Cronenberg, quien en este caso se decanta por el psicoanálisis, y la rivalidad de Freud y su más avezado alumno Carl Gustav Jung; pero el largometraje va más allá de un simple planteamiento biográfico o análisis de esta corriente psicológica. 




A dangerous method, es una película que posee una superficie tranquila, ordenada, pero que debajo de ese "aburguesamiento", se encuentra un monstruo de infidelidades, delirios y bajezas morales dignas de los primeros filmes del llamado "Baron of blood"; un largometraje de diálogos, de pasajes dominados por las reflexiones de los excelentes Viggo Mortenssen y Michael Fassbender, sin embargo, quien toma las riendas de la personificación es la inglesa Kiera Knightley, quien se apropia del papel de Sabina Spielrein (tal vez la mujer más importante en los inicios del psicoanálisis).

Un acertado estudio no sólo de psicología, sino de la época misma, en las que se vivían tantos antagonismos intelectuales, políticos y sociales;  que finalmente se expandieron hasta las más diversas complejidades históricas. Como propuesta fílmica, Cronenberg es cada vez más sobrio en el manejo estructural y de contenido, sin embargo, el "toque Cronenberg": el meterse en la profundidades síquicas y morales de los personajes sigue siendo virtud del director canadiense. 


Con su equipo habitual de trabajo de los últimos años; la fotografía de Peter Suschitzky, la música de Howard Shore; y su hermana Denise en el vestuario, "A dangerous..." es un conjunto fílmico que logra coherencia absoluta tanto en su relato como en su estructura y producción; una acertada  fotografía, el acompañamiento musical del fiel y cercano Shore, y en este caso, el vestuario y ambientación que nos trasladan a la Europa de comienzos del siglo 20.




A pesar de su ritmo pausado, diálogos extensos y tensa calma; se esconde una feroz y crítica bestia que se mueve en la psique del Jung de Fassbender, del Freud de Mortenssen (realmente uno de los mejores actores de su generación) y la agobiante pero excelente actuación de Kiera Knightley. Una bestia que se mueve entre los recovecos no sólo de la mente sino de la sociedad superficial e hipócrita de la época; Cronenberg arriesga de forma deliberada el ritmo por el análisis, y sale avante por la grandes actuaciones y la capacidad misma del director de adentrarnos en las amorales, confusas y oscuras percepciones de la mente.

Zoom in: Nominada y premiada en diversos festivales, tanto por la actuaciones como por mejor película y dirección.
Adaptación del libro homónimo de Christopher Hampton

Montaje Paralelo: La cinta blanca (2009) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario