3 ene. 2012

Albert Speer: El arquitecto del Diablo


Documental para la televisión alemana, dirigido por Heinrich Breloer; donde se muestra la otra cara y se replantea la veracidad y el papel que jugó Albert Speer, en la Alemania Nazi.

A pesar de ser reconocido como el "nazi bueno" y sus declaraciones de arrepentimiento y desconocimiento de las brutalidades del régimen nazi; en lo últimos años tanto sus biógrafos oficiales como otros autores, han puesto en entredicho la veracidad de tales posturas, y aunque reconocen las "cualidades" y arrepentimientos; la historia y las investigaciones demuestran que más que un tirano antisémita, fue un hombre seducido por el poder y  la monumentalidad del nazismo.

Más allá de mostar la otra cara de este personaje, lo que realmente es atrayente de este documental son las revelaciones que se les hace a sus familiares cercanos (hijos y sobrinos) y como sus autores reconocen, como de cierta manera fueron engañados por la propia personalidad del arquitecto y político nacionalsocialista.

Además se muestra su cercana y "privilegiada" amistad con Hitler, el reconocimiento y admiración que sentían el uno por el otro, y de cierta manera la cercanía con la familia de Speer, que se ve reflejada en los diálogos de los hijos de éste y finalmente la verguenza, el olvido, la extrañeza y la lejanía con su padre.

Un documental con un estilo cercano al de History Channel, pero con la particular visión de los alemanes, sin dejar de lado los registros documentativos, fílmicos y obviamente las entrevistas a los personajes más cercanos de Speer. 



Zoom in:  El hijo de Speer, también de nombre Albert, se convirtió en un arquitecto de éxito por derecho propio, y fue responsable del proyecto Expo 2000 (la exposición mundial que tuvo lugar en Hanóver en el año 2000), el diseño de la Ciudad Internacional del Automóvil de Shanghái y el complejo olímpico de Pekín.
Su hija Hilde Schramm (quien apareció en algunas fotos de la mano de Hitler en su infancia) se convirtió en una conocida parlamentaria de izquierda. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario