7 dic. 2011

No mires para abajo



Con la particular visión de Eliseo Subiela (Hombre mirando al sudeste), No mires para abajo, es un filme que se debate entre el erotismo y la poesía, elementos particulares en la filmografía del argentino, que en este caso no funciona, a pesar de algunos diálogos inteligentes y la belleza de Antonella Costa, el largometraje con sus manifestaciones literarias, circenses e inocentes eróticas, nunca logra compactarse como tal; ni siquiera las licencias cursi -poéticas, que se toma el bonaerense en este caso le dan un estilo determinado, y no le agrega mayor fuerza al relato.

Aunque fallida, algunos diálogos y la belleza de la protagonista son más que suficientes para visionar este relato, fábula de iniciación sexual y terapía tántrica, repleta de elementos espírituales y líricos, presentes en la mayor parte del cine de Subiela.

La historia es la iniciación sexual de Eloy,  (Leandro Stievelman) con la hermosa y sexual Elvira (Antonella Costa) en un Buenos Aires de espíritus aburridos.

Montaje Paralelo:  El lado oscuro del corazón (1986) -  The reader (2008)


No hay comentarios:

Publicar un comentario