28 ene. 2011

Canciones del segundo piso

Tras una muy larga interrupción de su actividad de director, Roy Andersson volvió con Canciones del segundo piso. Esta crítica de la civilización no sólo conquistó todos los premios nacionales imaginables y el premio del jurado en Cannes, sino que también subyugó al público, en Suecia y en el extranjero, por su audaz lenguaje pictórico y sus elaboradas escenas. Roy Andersson deja muy claro que no todos se sienten a gusto en la vieja sociedad del bienestar, a pesar de las coyunturas favorables. La película es esencialmente una crítica de los años 70 dirigida a los fracasos de la socialdemocracia y desciende hasta el colapso y el pecado original. Es duro ser sueco, pero Roy Andersson permite a pesar de eso que podamos reirnos de todos los males.

La película está inspirada en un poema de César Vallejo. Una historia sobre nuestra necesidad de amor, nuestra confusión, nuestra mezquindad y sobre todo, de nuestra vulnerabilidad. Es una historia con muchos personajes, entre ellos un padre y su amante, su hijo más joven y su novia. Es una película sobre las grandes mentiras, el abandono y el eterno deseo por el compañerismo y el de su confirmación. Al parecer, el mundo se sitúa cerca o casi a punto de pasar la línea de cambio entre dos siglos. El número 1999 enfrentándose a un cambio de vida computacional para ser 2000. Locaciones reales con efectos luminosos increíbles combinados con relucientes automovilistas embotellados, otros individuos recurren a su cotidianidad con la actitud debida, otros deambulan escapando de fantasmas, autoflagelación masiva, consumismo. Una odisea de más de 45 personajes, llevados de un lado para otro, entrelazados hacia un fino simulacro apocalíptico del fin del mundo.

Roy Andersson nació en Göteborg en 1943. Con 24 años empezó en el Instituto Sueco de Cine de Estocolmo donde realizó sus primeros cortometrajes. Su primer largometraje Una historia de amor (En kärlekshistoria, 1970) lo convirtió en todo un clásico del cine sueco al que seguiría Giliap (1975) Desde entonces ha dirigido cortos publicitarios. Su producción de este género se reconoce fácilmente, simplemente porque no parece publicitaria, con sus características tomas largas, su humor absurdo y su tendencia a cuestiones filosóficas más bien que a los mensajes comerciales. Canciones del segundo piso (Sånger från andra våningen) es su tercer largometraje.(http://www.taringa.net/posts/tv-peliculas-series/1387751/Canciones-del-Segundo-Piso_S_nger-fr_n-andra-v_ningen_Ro.html)


No hay comentarios:

Publicar un comentario